.header .widget { text-align:center;} .header img {margin:0 auto;}

16 nov. 2019

Woody Allen y Bong Joon-ho. “Día de lluvia en Nueva York” y "Parásitos" (A pares V)

¿Por qué un "A pares" de estas dos películas? Pues... en primer lugar porque ambas están o han coincidido en cartelera durante algunas semanas; en segundo lugar porque en ambas llueve mucho (ja, ja...); y en tercer lugar, ¡y sobre todo!, por el morbo que me suponía ver la 'prohibida' por Amazon de mi admirado Woody Allen y el no menor morbo de ver una peli coreana premiada en el Festival de Cannes..

Si se precisaba que por fin se alejase el calor y la sequía -la pertinaz sequía, se decía antes- para recomponer las reservas hidráulicas a lo que se entiende por normal, no era menor la necesidad de que el frío nos echase de las calles y de las terrazas que todo lo inundan para cobijarnos en el calor y la oscuridad de las salas de cine. Huyendo, pues, de la lluvia en pocos días de hace dos o tres semanas he visto dos películas que me han gustado. Una, la de Woody Allen, no me ha sorprendido lo más mínimo, pero no me ha disgustado un ápice; la otra, la de Bong Joon-ho, me ha dejado boquiabierto por la frescura y el vigor que transmite.


"Día de lluvia en Nueva York"
Woody Allen rinde siempre homenaje a la ciudad en la que sitúa la historia, pero sin duda alguna de todas ellas es evidente que Nueva York es  su ciudad por antonomasia. Es cierto que hay muchas otras (Barcelona, París, Oviedo, San Sebastián en la próxima, etc.) pero Nueva York desde la que se entiende como su obra maestra, "Manhattan", es la que se lleva la palma.

Comedia romántica, Woody Allen y Nueva York, Amazon
En "Día de lluvia en Nueva York" Allen enfoca la ciudad desde el lado más intimo, que es el de las personas que la habitan y la viven. Dos jóvenes amantes, el inteligente Gatsby Welles (Timothée Chalamet) y la hermosísima Ashleigh Enright (Elle Fanning) planean pasar un fin de semana en Nueva York. Ella, Ashleigh, está nerviosa y muy ilusionada sobre todo porque va a poder entrevistar para la revista de su Centro de Estudios al famoso director de cine, Roland Pollard (Liev Schreiber); por su parte, él, Gatsby, lo tiene todo planificado al dedillo para una bella estancia romántica: alojamiento en un lujoso hotel, comida en un restaurante que recuerda con agrado de cuando vivía con su familia allí, cena a la luz de las velas... Pero todo se irá desmoronando porque la inmadura Ashleigh queda cegada por las engañosas luces del mundo del Cine -el director Pollard, el guionista Ted Davidoff (Jude Law) y sobre todo el actor Francisco Vega (Diego Luna)- que bajo el señuelo del reconocimiento a su valía como periodista redactora le lanzan continuas llamaradas interesadas sólo por su cuerpo.

Mientras esto sucede el romántico Gatsby deambula por su antiguo barrio neoyorquino donde topa con viejos compañeros de Instituto y en especial con Shannon (Selena Gomez), hermana de una novieta que tuvo; Shannon ha crecido y ya no es la niña que él ni siquiera veía cuando salía con la hermana. Además de este encuentro, Gatsby va a encontrarse en Nueva York con familiares suyos que acuden a la fiesta que da su madre (Cherry Jones) de la que él está distanciado por no haber seguido sus consejos maternos.

