.header .widget { text-align:center;} .header img {margin:0 auto;}

24 nov. 2015

"Interstellar", "Marte", "Gravity": ciencia ficción espacial

15 comentarios:
En orden inverso al que he seguido para verlas, estas tres películas, dos de las cuales he visto últimamente, me han gustado y creo que plantean asuntos bastante interesantes.

Sandra Bullock, Matt Damon, Matthew McConaughey

La primera que vi fue "Gravity", hace ya dos años (¡cómo pasa el tiempo, madre mía!) y la reseñé aquí en su momento.  Por esta producción Sandra Bullock, protagonista junto a George Clooney, fue nominada para el Oscar en 2014, premio que al final recayó en Cate Blanchet por su papel en "Blue Jasmine" de mi admirado Woody Allen.  Con todo "Gravity" ganó siete premios Oscar si bien, salvo el otorgado a su director, el mexicano Alfonso Cuarón, todos fueron de aquellos considerados menores:  mejor partitura original para una película, mejor mezcla de sonido, mejor edición de sonido, mejores efectos especiales, mejor fotografía y mejor montaje. Ahora bien, "Gravity" dejó sentado que una película de este género -la ciencia ficción espacial- reposa más sobre una excelente fotografía, unos magníficos efectos especiales, una buena música o/y una perfecta edición que sobre las calidades fotogénicas e interpretativas de su elenco actoral. Y las películas que vinieron tras ella así lo entendieron.

Recordando a "Gravity" he ido a ver "Marte" ("The Martian"), adaptación a la pantalla de la novela de Andy Weir, que cuenta las vicisitudes por las que ha de pasar el astronauta Mark Watney, (Matt Damon) dado por muerto tras una terrible tormenta y abandonado por la tripulación, que pone rumbo de vuelta a la Tierra. Pero Watney ha sobrevivido y se encuentra atrapado y solo en el hostil planeta rojo. Con suministros escasos, deberá recurrir a su ingenio y a su instinto de supervivencia para encontrar la manera de comunicar a la Tierra que sigue vivo.

Además del poso que había dejado en mí la película de Cuarón, lo que sin lugar a dudas me llevó al cine para ver "Marte" fue el nombre de su director Ridley Scott. Yo siento por Ridley Scott admiración profunda que se remonta a la ya lejana "Blade Runner" de 1982 protagonizada por Harrison Ford, Sean Young y Rutger Hauer, película mítica del género que también fue producto de la adaptación de una novela:  "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?" de Philip K. Dick. Conviene no olvidar que tres años antes de la historia sobre los Replicantes, Scott había firmado otro film de ciencia ficción, "Allien, el octavo pasajero"  (con Sigourney Weaver, Tom Skerritt y John Hurt) que no tuvo la repercusión de ésta, su siguiente producción. Desde entonces Scott se dedicó a realizar otro tipo de películas muy exitosas y de gran calidad también: "Thelma y Louise" en 1991 (con Susan Sarandon, Geena Davis y Brad Pitt), "1492: La conquista del paraíso" en 1992 (con Gérard Depardieu, Sigourney Weaver y Armand Assante), "La teniente O'Neil" en 1997 (con G.I. Jane, con Demi Moore, Viggo Mortensen y Anne Bancroft), "Gladiator" en 2000 (con Russell Crowe, Joaquin Phoenix y Connie Nielsen), o "American Gangster" en 2007 (con Denzel Washington y Russell Crowe) entre otras.



Tras ver la producción de Ridley Scott pensé que debía ver "Interstellar" del director Christopher Nolan, pues quienes habían acudido en su momento a los cines me hablaban muy bien de ella. El empujón definitivo me vino cuando me interesé por su argumento: un viaje en busca de un planeta en otra galaxia donde los seres humanos puedan proseguir su aventura de seres vivos una vez que la vida en el planeta Tierra se ha hecho imposible. La historia unida al hecho de que este año 2015 se cumplían los cien años de la la formulación de la Teoría de la Relatividad General de Albert Einstein, que resuelve el enigma de la gravitación como una distorsión del espacio-tiempo y que abre la posibilidad teórica a los viajes en el Tiempo (quienes quieran saber más de la Relatividad de Einstein y de cómo otros grandes pensadores antes de él ya fueron desarrollando modelos de explicación del Universo, les recomiendo pasarse por el excelente blog "La República de las Matemáticas" donde Juan Luis y David, sus administradores, dan una asequible explicación de la Teoría y de cómo su autor llegó a su formulación), me empujaron a buscarla en las bases de películas de Movistar+. La encontré y la he visto con gusto, si bien la espectacularidad de su fotografía en televisión no alcanza ni por asomo el nivel impresionante que puede observarse cuando este tipo de filmes se ve en pantalla gigante, y más aún si se decide verlas en 3-D.

