.header .widget { text-align:center;} .header img {margin:0 auto;}

29 nov. 2016

John Grisham: "Un abogado rebelde"

28 comentarios:
Es la primera novela que leo de este prolífico autor de novela negra norteamericana. John Grisham es un auténtico fenómeno editorial dentro y fuera de su país. Varias veces sus títulos han sido los más vendidos en USA. “Un abogado rebelde” no es una novela excelente, pero sí que es una novela entretenida, que hilvana de manera adecuada varias historias (los distintos casos que lleva el abogado en su despacho) generando entre todas ellas un thriller que en lugar de por las calles y tugurios habituales se mueve por los entresijos del sistema legal. Como ocurre tantas veces la traducción con la que la novela llega a nosotros, “Un abogado rebelde”, traiciona el calificativo que el autor dio a su personaje: “Un abogado canalla”.

"Rogue lawyer", "Un abogado rebelde", John Grisham, thriller legal

El autor
John Grisham nació en Jonesboro (Arkansas) en 1955. Tras graduarse en Derecho, ejerció como abogado especializado en temas de Derecho Civil y Penal. Sus conocimientos legales son los que pone sobre el tablero en los thrillers que son sus novelas
En 1989 se inició en el mundo literario con la obra 'Tiempo de matar ' pero fue con su segunda novela, 'La tapadera', con la que alcanzó la popularidad. Desde entonces, la aparición de todas sus obras siguientes tales como: 'El informe Pelicano', 'El cliente', 'El jurado', 'Causa justa' entre otras, han sido recibidas con enorme entusiamo, no sólo por parte de los lectores y críticos, sino también por la industria cinematográfica, que las ha convertido en auténticas superproducciones:
  • La tapadera (The Firm, 1993, dirigida por Sydney Pollack)
  • El informe Pelícano (The Pelican Brief, 1993, dirigida por Alan J. Pakula)
  • El cliente (The Client, 1994, dirigida por Joel Schumacher)
  • Tiempo de matar (A Time to Kill, 1996, dirigida por Joel Schumacher)
  • Cámara sellada (The Chamber, 1996, dirigida por James Foley)
  • Legítima defensa (The Rainmaker, 1997, dirigida por Francis Ford Coppola)
  • Conflicto de intereses (The Gingerbread Man, 1998, dirigida por Robert Altman). Basada en un relato corto.
  • La granja (A Painted House, 2003, dirigida por Alfonso Aráu). Adaptación para televisión.
  • El jurado (Runaway Jury, 2003, dirigida por Gary Fleder)
  • Una Navidad de locos (Christmas with the Kranks, 2004, dirigida por Joe Roth). Adaptación de la obra Una Navidad diferente (Skipping Christmas).
Y ahora que las series de televisión se han alzado con el cetro del entretenimiento audiovisual, también algunas de sus novelas han pasado a ser base de exitosos seriales:
  • El cliente (The Client, 1995-1996)
  • The Firm (The Firm, 2011, creadores: John Grisham y Lukas Reiter)
En total el novelista lleva hasta el momento escritos treinta libros de ficción legal,seis de ficción no legal y dos de no ficción novelada. Un autor prolífico, sin lugar a dudas.

Como curiosidad sólo decir que en 2013 las autoridades militares de Guantánamo prohibieron que se entregaran libros de este autor (en los que se repasan muchos de los principios básicos del derecho estadounidense) a los presos retenidos en esta instalación militar, por ser "problemáticos".

