16 may. 2016

Marta Sanz: "Farándula", Premio Herralde 2015

De "Farándula" he sacado en claro fundamentalmente una cosa, que "Eva al desnudo" (1950) de  Joseph L. Mankiewicz es una magnífica película. Gracias a la lectura de este libro, Premio Herralde de Novela 2015, he visto -o vuelto a ver, ya no sabría decirlo- esta joya cinematográfica; y agradezco desde aquí al blog de Montserrat Gracia, "Pasión por el Cine Clásico", la magnífica crítica que allí se puede leer y la perfecta visualización del film.

Farándula, manipulación del lenguaje, "gente", "público", "éxito"

¿Pero qué tiene que ver lo anterior con la novela de Marta Sanz? Pues mucho porque el asunto de esta novela, la situación que da pie al narrador para dar un repaso al mundo del Teatro, a la Farándula, gira en torno a un grupo de actores que, en el contexto de la crisis económica, ensaya la adaptación teatral de la película de Mankiewicz, "All about Eve" (en español "Eva al desnudo"). La autora realiza un  paralelismo entre lo acaecido a los personajes del film norteamericano que representan una obra teatral y lo que sucede a los componentes del elenco actoral español que ensaya la adaptación del film a la escena

Celeste Holm, Bette Davis, George Sanders, Anne Baxter, Gary Merrill, Hugh Marlowe
En mi opinión es bastante conveniente visionar la obra de  Joseph L. Mankiewicz que mereció nada más y nada menos que cinco premios Óscar: Mejor película, Mejor dirección, Mejor actor de reparto (George Sanders), Mejor sonido y Mejor guión adaptado ( Joseph L. Mankiewicz). La película resulta de la adaptación al cine del cuento The Wisdom of Eve, de Mary Orr (1910 - 2006), un cuento de nueve páginas que se había publicado por primera vez en mayo de 1946 en la revista Cosmopolitan, y que estaba inspirado en la historia de una mujer que había sido secretaria de la actriz Elisabeth Bergner. La importancia de "visitar" la cinta de Mankiewicz radica en que Marta Sanz realiza una trasposición, una declarada analogía entre algunos personajes de su novela y los de la obra que estos ensayan. Y no sólo entre personajes sino yo diría que el asunto de una y otra obra es el mismo: las estrellas del teatro se apagan con el tiempo, dimensión que en el mundo de la farándula se manifiesta de manera implacable. Los jóvenes piden paso y no se paran en barras a la hora de desbancar a una estrella de las tablas o del celuloide por muy encumbrada que ésta se sienta.

Este asunto del Tiempo, Marta Sanz no lo plantea sólo dentro del ambiente teatral sino que lo lleva al común campo vital. Si ya es duro verse sustituido en el mundo de la representación por un actor/actriz más joven, más pujante, etc. ..., encontrarse al final de la vida reducido a un despojo y en manos de los demás, es algo doloroso por demás. Valeria Falcón, personaje principal de esta novela, no desea verse en el estado al que la vida teatral y la real han arrastrado a Ana Urrutia que a sus muchos años de edad se ve viviendo de la caridad nacida de ella misma, Valeria, o de la de algún antiguo amante, Daniel Valls.

Además del deterioro y desgaste vital, la novela bordea, y a veces penetra decididamente en la situación socio-económica española del momento en que se sitúa el relato. Concretamente estamos en plena crisis con recortes por todas partes, el mundo del teatro está sin subvenciones y las condiciones laborales han empeorado considerablemente. Hay actores, ahora en paro, que en el pasado lucharon mucho y bien por mejorar las condiciones laborales del colectivo (Mariana Galán, 'Mari', y  Adolfo Villaseca, 'Fito'), hay estrellas que se ven señalados y condenados a no recibor ofertas laborales por haber firmado un manifiesto político (Daniel Valls), hay estrellas que deben buscarse las habichuelas con trabajos auxiliares dada la precariedad laboral del sector (Valeria Falcón da clases de interpretación en una academia; Natalia de Miguel explota su hermoso físico en un reality televisivo), etc.