Yo en 3-D sólo vi "Gravity" y sí me agradó pero el sentido de profundidad y de perspectiva que añade este formato no hicieron que cuando fui al Cine a ver "Marte" lo eligiese, sino que en esa ocasión opté por el 2-D y la película me gustó igualmente. Esto del 3-D -y ya esto sería otro debate- creo que no ha tenido el éxito esperado pues como he dicho sólo añade la belleza que acompaña al perspectivismo de la tridimensionalidad, pero las incómodas antiparras que hay que ponerse no justifican el desembolso que la empresa exhibidora exige al espectador.

A "Gravity" se le echó en cara cierta falta de base científica (en mi reseña incluyo un enlace que remite a un artículo que habla de ello), llegando algunos críticos a considerarla más una novela-ciencia que estrictamente ciencia-ficción. Sin embargo de "Marte" e "Interstellar" se dice que los asesores científicos han acertado bastante. De las dos parece que la más acertada es la protagonizada por Matt Damon a pesar de que la chabola un tanto cutre que ha de construir con plásticos nos parezca fantasiosa (¡y no es así!, aseguran los expertos) y de que la manera de desacelerar la nave mediante la explosión interna de un artefacto improvisado, a base de amoníaco, azúcar y oxígeno líquido sea un poco del estilo "los inventos del TBO". Por su parte a "Interstellar" en la que Matt Damon también interviene aunque no en el papel de protagonista que aquí realiza el actor Matthew McConaughey, sólo se le echa en cara que la estructura del agujero negro por el que debe pasar la nave, estructura desconocida hasta la fecha, no parece muy pertinente presentarla como si estuviese formada por estanterías o algo así. Sin embargo, en términos de innovación científica, según Antonio Carretero Peña, Dr. Ingeniero Industrial y miembro de la Asociación Astronómica de Madrid (AAM) sea la película de Nolan la que más arriesga y en general acierta por introducir
"muchos de los temas de actualidad en los campos de la Física y la Astrobiología: aplicaciones de las ondas gravitacionales, viajes a galaxias lejanas y través del tiempo, agujeros negros supermasivos, agujeros de gusano creados por inteligencias extraterrestres, búsqueda de planetas habitables…, aunque la innovación en esta película vaya tan lejos que en algunos momentos casi nos haga entrar en el género fantástico.” (en Cinemanía), 
Todo lo anterior sobre la validez científica o no de los elementos que aparecen en los tres filmes es importantre sin lugar a dudas, pero yo, como Alfonso Cuarón cuando a su película le criticaron supuestos científicos insostenibles, digo que estas tres películas no son documentales científicos. Son obras de ficción. Y esto  hay quienes, bien leyendo una novela o viendo una película de ficción, lo olvidan sistemáticamente.

"Interstellar", Hans Zimmer, Cristopher Nolan, Matthew McConaugheyA mí de "Marte" me interesa mucho más la sensación que tuve viéndola de estar asistiendo a una versión marciana de "El náufrago" que protagonizó Tom Hanks o, todavía más, a una adaptación al cine de viajes planetarios del "Robinson Crusoe" de Daniel Defoe aunque sin las reflexiones filosófico-religiosas que la novela del ilustrado inglés contiene.

De "Interstellar" lo que más me interesó durante su proyección fue el intento, bastante verosímil en mi opinión y también en la de algunos otros, de aplicación de la Teoría de la Relatividad de Einstein. Me resultó emotivo ver que mientras la hija del personaje interpretado por  Matthew McConaughey (Anne Hathaway) había envejecido sin remisión, el piloto Cooper, su padre, apenas si tenía en su cabeza alguna cana. También me gustó muchísimo la música que Hans Zimmer puso al film, música que me evocaba por momentos el fantástico "Tubular bells" de Mike Olfield.

Y a las tres ("Gravity" del año 2013, "Interstellar" del año 2014, y "Marte" del año 2015) y a otras muchas de este elevado nivel cienmatográfico agradezco que logren renovar y consolidar mi fe en el Séptimo Arte pues son la conjunción de lo que para mí es el Cine con mayúsculas: historias verosímiles llevadas al límite con efectos sorpresivos; espectacularidad de las imágenes; importancia dada a la música (Hans Zimmer, responsable de la BSO de "Interstellar", Steven Price de "Gravity" y Harry Gregson-Williams de "Marte") que sirve de acompañamiento a una fotografía fantástica; elencos actorales de categoría que logran hacer creíble lo que en rigor sabemos imposible, al menos por ahora; profundas reflexiones que nos reconcilian con nuestra condición humana, más mínima y mediocre aún cuando la observamos perdida en el espacio sideral; y también, claro es, emoción y sentimiento aunque a veces el típico almíbar norteamericano del amantísimo padre haga su aparición de manera algo forzada e inadecuada en mi opinión.