Todos los personajes viven un momento de crisis identitaria, todos llevan puesta una máscara metafórica que para bien proseguir su andadura vital deberían de lograr quitarse. Y de esto va la película de cómo van cayendo estas máscaras, de cómo los personajes se van encontrando a sí mismos, de cómo van a ir descubriendo quienes verdaderamente son: Asleight, una inmadura joven adolescente a la que deslumbran las luces fatuas de Hollywood; Gatsby, un romántico de libro, ciego ante el verdadero amor; Vega, un actor fallido y encasillado en papeles seriados; Pollard, un director que ya no es el artista que antaño llegó a ser; el guionista Davidoff, un creador sin reconocimiento por estar siempre a la sombra del director; etc,

Woody Allen, "Día de lluvia en Nueva York"
Por otra parte en el film se enfrentan dos mundos, dos generaciones, dos Nueva York. Mientras Gatsby, un empedernido romántico -sin duda alguna el otro yo de Woody Allen-, ama el viejo New York del Village y los antiguos hoteles, Ashleigh se obnubila ante el New Yok contemporáneo del hotel supermoderno donde entrevista al director Pollard o del loft donde se aloja el actor Vega. Es una ciudad que se resiste a dejar de serlo -la de la música de jazz, la del piano que toca Gatsby mientras aguarda la llegada de Ashleigh, la de los restaurantes vintages, la de la lluvia que le da un halo romántico- frente a esa otra que surge con fuerza arrolladora -la de la música de la fiesta donde Ashleigh ve al actor Vega por vez primera, la del mundo apresurado e irreflexivo en el que se adentra la inmadura periodista en ciernes, la de la lluvia siempre inoportuna que cae sobre la ciudad y que la convierte en gris y sucia-.

Y luego está el típico estilo Woody Allen que hace que reconozcamos que esta comedia romántica, esta película que no es de las mejores pero que mantiene con vigor el nivel, es suya: el color, los vestuarios, la iluminación, los diálogos siempre interesantes, los golpes de humor, la música de jazz que tan bien informa cualquiera de los 50 filmes que forman su Obra cinematográfica: También propio del mundo Allen es la adecuada elección de actores y la manera de actuar a sus órdenes: una bellísima Elle Fanning, un contenido y muy en su papel Timothée Chalamet, un atormentado y periclitado en su papel Liev Schreiber, un magnífico Jude Law, etc., etc. Por poner un pero diría que Selena Gómez es quizás quien menos me ha convencido; ella procede del mundo de la canción aunque esta película no sea la primera que protagoniza, pero no sé es la que en mi opinión queda por debajo de los demás actores; sin duda alguna Elle Fanning se la come con patatas.

Bueno, está claro, es una película que recomiendo vivamente. Os aconsejaría verla primero en el Cine y luego cuando la pasen también por televisión para apreciar mejor sus inteligentes diálogos. Creo que sí que se pasará por TV, al menos en la plataforma Amazon por ser ésta la que la ha producido y quien generó ese absurdo intento de anular su exhibición ante las pertinaces denuncias del movimiento Me-Too contra Woody Allen. Ante la decisión de la productora, el actor y director demandó a la empresa a la que exigió compensaciones por valor de 68 millones de dólares. Finalmente ambas partes llegaron a un acuerdo privado por el que además de una compensación en metálico no revelada la empresa dio permiso para emitir la cinta. ¡Alabado sea Dios! ¡Madre mía!




"Parásitos"
Acudí a ver esta película del coreano Bong Joon-ho, a quien no conocía de nada, simplemente por haber sido galardonada, por unanimidad del jurado, con la Palma de Oro en el último Festival de Cannes. Cannes y sus galardones siempre son para mí fiables. Sólo por esto decidí entrar en el cine; por esto y por escapar de la lluvia que afuera caía inmisericorde.

Bong Joo-ho, Palma de Oro, Festival de Cannes
Sinopsis (proporcionada por la productora)
Toda la familia de Ki-taek está en el paro y se interesa mucho por el tren de vida de la riquísima familia Park. Un día, su hijo logra que le recomienden para dar clases particulares de inglés en casa de los Park. Es el comienzo de un engranaje incontrolable, del cual nadie saldrá realmente indemne.

