22 jul. 2016

El centenario de un Nobel: Camilo J. Cela

Cela, Camilo J. Cela, Camilo José Cela, Camilo José Cela Trulock
 ©  Fundación Pública Gallega Camilo José Cela
Pasados ya casi dos meses del 11 de mayo de 1916, fecha de su  nacimiento "en Iría Flavia, ayuntamiento de Padrón, diócesis de Santiago de Compostela, provincia de La Coruña", -dice el propio Cela en "La Rosa", el libro de memorias que publicó en 1959-, la Biblioteca Nacional de España, en colaboración con la Fundación Pública Gallega 'Camilo José Cela' y Acción Cultura Española, ha organizado una exposición en su homenaje titulada 
"CJC: 1916-2016. El Centenario de un Nobel. Un libro y toda la soledad".  


Visité la exposición el pasado fin de semana pasado y me sorprendió gratamente pues hasta ésta otras semejantes organizadas en la Biblioteca Nacional siempre me habían dejado un regusto de insatisfacción por la escasa iluminación de los documentos expuestos y el escasísimo didactismo de las mismas. Sin embargo la de CJC es digna de ser visitada por todo lo contrario, su perfecta organización, la visualización en reproducciones a gran tamaño de cuadernos y páginas manuscritas del escritor, así como por la perfecta iluminación de los elementos expuestos. Una delicia verla.

Sobre ella dejo aquí un magnífico video en el que Adolfo Sotelo Vázquez, comisario de la muestra, explica la estructura de la misma al tiempo que en imágenes aparecen algunos de los más de 650 documentos (cuadernos, libros, fotografías, cuadros, hojas manuscritas, medallas, etc.) que se pueden contemplar en esta muy bien organizada exhibición. Creo que el video es más que suficiente para animar a la visita del merecidísimo homenaje que desde el pasado día 5 de julio y hasta el próximo 25 de septiembre se realiza en la BNE (Paseo de Recoletods, 20, 28001, Madrid) a este contradictorio y personalísimo carácter que fue Camilo José Cela Trulock, el quinto escritor español ganador del premio Nobel de Literatura. La actitud pública chocante y a veces chocarrera durante sus últimos años de vida hizo flaco favor a la inmensa calidad de su obra literaria. Esta exposición sirve al visitante para reponer al creador al lugar de mérito y trabajo en que siempre estuvo y que jamás debió de abandonar.



Para finalizar quiero simplemente advertir de que aunque el horario es continuado de 10 a 20 horas de martes a sábados, y de 10 a 14 h., domingos y festivos, yo que entré en la exposición el pasado sábado con mi amigo J. un poco antes de las 19:00 tuvimos que contemplar a buen paso las últimas mesas y los paneles sobre los años finales del escritor (la muestra está organizada cronológicamente) pues conserjes y vigilantes de seguridad, seguramente deseosos de dar fin a su jornada laboral, nos advirtieron del cierre de puertas de la Biblioteca 15 minutos antes de la hora anunciada. Esta premura nos estropeó el magnífico sabor de boca que hasta ese momento teníamos pues pocas veces habíamos disfrutado tanto en una exhibición de esta naturaleza.

10 comentarios:

  1. Tengo que pasar unos días por Madrid a final de mes, de modo que me animaré a ver esta exposición. Lo de Madrid me alucina: siempre hay de todo a disposición de todos.

    Supongo que, por lo que dices de las exposiciones, hablas, entre otras, de la de Cervantes. Yo me dejé los ojos. No sé si se puede poner más luz; lo que sí que sé es que no se veía bien y todos nos acercábamos, nos quitábamos o poníamos las gafas (según).

    Vamos, que iré.

    No conozco bien su obra. Ahora que lo pienso, he leído poco más de media docena de sus obras. Además de las maravillas habituales, recomiendo "Oficio de tinieblas 5", una rareza, un experimento tal vez que no parece en absoluto de Cela. Me borré con una de sus últimas obras, no recuerdo cuál: excelente prosa que me dejó completamente frío, como si fuera un ejercicio de estilo de alguien que sin parpadear es capaz de pergeñar un libro màs que notable. Pero -insisto- vacío.

    Es una pena que hiciera de sí mismo un personaje. Porque su obra se resintió, y porque muchos no se acercan a ella por ser el autor quien es. Yo creo que se lo pierden. De modo que iré a la exposicion a recuperar al mejor Cela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Atticus:

      En primer lugar muchísimas gracias por tu amplio comentario, me ha encantado. Luego ya, decirte que comparto todas tus apreciaciones.

      Sí, me refiero entre otras a la de Cervantes. Una pena su escasa iluminación y la deficiente o al menos cuestionable disposición de los atriles y expositores. Me gustaría que cuando veas esta de CJC me comentases qué te ha parecido este aspecto.

      En cuanto a la obra de Cela y el personaje que se construyó pues qué decirte que compartamos: prosa excelente, escritor que no se conformó con un estilo e indagaba en cada una de sus obras, al final ("Madera de boj", sobre todo) decayó bastante; incluso esta última obra tuvo denuncias de plagio..., en fin, una pena. Y el personaje circense que se construyó otra pena pues al final es lo que queda en el recuerdo de los no muy lectores: el Cela que era capaz de absorber un litro de agua por el ano (era una boutade, claro) y el que soltaba tacos gordísimos siendo un académico y Nobel importante.

      De sus obras yo destacaría sobre todas "La colmena" y "Mazurca para dos muertos"; de sus libros mde viajes, "Viaje a la Alcarria" sin duda alguna. La pena que me da este autor de los años 40 es que como a muchos de su generación les ha ocurrido (Delibes sin ir más lejos) su obra no ha envejecido bien o, mejor dicho, se ha hecho vieja rápidamente y ha perdido el favor de los jóvenes. Delibes, he de decirlo, se mantiene en este terreno con más solidez que Cela.