Como conclusión, de todas y cada una de las tres sólo puedo decir:

¡¡Gran Cine. Auténtico Cine!!

20 nov. 2015

Ganadores en el Sorteo 100.000 visitas. 5 libros / 5 ganadores

21 comentarios:
 "El misterio del Carruaje" de Fergus Hume, gentileza de la editorial d'Epoca ha sido para   MARINA CORDOBA


"Ocaso en Shanghai" de Juan Torregrosa Pisoneroregalo del autor, ha sido para   JUDITH



 "El funeral de los Aristegui" de Juan Torregrosa Pisonero, regalo del autor, ha sido para  ERIANOD

"Colgados del suelo" de Ramón Betancorgentileza de la editorial Baile del Sol, ha sido para DAVID SANCHEZ

"Bajo el cielo amazónico" de Leoncio Robles gentileza de la editorial Baile del Sol ha sido para LINA

IMPORTANTE:
Los ganadores tenéis que poneros en contacto conmigo. Mandadme un correo a lancory@yahoo.es para que así yo pueda facilitar vuestros datos postales a las editoriales. 
Recordad que tenéis 72 horas para reclamar vuestro premio.


¡¡Enhorabuena a los premiados y muchas gracias a todos por participar!!

18 nov. 2015

El blog "Jimena de la Almena" me entrevista.

2 comentarios:
El blog de Juan Carlos, Entrevistas a lectores
Andrea, la administradora del magnífico blog "Jimena de la Almena", ha publicado en la sección  "Entrevistas a lectores"  de su blog la que no hará más de una semana que me hizo (para acceder a la entrevista hacer clic aquí o en la foto que encabeza esta entrada).

 Así pues os invito a todos los que visitáis mi blog a que si tenéis curiosidad os paséis por el blog "Jimena de la Almena", leáis la entrevista que me ha hecho y de paso os deis una vueltecita por el magnífico blog que Andrea publica, un blog de altísimo nivel del que soy seguidor desde hace ya bastante tiempo.

Por último quiero agradecer publicamente a Andrea la deferencia que ha tenido conmigo así como la pertinencia de las preguntas que me ha formulado
. ¡¡Muchísimas gracias!!

Sorteo 100.000 visitas. Lista definitiva de participantes

11 comentarios:

Lista definitiva de participantes en el Sorteo 

NOMBRE
Puntos con los que participa
Números para el sorteo
Judith
15
1 - 15
David Sánchez
12
16- 27
Sara Ariza
4
28 - 31
MLuz
4
32 - 35
Lina
10
36 - 46
María 
4
47 - 50
Chelo
11
51 - 61
Juan
6
62 - 67
Cecilia
4
68 - 71
Mamen
4
72 - 75
Laky
6
76 - 81
AGC
4
82 - 85
La flor de Utah
10
86 - 95
Silvia
6
96 - 101
Jessica Rodrigo
10
102 - 111
Rosa Berros Canuria
15
112 - 126
Mercedes
4
127 - 130
Erianod
8
131 - 138
Ana Mª García
4
139 - 142
Isaura B P
10
143 - 152
Mallirubi
6
153 - 158
Francisco Moroz
9
 159 - 164
Marina Córdoba
8
165 - 172
Kirke
13
173 - 185


Si observáis algún error en el listado anterior, comunicádmelo a fin de subsanarlo antes del próximo día 20 en que realizaré el sorteo y publicaré los nombres de los agraciados con uno de los cinco libros que se sortean.

Los libros saldrán a sorteo en el mismo orden con que figuran en el post que anunciaba el Sorteo (verlo aquí).

Mucha suerte a todos



12 nov. 2015

"Rinconete y Cortadillo". Novelas ejemplares

15 comentarios:
He intentado resistirme, pero al final ha podido conmigo. Me refiero a hacer un post, aunque sea breve, sobre la gratísima impresión que me ha producido la quincuagésima lectura de "Rinconete y Cortadillo" que como sabe todo el mundo es una de las doce novelas cortas que Miguel de Cervantes publicara en 1613 y que enmarcó bajo el calificativo de "ejemplares". Es aquí al topar con el adjetivo cuando conviene hacer un pequeño aparte: El autor explica que son "ejemplares" por dos motivos: Uno, porque si bien se mira -dice él- de cada una de ellas se saca una enseñanza que siempre hará bien al lector (mensaje 'moral'); el otro es que cada una de ellas presenta una nueva manera de novelar que sorprendería a propios y extraños, pues don Miguel se aventura por terrenos narrativos poco frecuentados: la novela idealizante, la novela amorosa, la novela picaresca, la novela de enredo, la novela filosófica, etc., etc. La que he leído pertenece a la novela realista picaresca.