Comentario
La familia Ki-taek subsiste como puede en un semisótano que cuando llueve de la manera que lo hace en el film se inunda irremisiblemente. Pese a su vida miserable, o quizás precisamente por ello, son agudos de ingenio y van saliendo adelante. Cuando Ki-woo (Choi Woo-shik) que da clases particulares a la hija de la familia Park, Park Da-hye (Ji-so Jung), escucha a Yeon-kyo (Cho Yeo-jeong), histérica sra. Park, que desearía una persona para atender a su hijo Da-song (Jung Hyeon-jun) piensa en su hermana Ki-jung (Park So-dam) y sin aclarar el parentesco entre ambos se la recomienda a la señora de la casa. Lo mismo ocurrirá cuando el sr Park (Lee Sun-kyun) pierda a su chófer de años y cuando la casa de la familia se quede sin Moon-gwang (Lee Jung-eun), su ama de llaves de siempre; rápidamente los dos hijos de la familia Ki-taek recomiendan sustitutos para dichos puestos que serán, sin ellos desvelar el parentesco, el señor Ki-taek (Song Kang-ho) y la esposa de éste, Chung-sook (Jang Hye-jin).

De la anterior exposición se puede colegir fácilmente el porqué del título o, al menos, uno delos motivos. Digo uno porque hay otro menos anecdótico y más profundo. Viendo la ciudad donde transcurre la acción se observa la enorme diferencia de clase social que existe entre estas dos familias. Una distancia de clase imposible de reducir y que a lo más que puede llegar es a ese sucedáneo de igualitarismo consistente en que los humildes a través de su trabajo en las casas de los ricos se aprovechen de las migajas que éstos van dejando caer. Estos pobres servidores intentarán metamorfosearse, transformarse en algo que no son. El igualitarismo tan pregonado por otros coreanos -los del Norte-, viene a decirnos Bong Joon-Ho, es intento inútil condenado absolutamente al fracaso.

Lo mejor de esta cinta es la combinación de comedia (hay momentos de una gran hilaridad) con crítica social (el cambio urbano que se percibe en la ciudad del barrio pobre de los Ki-taek a la zona high standing donde viven los Park es espectacular; y otro tanto puede decirse de la madriguera donde se hacinan los Ki-taek y la mansión que habita la familia de clase alta), thriller y drama familiar. Todo ello muy bien dosificado y con unos giros que sorprenden y que reavivan la acción cuando esta parece languidecer en un metraje de 132 minutos.

Me ha gustado mucho la película y creo que es una de las mejores del año 2019. Críticos afamados y poco complacientes no dudan en calificarla de obra maestra. Desde luego, si os gusta el Cine pienso que no debéis dejar de verla.

17 comentarios:

  1. Coincido en líneas generales con tu comentario de Día de lluvia en Nueva York. Me gustó, tiene el sello Allen y me resulta encantadora. Quiero traer aquí el detalle que me sorprendió que cuando el protagonista cita posibles influencias o lecturas, menciona a Ortega y Gasset. Es poco conocido por estos lares la importancia que adquirió en los Estados Unidos el filósofo de La rebelión de las masas. Mientras que por aquí se cicatea su valor, es una película de Woody Allen la que lo menciona. Es un detalle menor, pero me ha interesado traerlo aquí. No he visto Parásitos no por falta de interés sino porque el día que fui a verla (en los días del cine) se habían acabado las entradas. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Joselu:
      Sí, sí..., lo recuerdo, es verdad... Bueno tú ya sabes que los españoles somos únicos para machacar nuestros méritos y ponderar los de los otros aunque sean menores. El filósofo Ortega recibió por todos los lados por ser un hombre equilibrado, un intelectual: bendijo la llegada de la República, criticaba el voto universal en democracia dada la facilidad con que se manipulaba al pueblo, veía y señalaba criticándolas la existencia de tendencias disgregadoras en nuestro país... En fin, ser independiente lo hizo incómodo para todos: las izquierdas, las derechas, los nacionalismos periféricos... Han pasado ya cerca de 70 años desde que murió y seguimos sin valorar su inteligencia, es más nadie lo cita ni lo nombra y quien lo hace siempre es tildado de elitista. ¡En fin!
      Estoy seguro de que "Parásitos" te gustará.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. ¡Hola! Las pelis de Woody Allen me suelen gustar mucho y desconocía que hubiese estrenado peli nueva, así que seguro que la veré, puede que en el cine. Respecto a Parásitos..., tiene una pinta estupenda y si encima te ha gustado tanto, pues eso, que también me dejas con ganas de hincarle el diente. Además soy muy fan del cine oriental en general
    Agradezco tu reseña, porque me llevo dos pelis en la mochila de futuros disfrutes cinéfilos
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero, Marian, que las disfrutes mucho. La de "Parásitos" sorprende por ser algo distinta a lo que estamos habituados. Bueno, lo verás por ti misma.
      Un beso