Mi comentario
editorial Plaza&Janés, Plaza y Janés, novela negra, literatura norteamericana
El abogado Sebastian Rudd se desplaza en una furgoneta que utiliza como despacho desde que alguien le voló el despacho donde recibía a sus clientes. Le acompaña Partner, un antiguo cliente al que sacó inocente de la acusación de haber matado a un agente de narcóticos infiltrado y que desde entonces es su asistente personal: amigo, chófer, guardaespaldas, investigador... 
Sebastian Rudd es un abogado que se nutre de aquellos asuntos espinosos que surgen por abusos policiales o negligencias del Estado.  Ejerce la abogacía en Milo, un pequeño pueblo de apenas 3000 habitantes ubicado en el condado de Piscataquis en el estado estadounidense de Maine.
Sus defendidos son casos perdidos, los que no quiere nadie: Gardy, un drogadicto acusado de violar, secuestrar y matar a dos niñas; Link Slanlon, un delincuente capo de una organización mafiosa, que se encuentra en el corredor de la muerte por haber mandado asesinar a un juez; o Doug Renfro, un hombre de 70 años que vio cómo ocho policías de asalto entraban por la fuerza en su casa, mataban a su mujer y él respondía a la agresión matando a uno de los asaltantes. También defiende voluntariamente y gratis a un luchador que representa, Tadeo Zapate; y hasta hay ocasiones en que el cliente no es elegido por él sino que le viene dado forzado por la situación. Es lo que le sucede con Arch Swanger, un delincuente que conocedor de los éxitos de Rudd se pone en sus manos aunque Rudd no lo desea y le cueste librarse de él.

¿Por qué elige estos clientes? Pues simplemente porque cree que todo el mundo tiene derecho a un juicio justo, incluso aunque él tenga que hacer trampa para conseguirlo. Odia la injusticia, no le gustan las aseguradoras, los bancos o las grandes empresas, desconfía de cualquier persona que tenga que ver con el Gobierno y se ríe de las nociones del sistema judicial sobre comportamiento ético.El abogado Rudd utiliza todas las estratagemas habidas y por haber para resolver sus difíciles casos:
"Lucho por mis clientes con uñas y dientes y quebrantaría la mayoría de las leyes para protegerlos, pero nunca íntimo demasiado con ellos."
En esta lucha por sus clientes llega a veces a colaborar con la policía en la resolución de asuntos encallados en sus Departamentos, pero siempre a cambio de provocar determinados comportamientos del alcalde de la localidad Woody, del fiscal Max Mancini o del Jefe de Policía; comportamientos que allanan sus casos y sirven también para resolver otros que los agentes tienen entre manos. El único límite que se pone Sebastian Rudd es evitar incurrir en conductas que le puedan suponer la expulsión del Colegio de Abogados y su inhabilitación. Está siempre en el filo de la navaja.

Radiografía de la sociedad americana
En la novela afloran infinidad de asuntos que existen en la sociedad norteamericana [la mayoría de ellos son trasplantables a las nuestras europeas]:

➤ Inmundicia de los polítcos que prefieren condenar a inocentes antes que reconocer un error policial en especial si éste puede salpicar su carrera. Al tiempo estos políticos (el alcalde Woody, el fiscal Mancini, etc.) con tal de no caer destituirán a personas de su supuesta confianza, harán declaraciones públicas impactantes, sacarán dinero de fondos opacos para untar a delincuentes que van a favorecerles.... Todo esto lo conoce Rudd, se aprovecha de ello y a veces lo estimula.  

➤ Represión en la sociedad norteamericanaJohn Grisham reflexiona dura y con gran clarividencia sobre este asunto:
  •  "En nuestro sistema quien pasa un año en prisión por un crimen no cometido puede considerarse afortunado. Hay miles de personas a las que encierran durante décadas, aunque eso ya es otra historia."
  • "Vivimos en un estado policial y el aparato represivo cuenta con todos los apoyos"
  • "Es triste pero en nuestros tiempos disentir se considera antipatriótico y el 11S ha creado una atmósfera en la que se reprimen las críticas a los de uniforme, sin importar cuál de ellos lleven". 
➤ Puritanismo hipócrita de la sociedad americana. Al abogado Rudd si hay algo que le molesta es que se procese a un inocente por detalles tan peregrinos como sus gustos musicales: 
"En palabras de Mugre, Gardy se encontraba bajo los efectos de las drogas y había escuchado heavy metal
Donald Trump, hipocresía de la sociedad norteamericana, basto➤ Reflexión sobre la lucha contra la droga que lleva a la cárcel sobre todo a jóvenes negros que tras una media de estancia de 7 años volverán a la calle, pero ya estigmatizados como exconvictos, y que volverán a la celda en el plazo de unos tres años. "Hemos perdido el norte"