Cervantes, Novelas ejemplares idealizantes

Comencé a leerla el día después de ver por televisión la adaptación al formato cine de "La española inglesa", novela mucho más de corte idealizante y de asunto amoroso que presenta un tema bastante habitual en la literatura de la época: el robo de una niña que crecerá lejos de sus padres biológicos. En esta ocasión se trata del robo que un militar inglés hace en las costas de Cádiz de Isabel, una niña gaditana de pocos años que crecerá en Inglaterra muy querida por sus padres adoptantes y sus hermanastros, desatándose el amor entre ella y uno de sus hermanos. Y este es el meollo de la historia.

10 nov. 2015

A sólo 5 del "5 para 5". Listado provisional

12 comentarios:
En efecto estamos ya a sólo 5 días de la fecha final (el 15 de noviembre) para poder participar en el Sorteo "5 libros / 5 ganadores"



Es el momento de que os inscribais en el mismo todos aquellos que lo habíais olvidado o retrasado. Si queréis saber las normas para participar y conocer de qué van los títulos de las cinco novelas en papel que entran en el Sorteo no tenéis más que hacer clic aquí. Os recuerdo los títulos de las mismas:
  •  "El misterio del carruaje"  de  Fergus Hume publicado por Editorial d'Época.
  • "Ocaso en Shanghai" y "El funeral de los Aristegui" de Juan Torregrosa Pisonero
  • "Colgados del suelo" de Ramón Betancor y "Bajo el cielo amazónico" de Leoncio Robles, publicados ambos por Ediciones Baile del Sol 

Lista provisional de participantes en el Sorteo

NOMBRE
Puntos con los que participa
Judith
15
David Sánchez
12
Sara Ariza
4
MLuz
4
Lina
10
Chelo
11
Juan
6
Cecilia
4
Mamen
4
Laky
6
AGC
4
La flor de Utah
10
Silvia
6
Jessica Rodrigo
10
Kirke
13
Francisco Moroz
9
Marina Córdoba
8
Los que no aparezcáis en el listado aún estáis a tiempo de entrar en él. Los que sí aparecéis, si detectáis algún error, no tenéis más que comunicármelo.
 ¡¡Os deseo mucha suerte a todos!!

5 nov. 2015

Jim Thompson: "1280 almas"

11 comentarios:
Cuando hace pocas semanas reseñé aquí "Tarde, mal y nunca' de Carlos Zanón muchos fueron los que al yo señalar su estilo descarnado y hasta brutal en ocasiones, me remitían a Jim Thompson: "Es el Jim Thompson español", me decían. Bueno, me dije yo, habrá que echarle un vistazo a este tal Mr. Thompson.


Buscando por casa encontré una novelita suya, "1280 almas", de esas que el diario El Pais sacaba por un módico precio acompañando al diario de papel. La colección en cuestión constó de 50 títulos y se distribuyó durante el año 2004 bajo el titulo de "El Pais Serie Negra". Para mí que buscaba la comparación con Carlos Zanón del que, literariamente hablando, había acabado enamorado las apenas 200 páginas de esta narración iban a resultar más que suficientes para la función buscada.

El autor
Con Jim Thompson me ha sucedido lo mismo que me ocurrió cuando lei a Chester Himes (ver reseña sobre él aquí): sorpresa, grandísima sorpresa, muy grata sorpresa. La verdad es que las sensaciones suscitadas en mí por estos dos autores norteamericanos de novela negra cuando leo sus críticas al modelo social americano son muy semejantes. Ambos no se cortan un pelo al hablar del más que mejorable funcionamiento de la policía, del racismo muy asentado en las poblaciones sureñas donde ambos sitúan sus relatos, del mirar hacia otro lado cuando los abusos policiales recaen en los desfavorecidos (negros, chicanos, prostitutas...). Luego he caído en la cuenta de que los dos novelistas proceden de grupos que sufren segregación mas o menos declarada en USA: Chester Himes es negro y Jim Thompson nació en 1906 en una reserva india de Oklahoma, uno de los estados mas pobres. Con estos orígenes bastante hicieron ambos con sobrevivir en una sociedad white que los tenía destinados por su origen a ser carne de prisión: de hecho Himes antes de dedicarse a la literatura tuvo su experiencia carcelaria; o a ocupar el escalón social más bajo: el mismo Thompson antes de dedicarse al periodismo y la literatura desempeñó decenas de oficios y empleos denigrantes. Quizá por ello en sus relatos ambos muestran al desnudo las vergüenzas del 'american way of life'.