      Eliminar
    2. Estoy convencida de que la voy a disfrutar, bueno las voy a disfrutar, aunque la de Parásitos me llama muchísimo porque ya imaginaba que es distinta y peculiar y eso suele gustarme mucho
      Ya te contaré
      Besos

      Eliminar
  3. Son muy de agradecer estas dos reseñas cinematogéficas. La primera me reafirma en ir a ver la película de Allen en el cine, algo que llevo tiempo intentando infructuosamente por razones que no vienen al caso. Soy un ferviente admirador de Woody Allen (creo que no me he perdido ninguna de sus obras) y esta no me la puedo perder, aunque, como dices, no sea de las mejores. Su capacidad de crítica social y su forma de hacerla, simplemente me parecen geniales.
    En cuanto a Parásitos, me ha encantado conocerla a traves de tus letras, pues ignoraba su existencia. Seguramente será por prejuicios (no sé por qué) pero no me imaginaba una comedia coreana. Seguro que, aparte de la enseñanza que mencionas (otra crítica social), posiblemente el mayor valor de esta cinta, las situaciones son de lo más hilarantes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con Woody Allen te sucede como a mí, que incluso las no tan buenas nos resultan muy dignas de ser vistas. En cuanto a "Parásitos" me gustaría que la vieses porque creo que te agradará y a mí me encantará leer tu opinión sobre ella.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  4. De primeras esta película de Allen no me llamaba mucho. El trailer no me convencía. Pero ahora me has dejado con curiosidad. Pero ya será en tv, que en cines por aquí ya no está. Parásitos ni la conocía, pero tomo buena nota para verla.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De las dos, por novedad y menos vista, te recominedo la de "Parásitos", ¡a ver qué te parece!
      Un beso y buenos días de lunes

      Eliminar
  5. La de Parásitos tengo que verla, ya me había fijado en ella, no dejaré pasar mucho tiempo. Espero 🙄
    Con Woody Allen tengo mis más y mis menos, algunas cosas me gustan mucho y otras las detesto. Ea.

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Yolanda:
      Lo que te pasa con Woody Allen es explicable pues en 50 producciones es evidente que hay de todo. Pero en mi opinión hasta en las peores hay siempre destellos geniales, si bien son destellos que por lo repetitivos que son no se los valora suficientemente.
      Sobre "Parásitos" ya me dirás cuando la veas.
      Besazos

      Eliminar
  6. Hola Juan Carlos me han parecido muy interesantes las dos propuestas que presentas e intentaré verlas. No soy una forofa de Woody Allen como persona pero como director tengo que reconocer que es un maestro y que incluso aquellas películas que no son excelentes (para los que sois entendidos) son grandes peliculas. Y la de Parásitos me ha sorprendido. No la había escuchado y conozco muy poco de la cultura coreana pero por lo que nos has contado merece la pena.
    Gracias amigo por estas recomendaciones.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Conxita:
      ¡Uy, entendido! Entendido en nada, quizás aficionado de todo, y ya sabes que quien mucho abarca poco aprieta, etc., etc. Respecto al post, ya te digo: la de Woody Allen, normal, ni mejor pero tampoco peor que otras muchas de las suyas; la de "Parásitos", sorprendente al provenir de una cultura que nos suena como muy característica y lejana a la nuestra. Si la ves, ya me contarás.
      Un beso

      Eliminar
  7. Reconozco que bajo la mirada de W. Allen, Nueva York suele desplegar un paisanaje y fisonomía singulares, pero W. Allen tiene un “no sé qué” que siempre me irritó, y ojo, no tiene nada que ver con la polémica en torno a la relación sentimental con la hijastra, la vida amorosa de cada uno me trae sin cuidado.

