.header .widget { text-align:center;} .header img {margin:0 auto;}

11 sept. 2019

"El proyecto Williamson" de John Grisham. Best-seller de no ficción.

“El proyecto Williamson” de John Grisham es el otro libro que en principio iba a acompañar a “Magallanes” de Stefan Zweig en la no-nata reseña compartida 'A pares II'. Como cualquiera puede ver son importantes las diferencias en todos los aspectos entre uno y otro escritor. Estas diferencias y la indudable capacidad de cada uno de ellos para sostener por sí mismos una reseña individual es lo que me hizo divorciarles de esa probable “A pares II” en la que pensaba unirlos. También, como “Magallanes” de Zweig, esta obra de Grisham es de actualidad por dos cosas: la colección de novelas que encabeza y la serie que sobre ella se puede ver actualmente en Nettflix.


Nuevo Periodismo, Novela de no Ficción, John Grisham

Esta novela aparecida en Estados Unidos el año 2006 con el más orientativo título de "El hombre inocente" ("The innocent man") ha sido el volumen inaugural de la colección 'Casos de crímenes reales' que el diario 'El País' desde el fin de semana del pasado 7 de julio y hasta el del próximo 22 de diciembre puntualmente llevará a los kioskos. Algo más veraniego que comprar un título de un autor de best sellers para leerlo en la playa o durante el viaje en tren o avión no puede haber desde luego. Y he de confesar que la finalidad pretendida por mí al adquirirlo y de seguro por la editorial al publicarlo se alcanza totalmente: entretener/me. La verdad es que por mi parte ninguna cosa más pretendía lograr.

"Cuando no tienes dinero para hacer valer tus derechos, estás a merced del sistema judicial. Y, una vez dentro del sistema, es casi imposible salir, aunque seas inocente." (pág. 354)
La frase anterior creo que sintetiza fielmente el asunto que se dirime en este relato. Un joven exitoso, Ron Williamson, de una pequeña localidad estadounidense (Ada, condado de Pontotoc, Oklahoma), que fue durante su adolescencia y primera juventud prometedora estrella de beisbol al fichar por equipos de mayor nivel ve cómo su estrella se va apagando con rapidez hasta el punto de llegar a desaparecer. En ese momento Ron inicia una etapa de vagabundeo por locales de estriptis, consumo inmoderado de alcohol, peleas y constante repetición a quienquiera que aguantase su perorata de cómo iba a triunfar en el mundo del deporte que le había vuelto definitivamente la espalda.

Los problemas a este joven inadaptado -mejor sería decir, fracasado- social le llegan cuando Debbie Sue Carter, joven camarera en Ada de un club nocturno, es violada y asesinada tras salir del trabajo. El 'Coachlight', local donde ella trabajaba, es muy conocido en la ciudad y a él podría decirse que acuden todos los jóvenes del lugar. Esa noche Ron no lo ha hecho; según afirma su madre la ha pasado durmiendo en su casa, pero de nada le valdrá esta coartada porque los policías locales están empecinados en que él es el culpable. Sólo tienen un pequeño problema: no tienen pruebas de la culpabilidad de Ron. Será seis años después de la muerte de Debbie cuando por fin el fiscal y la policía logren reunir 'pruebas' para detenerle junto a su amigo Dennis Fritz con quien muchos fines de semana se emborrachaba y endilgarles así a ambos el marrón de la violación y muerte de la camarera dell Club nocturno 'Coachlight'.

Ron y Dennis serán juzgados en piezas separadas y condenados el primero a Pena de Muerte y el segundo a Cadena Perpetua. Gracias a la existencia del denominado Proyecto Inocencia, el compañero de desgracias de Ron, Dennis Fritz, será ayudado por quienes participan en él,. Lograrán provocar un nuevo juicio de su caso. Por su parte Ron estará a pocos días de ver cómo la novedosa pena de muerte por inyección letal instaurada en el estado de Oklahoma se ejecutaba en su persona. Afortunadamente el juez Frank Seay y sus asistentes (Vicky Hillebrand, Jim Payne, y Fail Seward) a quien cayó aleatoriamente el recurso de Habeas Corpus presentado por la abogada de Ron, Haber Chesley, lo atenderá y así salvará a Ron de la muerte. En el juicio que siguió los abogados de Ron, Mark Barrett, Sara Bonell y Harry Scheck, lograrán echar por tierra las falsas pruebas presentadas por los de la acusación (Bill Peterson, Nancy Shew y Chris Ross).