La novela "1280 almas"
Lo primero que he de decir es que esta novela, la mejor de Jim Thompson según dicen, me ha gustado mucho. En síntesis la historia que relata es la de un hombre vago e inútil pero que se las apaña para sobrevivir aprovechando con astucia las grietas que el sistema democrático tiene.
El protagonista es Nick Corey, comisario de la pequeñísima localidad de Postville, quien por su inutilidad está en el punto de mira de todas las "buenas gentes" de esta población de sólo 1280 almas, en especial del fiscal Robert Lee Jefferson quien le dice que tiene que espabilar si es que quiere volver salir reelegido comisario.

Aspectos interesantes del relato
Desde las primeras paginas la actitud y manera de ser de Nick me ha recordado a "Fargo", la película escrita y dirigida en 1996 por los hermanos Coen y ahora también serial televisivo,  pues al igual que en el film en la novela se presenta el grandísimo daño que la incapacidad, inepcia o vagancia de alguien puede ocasionar en las personas de su entorno. Nick aparece a los ojos de los demás como un ser débil, de pocas luces, fácil de manipular; sin embargo según transcurre la historia descubrimos todo lo contrario: es un hombre frío, manipulador él de los otros, calculador..., si bien se lanza a nuevas acciones sin saber a ciencia cierta cómo saldrá de ellas:
"Puede que no parezca muy sensato el que un tipo se ponga a hacer cosas por un motivo que desconoce. Pero sé que he estado comportándome así toda mi vida. El motivo por el que había ido a ver a Ken Lacey, por ejemplo,no era el que yo había dicho. Lo había hecho porque había concebido un plan donde él encajaba...y ya sabéis en que consistía éste. Pero yo lo desconocía en el momento en que recurrí a él." (p. 83)
Y no sólo esta incertidumbre, este no saber a ciencia cierta qué pero sí verse impelido a hacerlo, rodea las acciones del comisario de Postsville, otros personajes -su querida Amy, por ejemplo- también se ven sometidos a ella:
"-¿Qué es lo que te preocupa, pues? ¿Qué es lo terrible, querida?-No..., no lo sé con certeza -dijo moviendo la cabeza-. Sé el qué, pero no el porqué. Y no estoy segura de que fuera diferente si lo supiera. ¡No... No puedo hablar de ello ahora! Ni siquiera pensar en ello. Yo... ¡oh, Nick! ¡Nick!" (p. 88)

3 nov. 2015

El "Día de muertos". Mi relato en EMblOgRIUM

7 comentarios:
Salió puntual el número de noviembre de la revista "EMblOgRIUM". En esta ocasión el ejemplar ordinario se acompaña de un especial "Xibalbá". Es en este especial donde junto a otros colaboradores de la Revista escribo un relato fantástico en el que emprendo la marcha hacia Xibalbá la ciudad mítica de la cultura maya donde habitan los muertos.

Xibalbá, Día de los Muertos, Día de Todos los Santos, relato de Juan Carlos Galán

En esta entrada podéis leer mi relato, pero os invito a que leáis los otros en el Especial "Xibalbá" [hacer clic aquí]  pues en el último relato las historias desarrolladas individualmente por cada uno de nosotros confluyen y se juntan en un final común.