➤ Mucha culpa de la prensa amarilla en todo lo que sucede pues sus profesionales, siempre tan pegados a los juzgados, desean en muchas ocasiones materializar  el viejo adagio de que la realidad no les estropee una buena noticia:
 "El directo se traslada al exterior del Tribunal Superior de Justicia de Washington, donde el reportero de la CNN prácticamente reza por que se produzca algún tipo de explosión"
➤ Reflexión sobre la emigración latina. El protagonista-narrador Sebatian Rudd, al ver a la madre de su cliente Tadeo Zapate en la sala del juicio, no puede por menos que hacerse la siguiente reflexión: 
 "Ella emigró desde El Salvador hace veinticinco años, tiene su tarjeta de residencia legal en regla, trabaja en una cafetería en horario nocturno y se encarga de criar a una manada de hijos, nietos y toda clase de allegados.  Tadeo y sus aptitudes como luchador de jaula eran su billete hacia una vida mejor."

Custodia legal de los hijos de padres divorciados. Buena parte de la novela se ocupa de las peleas mantenidas entre el narrador-protagonista y su ex-esposa Judith. Ambos son padres de un niño de 7 años, Starcher. Rudd se separó de Judith, la madre, al poco de nacer el chico. Ella vive con Ava, abogada también; Judith utiliza todo tipo de añagazas jurídicas para intentar arrebatarle las míseras 36 horas semanales a las que tiene derecho para estar con su hijo. Pero Rudd se defiende bravamente pues no quiere perder el contacto con el chico y logra, siempre con sus métodos algo discutibles, que Starcher le quiera como padre y desee estar con él y salir así del estricto control de las dos madres que le han tocado en suerte. 

Final
En el género de la novela negra, los protagonistas suelen ser normalmente detectives privados y/o policías. A veces sube el rango del investigador y es un juez o jueza quien dirige la indagación; también en ocasiones es el fiscal quien se convierte en el sabueso y perseguidor de la verdad. Los abogados, como sucede en esta y en otras novelas de Grisham, también han protagonizado algunas grandes novelas y series de novelas; basta recordar al abogado Wilfrid Robarts, que luego encarnó en la gran pantalla Charles Laughton, de la novela de Agatha Christie "Testigo de cargo". Aunque el abogado literario más famoso haya sido sin duda Perry Mason que protagonizó 80 novelas de  Erle Stanley Gardner y conoció un gran éxito en los albores de la televisión allá por los años 60 en una serie  con el mismo título. 

Erle Stanley Gardner, Agatha Christie, Billy Wilder, Charles Laughton, Raymond Burr

La gran diferencia entre Sebastian Rudd y los abogados de Erle Stanley Gardner y Agatha Christie es que el letrado de John Grisham no es un ejemplo de conducta. Más bien al contrario como ya he dicho antes su sentido de la ética es casi inexistente moviéndose siempre por los aledaños de las alcantarillas aunque milagrosamente no llegando a caer en ellas. Es un abogado que domina el corpus legislativo en vigor y que sabe encontrar las lagunas que hay en él. Y ahí es a donde acude a abrevar, intentando ordeñar cuanto le sea posible la teta del Estado en forma de indemnizaciones por mala praxis de sus funcionarios. Es un buitre, un carroñero que hurga en la podredumbre del Sistema para extraer de él cuanto le sea posible. Eso sí, como ya he dicho antes, procurando no perder su propia independencia personal aunque eso le haga merecedor del odio de unos y de otros, policías y ladrones. En definitiva como reza el título original, "Un abogado canalla".
____________
Datos del libro
Nº de páginas: 496 págs.
Encuadernación: Tapa dura
Editorial: PLAZA &JANES EDITORES
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788401017599
Precio:
En papel: 22'90€
Ebook: 12'99€


23 nov. 2016

"Camille" (serie Verhoeven IV). Pierre Lemaitre

20 comentarios:

Acabo de finalizar la lectura de "Camille" y mi admiración por Lemaitre ha vuelto a su nivel incial. No es que en algún momento dejase de admirar al novelista francés pero sí que, en mi opinión, según fui leyendo las cuatro novelas que componen su serie Verhoeven, tras el puntazo primero que para mí supuso "Irene" hubo una leve inflexión en "Alex" y "Rosy &John". Pues bien, "Camille" ha supuesto para mí un repunte magnífico que pugna por ser incluso mejor que la primera de la serie, o sea, vamos, increíble.