    Es un poco su histrionismo, que refleja en las películas, me cuesta conectar con él, lo veo con esa gesticulación desaforada y me pone nervioso, es un tipo muy peculiar, sin duda, pero lo observo como empeñado en ser uno de sus personajes, que de repente ha saltado de la pantalla y se pasea por la realidad, con sus aspavientos, no sé, Juan Carlos... me satura verlo como si su vida fuera una prolongación de su frenética filmografía, su "puesta en escena" me desconcierta, en todo caso yo también desbarro lo mío, no creas, jaja.
    Pero W. Allen le contemplo como un neoyorquino desubicado en Europa, y como a un europeo desubicado en Nueva York… carajo, no sé por donde abordarle.

    Sin embargo leer tus reseñas me resarcen de cualquier inquina infantil (por que mi reacción seguro que tiene mucho de pataleta infantil), y corroboran una idea que, pese a mis reparos, he mantenido respecto a W. Allen, es un tipo muy inteligente, y tú me renuevas la impresión con tus interesantes análisis.
    Al menos me encanta el jazz, y Nueva York, por la que deambulé hace años.

    Con la otra película, la coreana “Parásitos”, me has ganado mucho más para la causa.

    Un placer, Juan Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Paco, te entiendo perfectamente. Por eso de apoyar esta última de Woody y animarte a verla siquiera cuando la pasen por TV te diré que él ya no aparece en pantalla. Es verdad que a mí también cuando él era el actor protagonista a veces me transmitía como sensación de falsedad, de no haber sabido saltr de la realidad a la ficción y al revés. Cuando él ya no es el actor en mi opinión la cosa mejora mucho, aunque es evidente que lo vemos tras las palabras aquí de Gatsby.
      La coreana sí que es diferente.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Ya me estaba riendo con el principio de tu comentario de Parásitos antes de saber que se trataba de una comedia. De una comedia y algo más: qué mejor que el humor como arma de crítica y denuncia. Me atrae mucho y me la apunto sin dudar. Además, me gusta de tanto en tanto dar oportunidades a películas procedentes de países de los que no nos llega demasiado cine aunque, afortunadamente, pienso que últimamente las cosas están cambiando.
    Respecto a Woody Allen, supongo que es un sello de garantía y que aunque la que comentas no sea la mejor de sus películas se deja ver con agrado. Reconozco que no es un director al que antaño le tuviera simpatía pero en los últimos tiempos he empezado a cogerle el gusto a su cine. Pienso que disfrutaría de este Día de lluvia en Nueva York, así que no le digo que no.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que la de Woody Allen la pasarán por las teles con seguridad. De "Parásitos" al venir del lejano Oriente no puedo asegurarlo lo mismo, aunque también es cierto que el Premio en Cannes seguro que contribuye a que pase también por las plataformas televisivas.
      Dicho lo anterior a mí me gusta mucho más el Cine en el cine, pero también es cierto que hoy día los realizadores crean sus filmes pensando también en las pantallas domésticas (interiores, primeros planos, pocos planos paisajísticos, diálogos en grupos reducidos de personajes, etc.) e incluso se hacen para eso precisamente. El ejemplo más claro está con la última de Scorsese, "El irlandés", que sólo se puede ver 12 días en salas (del 15 al 26 de este mes aquí en España; en USA sólo fueron dos días) antes de que la estrenen en Netflix que es quien la produce. Quizás a la de Woody Allen le estaba destinado este tratamiento pero el asunto #MeToo quizás hizo que los planes de la productora Amazon cambiasen. Y yo me he alegrado mucho porque la sala oscura siempre es más apropiada para ver pelis que el Sofá y el Salón de casa por muy bien que se esté en casita, ¿no?
      Un beso

      Eliminar

Muchas Gracias por dejar tu Comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...