oooOooo

Xibalbá

-El relato de Juan Carlos-

Ese 31 de octubre la jornada le estaba resultando agotadora. Juan Carlos jamás pensó que ese trabajo de guarda forestal que con tantas ganas había tomado podría llegar a resultarle tan tedioso. Cuando Alberto le habló de aquel Parque Natural, JC pensó que trabajar en él en contacto con la Naturaleza sería maravilloso, la ocasión que llevaba buscando desde hacía ya no sabía cuánto de escapar del aburrido trabajo de  oficina al que estaba atado desde que acabó sus estudios de Ciencias Ambientales. Pero ¡já!, ahora resultaba que vigilar la extensión de ese frondosísimo bosque  -¡selva más bien!- de caobas, cekas y chacás por el que discurría, plácido, el río Balankanche se había convertido en una rutinaria sucesión de reuniones agotadoras en torno a una mesa. Ahora parecía que a Enrique Xavier, el jefe del que JC dependía, le interesaban más los largos listados en Excel de Flora y Fauna de la zona próxima a Chichen Itza que cualquier otra cosa.
A punto de dar las dos de la tarde, nada más finalizado el almuerzo y cuando Juan Carlos se disponía a regresar a la torreta desde la que con la ayuda de prismáticos contabilizaba el paso de jaguares, pumas y temazantes camino de los ojos de agua donde abrevar, Héctor, el vigilante de la entrada al recinto, le entregó un sobre cerrado que una extraña mujer había dejado en la recepción del Centro de Recursos, Investigaciones y Sostenibilidad de la Flora y Fauna de la Península de Yucatán (CRISFAPY):
-          Juan Carlos –dijo Héctor agarrándole por el brazo cuando ya salía del comedor- han dejado para ti este sobre.
-          ¿Para mí? Gracias, Héctor –le respondió.
Con cierta expectación JC rasgó el sobre del que extrajo una octavilla en la que con letra cuidada y de extraño aspecto gótico se podía leer:
"Estimado Juan Carlos: Has sido invitado a celebrar el día de los muertos en la gran Xibalbá. El mapa que te es adjuntado te indicará cómo llegar. Pero te advierto: debes estar antes de las cero horas del primero de Noviembre y cruzar la puerta exactamente a la media noche, si no habrá consecuencias. Es una invitación que no puedes rechazar."
Diez horas faltaban para tan extraña celebración a la que le convocaba ignoraba quién. No sabía si asistir o no. Algo, muy íntimo, le avisaba de la peligrosidad de acercarse a celebrar el Día de los Muertos, pero si no lo hacía la nota decía que habría consecuencias. Poco a poco la sensación de peligro fue sustituida en el pecho de JC por la de terror. ¿Cómo acudir, cómo llegar a la gran Xibalbá? ¿Existía entonces este lugar, Xibalbá, que Juan Carlos en su niñez había oído nombrar a sus mayores y del que siempre se mofó? No lo sabía a ciencia cierta, lo único que estaba claro era que había que empezar a actuar y no perder más tiempo.
Era tal el miedo que le había metido en el cuerpo la enigmática carta que para intentar superarlo en cuanto salió del trabajo a las cinco de la tarde (“¡ya sólo quedan siete horas!”) entró en una taberna que había a la entrada del CRISFAPY. Allí el joven guarda forestal pidió un trago, luego otro, y otro más y otro y otro…
-         ¿Quieres llegar a Xibalbá y no sabes cómo? –le dijo una enigmática mujer enfundada en una capa y oculto su rostro bajo una capucha que apenas si dejaba entrever un matojo de pelo enmarañado.
-         ¿Quién eres? ¿Cómo te llamas? –contestó Juan Carlos inmerso en la dormidera que le había producido el licor- ¿De verdad sabrías indicarme cómo llegar allá a tiempo?
-          Si tú me lo permites, sí.
-         De acuerdo. Pero antes dime: ¿cómo te llamas?
-          Elvira. Y tú, Juan Carlos, sígueme. Hace tiempo que estaba esperando poder corresponderte como mereces.
Elvira y JC pararon un taxi a cuyo conductor pidieron que los llevase hasta la pirámide de Kukulkán. Al llegar vieron cómo el sol del crepúsculo al incidir sobre las nueve plataformas que la constituyen formaba una especie de serpiente escamosa que con su cabeza invertida parecía indicarles una dirección a seguir.
-          ¡Dame la mano! –le gritó Elvira a JC-. ¡Es preciso que entremos en ella antes de que el sol se ponga!
-          Como tú digas –le respondió.
De modo inexplicable una vez traspasada la puerta la pareja se vio dentro de un túnel de piedra descendente que rápidamente empezaron a recorrer. A lo lejos parecía escucharse como un rumor de agua que corría o saltaba produciendo un sonido cada vez más potente, más ruidoso, de catarata casi… Hubieron de detenerse pues el fragor acuático era tal que sus cerebros, al menos el de JC, no eran capaces de procesar la belleza del mundo en que estaban: Al final del túnel había una gran oquedad en el suelo donde se perdía la vegetación que, seguramente producto de la humedad, había crecido a su alrededor y que como si lo necesitara se volcaba hacia el agujero negro.