Y es que, claro, en "Camille", que supone el cierre -¿definitivo?- de las aventuras del comandante Camille Verhoeven, se completa el círculo que en la primera novela había quedado sin rematar. No quiero entrar en detalles sobre qué pasó en "Irene", qué cabos sueltos quedaron por allá, porque no quiero destripar las historias -magníficas e impresionantes todas ellas- protagonizadas por este enorme policía francés que no llega al metro y medio. Sólo diré que el asunto Irene, que fue la mujer de Camille, queda totalmente solucionado ahora; que muchos de los personajes de la primera de la serie reaparecen, personajes a los que habíamos perdido la pista porque en las otras dos novelas de la serie apenas si son nombrados de pasada. En definitiva, es ahora cuando se completa la historia, se cierra la circunferencia y eso a los lectores siempre nos satisface pues nos colma todas las expectativas y suposiciones que durante la lectura se habían ido suscitando en nuestra cabeza.

Las anteriores tres novelas de la tetralogía ya las he reseñado en el blog ("Irene", el 26 de agosto de este año; "Alex", medio mes despúes, el 11 de septiembre; y "Rosy & John", el mes siguiente, el día 4 de octubre). Como se puede ver por las fechas, Pierre Lemaitre y sus personajes han realizado sobre mí una especie de abducción, de secuestro gozoso al que no me he podido sustraer. La prueba es que hoy, mes y medio después y esto porque la novela no ha estado disponible en mi biblioteca pública hasta mediados de noviembre, doy fin a esta serie sobre Verhoeven que me ha entusiasmado de principio a fin.

¿Qué decir, pues, aquí que no haya ya señalado en las otras tres reseñas? Pues poca cosa salvo insistir en que Lemaitre no es autor acomodaticio que diseña un esquema, unos recursos narrativos y/o estilísticos y al ver que el mecanismo funciona lo repite 'ad infinitum'. No, lo que él hace es ir añadiendo a lo que ya le funcionó en otras novelas (ritmo y suspense sostenidos, culturalismo, humor, metaliteratura...) facetas nuevas de aquello o claras innovaciones. Señalaré las que me parecen más llamativas:

🔼La novela tiene un comienzo fulgurante ('in media res') que nos sumerge de inmediato en la historia.
🔼El culturalismo en esta ocasión está más vertido hacia el lado pictórico dada la afición y genética pintora de Camille y habida cuenta de que él es el epicentro de la novela:
Revista Fiat Lux, Pierre lemaitre
Foto (revista Fiat Lux)
"De pronto ella aparece por la esquina de la rue Bleue. Se detiene, con los pies perfectamente alineados a cuarenta centímetros del paso de peatones y un abrigo azul marino. Una cara extrañamente parecida a 'Retrato de familia,' de Holbein pero sin estrabismo" (pág. 180)
Así mismo Lemaitre, que es guionista de no pocas series televisivas, no las deja de lado. En este sentido yo he creído ver un guiño hacia "Breaking Bad" -serie que estoy viendo en estos precisos momentos- en ese camión en cuyo interior se despacha todo tipo de armas cuidadosamente ordenadas.