¿Novela política?
En cierto sentido podría decirse que estamos ante una de esas novelas que vienen a engrosar la tendencia llamada por algunos "Novela de la crisis". En este sentido Marta Sanz se muestra crítica con el vaciamiento semántico que ciertos movimientos han realizado de algunos términos léxicos utilizados por éstos como meros señuelos o engañifas a fin de llevar las aguas del descontento a su concreto molino. Son vocablos como los siguientes: "gente" («Nosotros no tenemos miedo de la gente. Nosotros somos ellos», "público" («una frase de las memorias de Lillian Hellman que nunca había entendido del todo: "Elena me lleva a escuchar el concierto de Richter esta noche. Él es muy bueno, pero el público es mejor…" El público es mejor»), "caridad", "respeto", "éxito" («Y se ven siempre niños con cincuenta, sesenta años, esperando el santo advenimiento, esa suerte que, conjugada con el talento personal y la capacidad de trabajo, es condición indispensable para alcanzar el éxito. ») ... que se manejan, se sacan y se esconden a voluntad, siempre con clara intención manipuladora.

Isaac Rosa, Novela social, Novela de la crisis, Novela política
Quizás esta novela cumpla algunas de las condiciones marcadas por Isaac Rosa en su Decálogo para escribir una Novela Política, sobre todo el punto referido a lo que Rosa denomina el "Itinerario", o sea, tener claro de donde se parte y a donde se quiere llegar. La novela se inicia en la Puerta del Sol donde a Valeria Falcón se le queda encallado el tacón de su zapato mientras se dirige a casa de Ana Urrutia. Al final de la misma aparece ese "dia otoñal" en que la misma autora se ve subsumida en la propia historia que cuenta:
"Nos exponemos —¿o exponen?— dentro de la urna en medio del jardín en un ventoso y desapacible —ésa es justo la palabra que siempre ando buscando— día otoñal: los que aprietan las teclas o agarran el bolígrafo, diestros o zurdos, Valeria Falcón, yo, Galdós y Valle, Natalia Ginzburg, Cesare Pavese, Dash y Lillian Hellman, Marguerite, Jean-Paul, Patricia Highsmith con su gesto de bulldog, Fiódor Dostoievski, todos, en última instancia, desnudos, delante o detrás del pelotón de fusilamiento y de la ofrenda de flores." (pág. 175)
y con la que viene a reivindicar, a pedir, a demandar (¡uy me estoy contagiandode su estilo!) la necesidad de implicarse en la acción. Sí, puede ser una válida interpretación, ¿por qué no?

Mi opinión sobre la novela
A mí, en general, la novela... me ha gustado... ¡regular! Vamos, que no me ha llenado totalmente, que me ha parecido un producto ocasional, una escritura más del campo periodístico que del literario. Me explico: Quiero decir que, en mi opinión, la novela pierde  alcance, universalidad, al remitir de un modo bastante explícito a una realidad socio-política en la que estamos inmersos; habría habido, quizás, una manera de solventar esta tara, y sería haber expresado lo anterior con un lenguaje que hiciese entrar la novela en la Literatura con mayúsculas, algo que en mi opinión la autora no consigue.  En  "Farándula" Marta Sanz se manifiesta como la magnífica articulista que es, resultando, por momentos, su novela un poquito 'Novela Frankestein' pues parece estar construída a base de artículos, unos mejores y otros menos buenos, pero todos ellos debidamente engarzados en la narración. No otra explicación encuentro a esas largas enumeraciones que de vez en cuando deja caer y que me han hecho recordar los imperativos de extensión a que los articulistas se ven obligados en razón del espacio concedido por el medio donde escriben