Elvira y Juan Carlos se dieron cuenta de que esa tremenda abertura en el suelo era un cenote del que nunca él había tenido noticias. Descendieron los 20 metros que les separaban del agua que discurría por su fondo y allí, junto a las limpísimas aguas distinguieron la entrada a una gruta, a una caverna. Temerosos iniciaron el recorrido de la misma que parecía inacabable.
-          No se ve nada –gritó JC a la mujer que yendo a su lado no le había mostrado aún el rostro-. Creo que lo mejor sería volver y abandonar
-          Acuérdate de que las consecuencias serán terribles si no logras estar a medianoche a la entrada de Xibalbá –le contestó ella.
Aunque estaban inmersos en una densa oscuridad, los ojos de la pareja reconocieron una sombra también encapuchada que allá se encontraba.
-         ¿Quién anda ahí? –preguntó Elvira, sin obtener respuesta alguna.
-          Si no respondes te mato –bramó Juan Carlos superado el atontamiento que la bebida le había producido.
Cuando JC se lanzaba contra la sombra con ánimo de quitarla de en medio, ésta pronunció unas enigmáticas palabras en un antiguo idioma: “Pater, ignosce illis , quia nesciunt quid faciunt” (“Señor, perdónalos, porque no saben lo que hacen”).
-         ¿Quién eres? ¿Qué has dicho? ¿Sabes dónde estamos? ¿Nos podrías decir cómo podemos llegar a Xibalbá? –le preguntaron los dos casi al unísono.
-         Soy Francisco Ximénez, un fraile español de Écija –nos respondió-  No me podéis ya hacer daño pues vosotros y yo no estamos, ninguno de los tres, dentro de la misma dimensión temporal. En cuanto a qué decía cuando me atacaste, sólo le imploré al Señor su perdón para vosotros por no ser conscientes de lo que ibais a hacerme.
-         ¿Te burlas de nosotros? –le espeté-. ¿Cómo puedes decir sandeces semejantes?
-          Muy sencillo, pequeño saltamontes –me respondió. Y rió con ganas el frailecito-. Yo llegué a estas tierras de Nueva España hace ya unos cuantos siglos. Por acá hice muchas cosas, aunque la principal para mí y para la historia fue la de salvar el texto sagrado de la civilización maya del peligro que corría al ser oral de desaparecer. Gracias a mis esfuerzos las creencias de este pueblo milenario sobrevivieron. Por esto sólo os puedo decir que no veis nada porque paradójicamente el estruendo del río que discurre por esta galería es de  tal calibre que no sólo lastima la audición sino que neutraliza al resto de sentidos humanos y entre ellos a la vista.
La explicación dada por este ser de aspecto frailuno aunque extraña no  sorprendió a Juan Carlos en modo alguno. Desde que junto a Elvira había llegado al túnel de piedra subterráneo de modo inexplicable, su cabeza parecía haberse habituado a procesar saberes e informaciones de manera en nada semejante a lo que para él había sido habitual hasta entonces. JC pensó que sólo tenía una opción y esta era exprimir al fraile al máximo.
-         Fray Francisco: ¿Dónde queda Xibalbá? ¿Podrías conducirnos hasta allá? –le inquirió ansioso.
-         ¿Por qué no le conduces tú? –contestó fray Francisco dirigiéndose a Elvira que, silente, me acompañaba.
-          Me está vedado descubrir el arcano –respondió ella tranquila-. Es él por sus propios medios quién ha de procurar llegar hasta las puertas de ese más allá. Sólo te diré una cosa, Juan Carlos –dijo volviéndose hacia él pero bajando la cabeza para que no pudiese contemplar su rostro-, hay varios cientos de kilómetros hasta allá y el tiempo que te resta es escaso.
-         Entonces –dije con inseguridad y ya temeroso- ¿por qué me acompañas, por qué estás haciendo el mismo trayecto que yo?
-         Las promesas dadas han de ser cumplidas –respondió ella-. Por eso sigo tus pasos
Si ya estaba inquieto por todo lo que le había sucedido tras un pesado y rutinario día de trabajo, las palabras frías y sin sentimiento de Elvira no le tranquilizaron un ápice. “¿Varios cientos de kilómetros de aquí?” “¿Pero en qué dirección?” “¿A qué promesa incumplida debería responder ante esta mujer espectral?” Estas y otras preguntas se agolpaban en su cabeza. De pronto de manera impulsiva y sin ser casi consciente de ello espetó a fray Francisco Ximénez:
-          ¿Por dónde sigo, padre?
-          Toma la dirección de Cobán –respondió. Y dicho esto, el eclesiástico igual que apareció desapareció perdiéndose gruta adentro por donde escapaba el agua ruidosa y cantarina.