🔼Humor magnífico, crítico y finísimo, algo que es inherente a este escritor. Se ve, por ejemplo, cuando Verhoeven corrige a la joven comisaria Merchand la ubicación exacta de Sarajevo que ella situaba en Serbia cuando en realidad está en Bosnia; o cuando, tras un rifirrafe amoroso habido con su actual pareja, reflexiona sobre un comportamiento femenino:
"Ella está de pie frente a la ventana, desnuda, pensativa, los brazos cruzados. Dice: "Se acabó, Camille", sin volverse siquiera hacia él. Después se viste sin decir palabra. En las novelas, con un minuto basta. En la realidad, una mujer desnuda tarda un tiempo enorme en volver a vestirse." (pág. 72)
🔼Novela haciéndose. El escritor, a través del pensamiento de uno de sus personajes, reflexiona
sobre posibles actitudes a tomar por otro/s coprotagonista/s:
"Ahí podría terminar la historia. El relato de una circunstancia desafortunada. Pero el más alto de los dos no lo considera así. Está claro que es el que manda y comprende de inmediato cómo están las cosas.¿Qué va a pasar con esta chica?¿Se despertará y empezará a gritar?¿O irrumpirá en la galería Mornier? Peor aún: ¿puede huir, sin que se den cuenta, por la salida de emergencia y buscar ayuda?¿Se esconderá en uno de los retretes, cogerá el móvil y llamará a la policía?" (pág. 13)
 🔼Giros en la trama más sorprendentes que en otras novelas de la serie con lo que el interés y suspense que me ha suscitado ha sido aún mayor.
🔼Recursos narrativos novedosos. Lemaitre gusta de jugar con el lector y lo hace con una maestría que proporciona un gran placer al lector. En un momento dado adelanta el resultado de una acción para después de exponerla con pelos y señales rompernos la cintura con el quiebro que nos da:
"Esa es una posibilidad. Pero Camille sabe desde hace tiempo que las cosas no sucederán de ese modo.
¡Wow, entonces...! Maestro del suspense sin duda, porque a renglón seguido nos suelta la siguiente reflexión filosófica:
 "Pensaba que se había dejado llevar por las circunstancias pero no es cierto.
Lo que nos ocurre es lo que nos construimos nosotros mismos.

Consideración final
En la reseña sobre "Álex" señalé el afecto que este autor francés siente por la literatura española.Ya en sus anteriores novelas me lo había parecido, pero al no haber leído más que un título del autor español al que voy a referirme no me atreví a declararlo en el post. Pero de nuevo en "Camille" esta semejanza, dado el tratamiento análogo de las historias, ha vuelto a resonar en mi cabeza. Y ahora sí creo estar en disposición de decir el nombre del escritor que yo considero el Lemaitre español. Me refiero a César Pérez Gellida del que sólo he leído -y reseñado- "Sarna con gusto" y "Cuchillo de palo".
Serie Verhoeven, Memento Mori, Cuchillo de palo
En mi opinión ambos autores mantienen en sus novelas un ritmo y un suspense álgidos; los dos presentan historias muy duras con algunas escenas espeluznantes por la crueldad y el dolor físico que unos personajes infringen a otros; manejan sabiamente el humor para dar descansos adecuados al lector; y sus narraciones son como muy visuales, muy susceptibles de ser llevadas a la `pantalla. De hecho, "Álex" de Lemaitre ya conoce versión cinematográfica y de la primera trilogía de Pérez Gellida, "Versos, canciones y trocitos de carne" se va a realizar una serie televisiva próximamente. Por último cada uno de ellos ha sabido construir un estilo propio que cala en el lector el cual -hablo por mí y por amigos que así me lo declaran- se convierte en un adicto del escritor en cuestión. Yo comencé antes con Pierre Lemaitre que con Pérez Gellida pero la dependencia hacia ambos es semejante. Lo confieso.

¿Compartís conmigo esta semejanza entre ambos autores?

21 nov. 2016

Sorteo de 8 libros en el blog "Las inquilinas de Netherfield"

6 comentarios:
Hace un momento me he apuntado al sorteo de Las Inquilinas Netherfield, 8 libros para 8 afortunados ganadores. 

El motivo de realizarlo es festejar debidamente su primer aniversario en la blogoesfera. Si queréis participar tenéis hasta el 17 de diciembre próximo. ¡¡Suerte!!


17 nov. 2016

James Rhodes: "Instrumental"

21 comentarios:
Me he acercado al único libro escrito hasta el momento por el compositor y pianista británico James Rhodes (Londres, 6 de marzo de 1975) por haber sido la lectura propuesta por Juan Dionisio, amigo y compañero de tertulia literaria. Pronto comprendí que, aparte de la tremenda experiencia personal que el autor cuenta, a JD, profesor y ejecutante de música clásica, le había atraído especialmente el poder terapéutico de la música y el empeño del músico inglés por sacar a la música clásica del pozo elitista y cada vez menos visitado donde se encuentra. Pero vayamos por partes.