Ronald Keith Williamson volvió a ser un ser libre tras doce años de injusto encarcelamiento. Sus hermanas, Annette y Renée,  siempre lo asistieron y cuidaron sabedoras de los problemas de bipolaridad que desde su temprana adolescencia Ron arrastraba y que estuvieron siempre en la base de la deriva que tomó su vida. Pero esta problemática y la mala gestión de la misma llevada a cabo por los médicos y por el mismo enfermo no justifican para nada la falta de ética y profesionalidad que el equipo policial de la ciudad de Ada practicó a la hora de querer endilgar el muerto a este débil ser humano.

John Grisham escribe en esta novela sobre un caso real sucedido en esa localidad de Oklahoma el 8 de diciembre de 1982 y que dio con los huesos de Ron  en la cárcel seis años más tarde, cárcel de donde no volvería a salir hasta el año 2000. El funcionamiento de la Justicia norteamericana, la corrupción moral de la policía que fabrica pruebas falsas que pueden llevar a un inocente a la muerte, y también el acorchamiento mental de la sociedad americana que no se cuestiona la veracidad o no de una acusación policial son denunciados enérgicamente por el autor de thrillers legales en esta novela de no ficción que se me hizo algo pesada en algún momento, aunque su inicio es fulgurante y muy atractivo en mi opinión.
"Por el hecho de ser un blanco de una ciudad blanca, arrestado por policías blancos, acusado por un fiscal blanco y declarado culpable por un jurado blanco, se convirtió en el personaje preferido de todos los reporteros y periodistas. Semejantes abusos podían ser frecuentes entre los pobres y las minorías étnicas, pero no entre los ciudadanos normales de una pequeña ciudad." (pág 373)
En 2018 se ha hecho una miniserie televisiva basada en este título; miniserie que he comenzado a ver pero que he decidido abandonar en su segundo episodio por resultarme tediosa y aburrida. Es evidente que en esta ocasión para la no ficción me parece mejor la escritura que la imagen pues ésta convierte el caso en un mero documental, cosa que en esta novela de no-ficción no sucede.



Nota: Los thrillers legales de John Grisham me resultan muy entretenidos. He leído y reseñado en este blog algunos de ellos: "El estafador", "El último testigo", "Un abogado rebelde" y "El soborno" (pinchando en los títulos se accede a las reseñas)


12 comentarios:

  1. Pues he leído algo de este autor, pero hace tanto tiempo que no recuerdo si me gustaba o no. Tan solo que, en muchas ocasiones, los aspectos jurídicos de este tipo de novelas me llegan a resultar pesados, incluso en las películas y eso que hay muchas memorables.
    No conocía las publicaciones que mencionas de El País. Le echaré un ojo.

    Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ángela:
      Sí, echa un ojo a estas novelas que están saliendo todos los domingos a 5'95€ o algo aís. Seguro que alguna te gusta.
      Un beso

      Eliminar
  2. ¡Hola Juan Carlos! Ya le había echado el ojo a esta colección de crímenes reales de El País, a ver si consigo que los recibamos en la biblioteca, porque la verdad es que tiene muy buena pinta y por lo que veo te ha gustado. A este autor todavía no he tenido el placer de leerle y te agradezco que comentes lo de la serie de Netflix, por si en algún momento se me hubiera pasado por la cabeza verla.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marian:
      es cierto que muchos títulos los habrás leído o los tendrás por ahí a mano porque no son publicaciones de ayer mismo, claro. Yo he ido viendo los títulos y sólo compro aquellos que me parecen interesantes como me sucedió con éste y voy a hacer este domingo 15 con el que va a salir que es de Isabel Pisano y se titula "Denise". De esta mujer no he leído nada y su biografía es cuando menos curiosa y variopinta. A ver qué tal.
      Besos