Juan Carlos tomó una rápida decisión. Se lanzaría al agua y se entregaría a su fuerza propulsora. Por muy rápido que él pudiera caminar nunca podría llegar a Xibalbá en esas pocas horas y menos sin saber dónde quedaba. Y dicho y hecho. JC se zambulló en las frías aguas del río estruendoso que nada más entrar en él cambió su estrepitosa sonoridad por otra más tenue y cantarina. El frío del agua apenas si lo sintió en su cuerpo pues un tronco desprendido de una de las inmensas raíces de caobas que llegaban hasta el agua, le sirvió de improvisada barcaza a la que sin dificultad subió. A su lado, impertérrita y sin mostrar jamás su rostro, Elvira le acompañaba silenciosa escuchando las canciones que, mágicas, llenaban las inmensas galerías por donde circulaban estas encantadas aguas.
Mientras viajaban a velocidad de vértigo subidos en esa chalupa que se diría prodigiosa dado que viraba a derecha e izquierda sorteando con acierto el bosque de raíces y ramas espinosas que parecían querer atacarles, Juan Carlos algo más tranquilo, dirigiéndose a la mujer que desde hacía ya tiempo iba con él le dijo:
-          ¿Qué promesa, oh Elvira, incumplí y cuándo lo hice?
-         Me prometiste amor eterno –respondió ella seria y distante-. Pero, apenas saciado tu instinto, olvidaste todo lo hermoso que me habías dicho.
-          ¿Y cuándo fue aquello? Por más que lo intento no logro recordarlo –dijo JC.
-          Te daré unos datos –empezó a decir Elvira-: Salamanca. Eras un estudiante alegre, despierto, dicharachero que enamorabas a cuantas por tu lado pasaban. No te llamabas como ahora. Félix era tu nombre. Te burlaste de mi ingenuidad y mataste, oh cruel, a mi padre cuando fue a exigirte el cumplimiento de tu promesa.
-          No recuerdo nada. Fueron tantas y tantas. Pero ¿eso cuándo ocurrió? –preguntó ansioso a la mujer vengativa.
-          Hará casi 200 años –sentenció ella.
Una sensación de mareo, de caída a los infiernos, de vorágine espiral invadió a Juan Carlos. “Doscientos años hacía. El se llamaba Félix. Promesa de matrimonio incumplida”. No, no podía ser. Él se llamaba Juan Carlos y estaba en 2015, no en mil ochocientos y pico. ¿Qué estaba ocurriendo?
Mientras estos pensamientos invadían la cabeza de JC, la barcaza había seguido su curso veloz por ríos que a veces se remansaban en lagunas de color rojizo, como sangre, mientras que en otras ocasiones adquirían una gran velocidad y el color claro y límpido de sus aguas incitaban a beber y saciarse con ellas. Al cabo de un tiempo impreciso Juan Carlos levantó la mirada dada la ausencia de movimiento. La chalupa había embarrancado en la orilla. Al ver que Elvira le tomaba la delantera y descendía, él se apresuró también a hacerlo.
-          ¿Qué hora es? –preguntó
-          Las once y media. Quedan sólo treinta minutos para las 12 de la noche –le respondió Elvira.
-          ¿Qué hacemos ahora? –sollozaba Juan Carlos ante la visión de cuatro caminos que se abrían ante ellos: uno rojo, otro blanco, otro amarillo y otro negro-. Cuatro posibilidades y sólo treinta minutos de tiempo. ¿Qué camino llevará hasta las puertas de Xibalbá?
-          Escoge el máximo de colores posible –le recomendó Elvira.
Oído este consejo Juan Carlos escogió el camino negro al considerar que el negro es resultado de la suma de todos los colores, si bien dudó en escoger el blanco al ser éste el origen de todos ellos. Pero como estaban en el mundo subterráneo donde la luz era inexistente, creyó oportuno optar por el más oscuro. Iniciaron entonces ambos una carrera desenfrenada por ese camino que parecía no anunciarles nada bueno. El tiempo corría en su contra. En su trayectoria creyeron cruzarse con unos campesinos que llevaban grandes capachos llenos de achiote, carne de chompipe y tamalitos de maíz. Otros portaban instrumentos musicales como arpas, violines, guitarras, chirimías y marimbas.
-         ¿A dónde van ustedes. Por qué llevan tanta comida e instrumentos de música? –les preguntó JC al paso.
-          Vamos a Xibalbá, a la fiesta de los muertos  –le respondieron-. Estamos invitados a una boda largamente anunciada.
-          ¿Xibalbá? Entonces hemos escogido el camino correcto –exclamó Juan Carlos alborozado al tiempo que miraba a Elvira quien le devolvió una espectral y se diría calavérica mirada que le llenó de espanto.
Sí, en efecto, habían llegado y cumplido el objetivo planteado en la tarjeta que hacía diez horas había leído en su puesto de trabajo. No eran aún las 12 de la noche y se habían plantado sin saber exactamente cómo ante las mismas puertas de Xibalbá de donde salían sonidos como de cadenas que se arrastraban mezclados con otros de guitarras, pitos y chirimías. El problema era de nuevo que había que elegir por cuál de las siete puertas entrar. Pasaron por delante de todas y se detuvieron ante una en la que ponía: “BODAS”. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...