Marta Sanz, "Eva al desnudo", "Farándula", Premio Herralde 2015
Con todo y con eso Marta Sanz que con ésta ya ha sacado a la luz once novelas, ha ganado premios importantes como el Premio Ojo Crítico de Narrativa que en 2001 obtuvo con "Los mejores tiempos",  fue finalista del Premio Nadal 2006 con "Susana y los viejos" y el Premio Herralde de Novela 2015 con el título que estoy reseñando: "Farándula". Lo anterior en mi opinión revela que cualidades literarias no le faltan aunque como se dice en la película "Trumbo" -hace poco reseñada en este mismo blog [leer reseña aquí]- al referirse a un guión cinematográfico: "Ahí hay una buena historia, pero hay algo que falla". Qué sea ello, no sabría decirlo con claridad, pero es evidente que algo falta y eso que recursos literarios interesantes no los rehúye la escritora madrleña, como se ve en la utilización de:
  • Monologos interiores abundantes que en el caso de Ana Urrutia derivan en auténticos flujos de conciencia en los estadíos avanzados de su enfermedad:
"En esta apartada orilla, juro que no volveré a pasar hambre y que nunca, nunca, seré como Gloria Swanson. La falconcita sí es, sí, un poco Swanson. A ella también le pagó Dios las exequias. Pro-nun-cia-ción, dice Valeria. Cuando viene a verme pongo cara de buena persona." (pág. 155).
  •  Metáforas continuadas que se convierten en puras alegorías:
"Era un público rarísimo. No era el habitual: las mujeres maduras, los jóvenes entusiastas, los matrimonios hartos de estar encerrados en casa viendo la televisión. [...] No pertenecían a la misma cuadra. [...] Mili tenía los costados heridos por la presión de las cinchas mientras que todos aquellos caballos eran los unicornios, con la crin teñida de púrpura, de las fantasías cursis." (pág. 129)
  • Largas y constantes enumeraciones sin o con conjunciones que, -algunas de ellas-, consiguen dar al relato un hermoso halo poético :
"Madrid, de noche, bajo el vapor etílico, no exhibía ninguna de esas máculas visibles bajo su luz velazqueña: la suciedad adherida al pavimento, los locales abandonados, el olor a zotal, los precintos, los talleres clandestinos de costura, los limosneros, la reja echada que ha dejado de chirriar, las colas de la sopa boba, los durmientes de intemperie, los restaurantes de los que sale mal olor, las cucarachas en el portal, los locales comerciales habitados por individuos a los que casi nunca se les ve la cara." (pág. 94)
"Lorenzo se acordó de Agustín González y de José Luis López Vázquez. Se acordó de José María Rodero. De Bódalo y de Luis Prendes. De José María Prada. De Landa. Incluso se le pasaron por la cabeza sir Laurence Olivier, Jack Lemmon y Bob Hoskins. Charles Laughton. Mastroianni. Tony Curtís, que hacía abdominales para preparar sus papeles en Espartaco y Los vikingos. Charlton Heston, que entrenaría para interpretar Ben-Hur." (pág. 102)

Conclusión
 Como la misma autora ha llegado a declarar en alguna ocasión, para ella la trama en las novelas no es condición imprescindible:
"La decisión estética de privilegiar la trama por encima de otros elementos narrativos, esa estrategia estética, es la expresión de una ideología neoliberal que busca la asequibilidad y la comercialidad de los textos.[…]
 A qué le llamamos escribir bien, a qué le llamamos un narrador ágil, por qué escribir bien se asocia con ser un virtuoso constructor de tramas, en cuatro rasgos, con no ser informativo, con no hablar de política en la literatura, con ser expresivo y no explicativo.»
(tomado de http://www.jotdown.es/2016/03/marta-sanz/)
 Esta decisión de autora, totalmente legítima, conlleva el que la novela pierda atractivo para el lector al eliminar el componente del suspense, de la intriga, del 'cómo_acabará_la_historia'. Y es que Marta Sanz, al igual que otros autores (pienso ahora en Isaac Rosa, por ejemplo), quiere volver con su literatura a habitar los espacios lejanos de la novela social, afortunadamente más en la faceta Luis Martín Santos que años 50. ¿Es novedosa esta idea? No, desde luego. Hay autores recientes como el magnífico Rafael Chirbes que han transitado magníficamente bien estas carreteras [leer reseña sobre "En la orilla" aquí]. La diferencia entre él y otros es que Chirbes no desdeña desde torres de marfil el entretenimiento del lector, el deseo de éste de redondear una historia, de 'ver cómo acaba' y por lo tanto de seguir y seguir leyendo. Y este componente esencial, en "Farándula" yo no lo he visto; y por la entrevista leída en la revista "Jot Down" veo que Marta Sanz menosprecia la trama por parecerle 
que ese elemento narrativo tiene mucho que ver con el discurso de seducción que predomina en unas sociedades de ideología neoliberal donde de lo que se trata es de complacer al lector como un cliente. [...] Me interesa más la construcción de los personajes. El punto de vista y la voz. [...] Me interesa más la prospección psicológica, me interesa más el lenguaje. Y me interesa más la calidad de página que propiamente lo que es la trama. (ibidem)
"All about Eve", Mankiewitz, Bette Davis, Anne Baxter, Marilyn Monroe
Como declaración no está mal, lo malo es que en la construcción de personajes ella toma los ejemplos de la película de Mankiewitz y simplemente los traplanta al contexto actual español en forma de estereotipos sociales con lo que la prospección psicológica yo no la he visto. Lo bueno -y en esto sí que coincido con ella- es que consigue algunas páginas de gran calidad, pero que, como ya he dicho antes, más parecen reflexiones de articulista que de novelista. En general su concepción de la narrativa visible en "Farándula" provoca que la novela se caiga por momentos de las manos pues, al menos a mí me resulta algo aburrido que a estas alturas alguien venga a despabilarme porque, según parece, yo no me doy cuenta de las cosas, ¡por Dios! 