El título
El libro se titula "Instrumental. Memorias de música, medicina y locura". En realidad este rótulo encierra con claridad suficiente el sentido de la obra. En primer lugar la palabra "instrumental" engloba en su polisemia a los instrumentos con los que hacer música (el piano en el caso de Rhodes), a la productora musical así llamada que al final del volumen el autor dice que está poniendo en marcha a fin de contribuir en lo posible a la salvación de la denominada música clásica, y también al uso de la misma como medio de curación, como instrumento terapéutico. Por ello el subtítulo 'memorias de música, medicina y locura' explicita con mayor claridad el contenido de la obra. Yo añadiría como colofón a este apartado que la propia escritura de estas memorias ha sido también para el autor instrumento terapéutico de curación que ha contribuido a la superación de la 'locura' o estado mental en que estaba por culpa de las experiencias vividas durante su niñez.

14 nov. 2016

En la Casa de Gabriel y Galán

14 comentarios:
En compañia de excelentes amigos he pasado unos días visitando la comarca de Las Hurdes en el norte de Cáceres. Como colofón de la visita decidimos parar en Guijo de Granadilla para ver la Casa-Museo del poeta José María Gabriel y Galán.

Cáceres, Poesía regionalista castellana, Extremadura, Castúo

Estoy convencido de que a muchos lectores el nombre del poeta no les sonará de nada. Ahí va un breve recordatorio:

José María Gabriel y Galán nació el 28 de junio de 1870 en Frades de la Sierra, pequeño pueblo de la provincia de Salamanca. Sus padres se dedicaban al cultivo de la tierra y la ganadería en terrenos de su propiedad. Su infancia la pasa en su pueblo natal y allí en su escuela aprende las primeras letras. A los 15 años se traslada a la capital, Salamanca, donde prosigue sus estudios y es allí donde escribe sus primeros versos.

En 1888 obtiene el título de maestro de escuela y es destinado al pueblo de Guijuelo, distante 20 Km. de su pueblo natal. Tras una corta estancia allí, se traslada a Madrid para estudiar en la Escuela Normal Central. El tipo de vida cosmopolita de la gran ciudad no le agrada en absoluto y pronto la abandona para ejercer de maestro en Piedrahita (Ávila). Aquí se acentúa la profunda religiosidad heredada de su madre y se va convirtiendo en un muchacho triste, melancólico, muy sensible y atento al mundo que le rodea.

De su monótona vida de soledad y tristeza vino a sacarle su enamoramiento,  hacia el año 1893, de Desideria con quien se casó en enero de 1898. Este casamiento imprime un giro radical a su vida: abandona la escuela de Piedrahita y se instala junto a su mujer en Guijo de Granadilla, en la casa de unos tíos muy acaudalados de Desideria que la habían proahijado. En el Guijo se dedicará a la
administración de una vasta dehesa extremeña conocida como "El Tejar", perteneciente a los tíos de su esposa. Esta dedicación le pone en contacto con el paisanaje de la zona: pastores, cabreros, aparceros, humildes campesinos...

El embargo, José María Gabriel y Galán, Pobreza. HurdesEl modo de vivir, las estrecheces por las que pasaban, las fatigas, las ilusiones... Todo, todo en esta tierra suscitó su atención, y especialmente la manera peculiar de comunicarse: el habla de la zona alto-extremeña que a inicios del siglo pasado fue bautizada como "castúo".  En su quehacer poético, aunque prosigue la línea de poesía regionalista que cultivaba anteriormente, sin embargo sustituye la temática tradicionalista de una religiosidad primitiva por otra más en línea con el naturalismo de denuncia de las injusticias y / o estrecheces por las que pasaban los humildes ('El embargo', 'La espigadora') y el canto idealizado de una vida y de unos trabajos campesinos que empezaban a mudar ('Pastores', 'La fuente vaquera'). También prosigue cantando la placidez de su vida familiar que le va dando descendencia que él agradece al Cristo de la ermita ('El Cristu benditu'), al tiempo que canta el amor que siente hacia su mujer ('Mi vaquerilla').


Su éxito y fama como poeta es grande al ganar muchos certámenes poéticos: los juegos florales de Salamanca del año 1901 con su poema "El Ama", los de Zaragoza del año siguiente con "Amor", pero también los de Lugo, Sevilla, Murcia, Béjar..., e incluso los de Buenos Aires en 1904 con su poema "Canto al trabajo". Su popularidad es inmensa y gana el favor de grandes intelectuales de la época como Miguel de Unamuno muy impresionado por poemas como 'El Ama' o 'La pedrada'.