      Si vas a la exposición calcúlale al menos 1:30'. Creo que no te defrauda´ra.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. Cela es en sí mismo una contradicción. el joven caminante que nos describía con pluma de cronista sus andares por la Alcarria, dándonos detalladas pruebas de la España profunda sumida todavía en la miseria de la postguerra. el Cela de "La familia de Pascual Duarte" rotundo y crítico con los años más duros del franquismo... "La colmena" "San Camilo" "Mazurca para dos muertos".
    Pero después vino algo así como el Cela del espectáculo mediático, aquél que anunciaba en la televisión productos turísticos acompañado de una exuberante mujer negra convertida en chófer.y sobre todo un Camilo José Cela mal hablado y arisco que no dejó buen recuerdo entre los que no conocen las otras facetas.
    Y es que este autor fue todo un personaje.
    Me alegro que disfrutaras en la exposición.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Francisco, disfruté con esta exposición. Bueno, bueno, se me pasó en mi respuesta a Atticus, "La familia de Pascual Duarte", literatura de muchos quilates. Gracias por añadirla en tu comentario.

      En fin, amigo, que si estás en Madrid y si no, cuando regreses a la capi, hazte una escapadita a la BNE. Creo que te gustará ña exposición sobre el escritor y sobre el pintoresco personaje.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Me quejaba de que el centenario de la muerte de Cervantes estaba pasando sin pena ni gloria, pero resulta que hay otros autores que aún tienen menos consideración entre nuestros dirigentes culturales. No tenía ni idea de que este año era también el centenario, pero del nacimiento, de otro grande de nuestras letras.
    Cela siempre fue un personaje controvertido, alguno de sus comportamientos dejaron mucho que desear, pero su calidad literaria es incuestionable. Leí La colmena de adolescente y me dejó impactada; muchos años después la volví a leer y me gustó aún mucho más.
    Me pasaré por la Biblioteca Nacional a ver la exposición, muchas gracias por informarme.
    Un beso, Juan Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos nuestros dirigentes (gobernantes, oposición y aledaños) utilizan la cultura exclusivamente de florero pues ningún político se pone en serio a ello. Luego está el uso torticero de los autores: a éste lo veto porque fue o es comunista, socialista, falangista, nacionalista, del PP, de Podemos, del PSOE... o vete tú a saber de qué otra cosa; y al contrario todo para éste o aquél pues está próximo o es comunista, socialista, falangista, nacionalista, del PP, de Podemos, del PSOE... o vete tú a saber de qué otra cosa. En fin, que así nos va y por ello con tan amplias miras de unos y otros no me extraña que políticamente estemos donde estamos pues si así se comportan con los fallecidos qué no harán entre ellos que están vivitos y coleando, pues odiarse profundamente y no avanzar en lo que a todos los ciudadanos nos interesa.

      Bueno tras esta reflexión político-cultural, paso a reomendarte la visita de la exposición, pues la literatura de CJC lo merece, no así el personaje pelele que él mismo se construyó.

      Un beso

      Eliminar
  4. Hoy estaba releyendo un libro de Pérez-Reverte, "Con ánimo de ofender", una recopilación de artículos, y decía que conoció a Jorge Cela, corrector de estilo en "Pueblo". Habla de él en términos muy elogiosos (ed. Alfaguara, p. 346), no así de su hermano.

    De cualquier modo, como ya hemos dicho, Cela hay que leerlo más allá de su personaje. Ni siquiera el hecho de que fuera un soplón del franquismo y un censor empañan su excelente prosa. Hay que evitar el sectarismo. Otra cosa es la Historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visitar la exposición sirve entre otras cosas para ver cómo en los difíciles años de la posguerra CJC se buscaba la vida y cómo logró entrar en los equipos de censura gracias a ser de los pocos que sabían algo de literatura y tal. Pero él mismo se las tuvo con la Censura a propósito de "La Colmena" durante muchos años hasta el punto que hubo de enviarla fuera de España para publicarla en la Argentina. Literariamente si para algo sirvió a la novela española el que Cela recalase brevemente en la Censura fue para que él mismo se diese el nihil obstat para "La familia de Pascual Duarte"; a raiz de este episodio fue expulsado de la misma.
      Pero como bien dices en literatura y otras artes el contexto en que vive el creador importa, claro que sí, pero mucho más la obra creada. Y la de Cela, reconozcámoslo, es, pese a todo y salvo alguna/s excepción/-es, una Obra importante y digna de admiración.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Estuve ayer en la exposición. Te doy la razón en todo: es didáctica, está bien iluminada, tiene el perfecto equilibrio entre el rigor y la divulgación... Se tarda en ver y leer todo lo que hay, como dices, más de una hora, por lo que conviene ir con tiempo. Es sobre Cela, pero no vi una apología de cierto Cela, obviando el otro Cela,las malas críticas de sus peores libros, el personaje más grotesco, insultador y que ha de buscarse la vida haciendo cosas que no siempre compartimos. No se recrea en esto, pero tampoco lo silencia. Y, por supuesto, está lo del Nobel, sus desconocidas pinturas y unas cuantas informaciones sobre "Oficio de Tinieblas 5", que a mí me encantó y no suele citarse.

    O sea, que muy recomendable. Y, naturalmente, más recomendable aún su literatura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que coincidamos en la apreción sobre la exposición de Cela. Una exposición muy recomendable, en verdad.

      Un fuerte abrazo, Atticus

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...