Y para mí lo mejor de haber escrito este post es la epifanía que he alcanzado (je, je... Es expresión muy propia del asunto tratado) que me ha revelado la tara, me ha hecho descubrir lo que falla en esta narración: No hay trama, no hay emoción, no hay suspense, no hay intriga en ella ..., y eso, claro, por mucha técnica y denuncia que contenga, lleva al aburrimiento.

26 comentarios:

  1. Pues te voy a hacer caso. Lo dejo pasar. sin trama ni suspense...no vamos bien.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. Pues que quieres que te diga, ese "me ha llenado regular" me dice mucho, la voy a dejar pasar. Y Eva al desnudo es una película magnífica, un clásico imprescindible.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Eva al desnudo" es un peliculón. Todo en ella es en aumentativo: peliculón, actorazos, directorazo, temazo..., ¡la de Dios! Y la web de Montserrat Gracia en la que la vi, una página ¡¡m-a-r-a-v-i-l-l-o-s-a!! Te la recomiendo vivamente.

      Besos

      Eliminar
    2. Qué página me acabas de descubrir!!!! Me encanta!!! Gracias Juan Carlos.

      Eliminar
  3. No me tienta. Después de tu reseña y otra que leí en su día de una bloguera amiga, y añadiendo esa frase final que has escrito tan contundente; he reafirmado mi decisión. Me ha convencido que no es el tipo de lectura que me vaya a llenar las expectativas ni la que necesito en estos momentos.
    Un abrazo y gracias por el aviso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, Francisco. Simplemente he dado mi sincera opinión. Es una novela bien escrita, pero algo pesada y aburrida. Y Marta Sanz escribe bien, muy bien incluso, pero debe tocar asuntos algo más entretenidos o plantearlos de otra manera porque el arte sirve para enseñar, sí claro, pero como dijo el clásico: "enseñar deleitando".

      Francisco, espero que ese final de tu comentario no quiera decir nada preocupante, ¿no?

      Venga, amigo, un fortísimo abrazo

      Eliminar
    2. No. descuida, estado anímico nada más.
      ¡Gracias!

      Eliminar
  4. Pues a mí me la han recomendado muchísimo. tAnto que al final la tengo en la mesilla esperando turno...

    bEsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo si fuera tú me la leería de mil amores pues aunque le señale el defecto de la falta de suspense debo reconocer -y creo que lo digo en el post- que Marta Sanz escribe muy bien. Luego está que el tema social que toca es muy candente en el momento actual que vivimos en nuestra sociedad pues aunque centre el asunto en el mundillo teatral todo lo que dice es extrapolable a la sociedad en general.
      O sea que por mí no lo hagas, pues tiene virtudes evidentes.

      Un beso

      Eliminar
  5. La novela me gustó. La leí con agrado, pero tienes razón: el agrado está en la forma más que en el contenido. La forma es magnífica. Esa descripción que hace de la Puerta del Sol con el tacón del zapato trabado en la alcantarilla es de antología; la enumeración de todos los tipos que se pueden encontrar en el mundo es de una riqueza de vocabulario y de concepto que me dejó pasmada. Hay situaciones puntuales curiosas, crítica social que del mundo de la farándula se puede extrapolar al mundo sin más, pero carece de trama. No obstante, en ningún momento se me cayó de las manos porque el ritmo trepidante con que está escrita no lo permite.
    Me gustó más, quizás, porque iba a la lectura un poco escéptica y me sorprendió muy favorablemente. En el blog tengo la reseña por si te interesa. Aunque para nada tan completa y estructurada como la tuya que yo soy de Ciencias (ji, ji)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo, Rosa, en que hay momentos muy buenos como ese del comienzo con el tacón trabado en la alcantarilla de la Puerta del Sol. Pero al tiempo -es lo que me ha sucedido a mí- hay otras situaciones en las que parece que la autora tira de oficio. Es ahí cuando aparece la buena articulista que Marta Sanz es que le facilita escribir de todo, pero desapareciendo la novelista y quedando más al descubierto la periodista.
      Quizás haya estado algo crítico de más debido a que fue el libro de lectura que tuvimos en la tertulia del pasado jueves que resultó dividida entre devotos absolutos y cuestionadores. Tú sabes por experiencia tertuliana que cuando tal situación aparece se afilan los argumentos a fin de intentar convencer a los otros. Y quizás es lo que me jaya sucedido en esta ocasión.
      Ahora paso por tu blog, leo tu reseña y te dejo un comentario al respecto.