El  poeta Joan Maragall prologa su obra "Extremeñas" y con evidente exageración llegará a decir:
“Todo el libro es así, vivo; todo él escrito en ese lenguaje desarrapado,es decir, vivo: escrito en dialecto, como la Iliada y la Divina Comedia; porque no son las lenguas las que hacen las obras, sino las obras las que hacen las lenguas. Y la poesía grande, la viva, la única, gusta mucho de brotar en dialectos
El filólogo Ramón Menéndez Pidal tras agradecerle el envío de "Castellanas" le pregunta
"¿El habla que V. refleja en sus poesías dialectales es la de Guijo de Granadilla o la de Frades de la Sierra? ¿O acaso escoge V. un habla mixta que no se ciña estrictamente a la de ninguno de estos dos pueblos?'. Y cuando le llega "Extremeñas" le comenta “Mi distinguido amigo: recibo sus Extremeñas que leo con mucho gusto y deleite, pues tan bien siente V. el alma del pueblo cuya lengua copia y tan variados aspectos sabe V. encontrar en ella. Varón lo releo siempre con gusto, y me parecen sobresalir entre las demás el Embargo y Cara de cielo. Ojalá veamos pronto nuevo tomo de V. que nos traiga sentimientos, tipos y palabras nuevas.",
y le pide aclaraciones sobre algunos términos: "Algunas hay en su libro que no comprendo (‘liendre’, ‘singana’, ‘pagos’, ‘guarrapos’, ‘engäero’, 'esparijilme’, ‘recencio’ = relente?, ‘embrochamos’, etc.)
Las Hurdes, Granadilla, Casar de Palomero, Guijo de GranadillaLa mayor parte de su poesía es de ambiente campesino y rural cantando la dureza de la vida de los habitantes de Las Hurdes descubriendo esta zona y sus costumbres mucho antes de que lo hiciera el doctor Marañón (Marañón acompañó al rey Alfonso XIII a visitar Las Hurdes entre los días 20 y 23 de junio de 1922) y antes de que el cineasta Luis Buñuel plasmase la vida miserable de la zona en 1932 con su documental "Tierra sin pan".

Gabriel y Galán murió repentinamente en 1905 con solo 35 años de un cólico miserere (apendicitis), según nos dijo el amabilísimo encargado de la Casa-Museo, o a consecuencia de una pulmonía mal curada, según rezan otras informaciones biográficas que he alcanzado a leer. Sea lo que fuere el caso es que se apagó una original voz poética que rápidamente fue sepultada por otros poetas del momento mayores que él en potencia lírica. Sin embargo, quizás por su profesión de maestro, durante muchos años del siglo pasado fue comportamiento común entre sus colegas de profesión hacer memorizar a los niños de sus escuelas algunos versos de estos poemas rurales del poeta de Frades de la Sierra. Hoy día muchos adultos pueden dar fe de ello como en la excursión por Las Hurdes pude comprobarlo personalmente.

Recitado de algunos de sus poemas (el texto escrito se puede buscar y seguir en esta página)

El Cristu benditu:


El Embargo:

Varón:

8 nov. 2016

Poesía: goce vital

17 comentarios:
Si algo alienta y alimenta la vida, ello son los libros. Dentro de esta inmensa categoría yo destacaría por encima de los de cualquier otra clase, los de poesía.

Celebración sobre Poesía,

La Poesía es el celofán que envuelve en su delicado y transparente papel plastificado, todo lo que consideramos de mayor valor, pero que, sorprendentemente, escondemos y hasta ninguneamos.  ¿Qué es ese ‘todo’, qué es ello? ¡Ah, amigo mío, para alcanzar a entenderlo precisamente está la Poesía! Si ya supiéramos en qué consiste lo inasible, la emoción intangible y la suspensión inefable… ¿a qué perder nuestro escaso tiempo en leer las errantes aproximaciones a ello que proporcionan los poemas?