      Eliminar
  3. Los thriller legales de este autor me encantan. Este libro lo leí hace años en unas vacaciones.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea que lo recuerdas con agrado. me complace, pues, que mi reseña, te haya servido para refrescar tu memoria.
      Un beso

      Eliminar
  4. Me encantan los thrillers legales o judiciales y de este autor, en su momento, lo leía absolutamente todo. No me importaría nada cruzarme con esta novela o cualquier otra suya.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta tiene la peculiaridad de ser un caso real. Quizás por ello la historia resulte más espeluznante. Ya me dirás si llegas a leerla qué te ha parecido
      Un beso

      Eliminar
  5. Hubo un tiempo en que las novelas de John Grisham me atraían soberanamente y me leí un buen número de ellas (así como sus adaptaciones cinematográficas) y creo recordar que esta fue la última que leí y la que me dejó más impresionado por basarse en hechos reales. Comprendí, una vez más, cuán frágil puede ser la vida de un ser humano en función de en qué manos recae su acusación y juicio. Que unas simples pruebas circunstanciales y la mala reputación lleven a una persona al corredor de la muerte es horrible. Y aunque finalmente alguien tuvo el buen sentido y la pericia de estudiar de nuevo su caso y apostar por su inocencia, dándole así una segunda oportunidad de ser juzgado "como dios manda", salió de su confinamiento hecho una piltrafa humana, viviendo una vida en libertad que no se la deseo a nadie. Cómo el éxito mal digerido puede llevar a un ser humano a esa deriva es otro drama que, por desgracia, sucede entre las estrellas de cine, música y del deporte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Josep:
      Me ha encantado tu comentario. Es cierto cuanto dices. Casi lo que más me agrada de John Grisham es esta denuncia que hace de la impunidad con que el Poder (aquí policías y fiscalía de una pequeña ciudad de provincias) puede condenar a alguien sin pruebas reales; impresiona leer que unos ineptos policías solo por salvar su prestigio y carrera profesional son capaces de enviar a un ser humano al corredor de la muerte, mejor sería decir a la muerte, porque es allí a donde lo enviaron y de lo que se salvó de milagro gracias a que no todos los polis y juristas son iguales..., ¡afortunadamente!
      Y como comentas es interesantísimo en esta novela la presentación que hace de este deportista famoso unos años, pero fracasado social y personalmente el resto de su vida. Y no es asunto extraño porque todos los días vemos cómo personajes del espectáculo y del deporte (Blanca Fdez Ochoa, sería la última) se precipitan en caída libre una vez perdido el aplauso del público.
      Las novelas de Grisham son entretenidas aunque también es cierto que si se le lee con continuidad pronto se le ven los palos del sonbrajo, vamos quiero decir, que el esquema narrativo suele ser repetitivo. Por eso yo procuro poner distancia temporal en las lecturas de sus novelas, que en general me entretienen muchísimo.
      Un fuerte abrazo, Josep (¡¡Feliz Diada!!)

      Eliminar
  6. Me gustan el autor y su obra, me despiertan un gusanillo en el estómago cuando las leo que me encanta 😅😅😅

    Buenísima reseña.
    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  7. Nada más distante que la literatura de John Grisham y la de Stefan Zweig. Creo que merecían reseñas separadas.
    Mi padre hubiera disfrutado mucho esa colección de El País. Era un gran forofo del género negro y policíaco y gran aficionado a las colecciones de periódicos, tanto en películas como en libros. Todo lo que he leído de Grisham (que tampoco es mucho) se lo he cogido a él y la verdad es que lo he disfrutado.
    No creo que lea el libro, pero sí que buscaré la serie en Netflix.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...