Yo, -por propia experiencia-, os aseguro que entrar en el territorio de la Poesía, penetrar el poema, sumergirse en sus versos buceando hasta desentrañar el más profundo sentido, bajar hasta la zona abisal para a continuación apenas tocado el oscuro fondo con la punta del pie golpearlo  con fuerza a fin de emerger en la confianza de no perder el oculto sentido entrevisto, es ocupación deliciosa de puro placentera. Cierto es que a veces el  significado se resiste o va y viene hasta nuestra lucidez iluminando u oscureciendo la precisa comprensión, pero cuando se aprehende, cuando se le doma y uno se asienta sobre él, la Poesía –la Reina sin oposición alguna de la Literatura-, su lectura, su memorización, repentización y posterior declamación, constituye uno de los grandes placeres que puede deparar la Vida. Seamos hedonistas,  ¿por qué desperdiciar este goce?
Poesía, Reflexión literaria, Acción poética, Juan Carlos Galán
________________
Nota: El post anterior se puede leer también junto con otros en el último número de la revista Emblogrium



3 nov. 2016

César Pérez Gellida: "Cuchillo de palo"

17 comentarios:
De Pérez Gellida leí con mucho gusto no hará ni seis meses "Sarna con gusto", el primero de la trilogía "Refranes, Canciones y rastros de sangre". El segundo de esa misma serie es el que acabo de finalizar, "Cuchillo de palo", y mi impresión sobre el mismo ha sufrido variaciones según avanzaba en su lectura. Esta variabilidad en el juicio seguramente se haya debido a ser ya conocedor del 'estilo Gellida' y quedar sorprendido por la deriva de la historia en esta novela. Pero Gellida es mucho Gellida y sabe dar  al relato los giros precisos en los momentos adecuados, de modo que consigue salir airoso de esta novela en la que parecía a punto de precipitarse por un sendero delicado. Al menos a mí, ha logrado convencerme.
Pérez Gellida, trilogías, thriller, suspense

Sinopsis
Tras ser apartado del Cuerpo, Sancho ha resuelto dedicarse al suyo entregándose a los placeres de la carne en el lugar más apartado de sí mismo que ha logrado encontrar. Pero no hay rincón donde esconderse cuando es la desventura quien persigue. 
Paralelamente, Erika, Ólafur y su nuevo compañero, el arcángel redimido, Uriel, emprenden la obstinada persecución de los miembros de la infame organización criminal conocida como la Congregación de los Hombres Puros. Su objetivo no es otro que alcanzar la cúspide, pero la escalada les deparará una serie de riesgos que ni siquiera han sido capaces de evaluar

Mi impresión
La novela me ha sorprendido en muchos momentos y por muchos motivos. El primero, sin lugar a dudas, es encontrar a Ramiro Sancho viviendo en Vigo una vida desordenada y totalmente caótica fuera de la policía dado que como cualquier lector de "Sarna con gusto" sabe está expedientado por el mal resultado del secuestro de la hija del concejal vallisoletano Zúñiga. Por ello no extraña verle vivir sin ser policía aunque sorprende mucho encontrarle tan relajado en todos los aspectos. 

Pero la principal sorpresa es que en esta narración pase a primer plano la trama de la Congregación de los Hombres Puros, asociación que ya aparecía en la novela anterior aunque relegada a un lugar secundario que, -la verdad, todo hay que decirlo-, no se entendía muy bien qué pintaba allí. En el comentario que hice de "Sarna con gusto" [leer mi opinión aquí] escribí que la trama de "la organización secreta queda abierta a una clara continuación que, a buen seguro, se nos dará en las siguientes novelas  de la trilogía". Y en efecto mi sospecha se ha confirmado pues en "Cuchillo de palo" esta Congregación de corte masónico ocupa el grueso de la narración. Hasta tal punto tiene protagonismo en la novela que en ocasiones la propia peripecia del inspector Ramiro Sancho queda tan en un segundo plano que casi casi llegué a pensar que quizás Gellida en esta entrega hubiera decidido abandonar de una vez por todas el hilo narrativo del policía pucelano. ¿Os lo voy a aclarar? Pues naturalmente que no, tendréis que leer la novela para ver qué sucede. Es lo que tiene leer un thriller que siempre hay suspense, dudas y tal.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...