      Besos

      Eliminar
  6. No me llama Juan Carlos. La voy a dejar ir porque tengo cosas mucho más apetecibles en este momento.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, Mª Angelkes, hay mucho que leer y mucho mucho sobre lo que elegir.
      Un beso

      Eliminar
  7. Ya había leído anteriormente opiniones sobre esta novela. Creo que, haciendo una mezcla con todas ellas me voy a leer sólo el principio cuando describe el ambiente de la Puerta del Sol.
    Gracias por tan sincera y analítica reseña. Eres realmente bueno a la hora de analizar un libro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja... No digo que sea lo único digno de ser leído, ¡para nada, para nada!, hay muchas otras páginas de gran altura; pero reconozco en ti, Kirke, una determinación y un pragmatismo fantásticos.

      Gracias por tu amable comentario. Besos

      Eliminar
  8. Madre que reseña tan bien argumentada Juan Carlos, lo que he aprendido con ella más que leyendo la novela ya te lo digo.
    Estoy de viajes estas semanas y aturrullada de tiempo, por lo que después de léerte agradezco muchísimo una menos que apuntar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu amable comentario, Noelia. Un abrazo

      Eliminar
  9. Yo lo dejaré correr si, como dices, la parte 'buena' parece que sean más reflexiones de articulista que de novelista.
    Además, no hace falta que nadie venga a "despabilarnos" (y mucho menos a ti), ¡estaría bueno! ;-)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, ni a mí, ni a ti, ni a nadie... Se diría que somos menores de edad y que no sabemos de qué va la cosa, ¿no te parece?
      Besos

      Eliminar
  10. Yo la veo una novela más social que política, centrada en el mundo de la cultura y el espectáculo.
    Entiendo y comparto lo que dices sobre la debilidad de la trama, aun así, los personajes creados por Marta Sanz generan interés y funcionan como acicate para seguir leyendo. Aparte del mérito de su estilo.
    Es cierto que tiene defensores y detractores, algo muy bueno para un autor porque alimenta el debate y funciona como promoción: la mayoría espera leerlo para posicionarse.
    En mi caso, me situó más entre sus defensores. Su lectura me gustó, en algunas partes me resultó deslumbrante. Claro que opino como simple lector, con sus gustos y no como crítico (que no lo soy).
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gerardo:
      Yo también considero que es más social que política, aunque lo social y lo político están tan cerca siempre que casi casi se confunden. Si la he calificado como política ha sido porque he utilizado el adjetivo usado por Isaac Rosa para este tipo de relatos.
      Yo, que también opino como simple lector, insisto en mi calificación de regular (bueno, tirando hacia arriba), quizás -vuelvo a insistir- porque del mismo tipo acababa de leer "La habitación oscura" de Isaac Rosa, novela que me gustó mucho y me parece mucho más redonda que ésta.
      Para finalizar, yo también creo que a la literatura el debate y la tranquila discrepancia le sientan divinamente, algo que se constata en esta "Farándula".
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  11. Me ha gustado tu reseña porque señalas aspectos que no han contemplado otras que he leído sobre este libro. Me gusta cómo escribe Marta Sanz y tengo pensado leerlo aunque no sé muy bien cuándo. Voy sobre aviso en cuanto a lo de la trama y tomo nota sobre tu recomendación de ver primero "Eva al desnudo".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola paxaru:

      Marta Sanz escribe muy bien, pero la veo situada en esta novela (no he leído más que ésta de ella, que conste) en los límites entre ficción y no-ficción, pues aunque los personajes son inventados se inspiran muy de cerca en algunos españoles y si en una pirueta metaficcional tomamos la película de "Eva al desnudo" como referente "real" la indefinición de límites es entonces muy clara. Esto es fantástico, muy cervantino y todo eso, pero ya te digo, en mi opinión (cuestión muy subjetiva naturalmente) falta un pelín de emoción.
      Te gustará la novela, casi seguro, pero te aseguro que uno de sus grandes valores es esa incitación a ver o volver a ver esa magnífica película de Mankiewitz. Ya sólo por esto la novela de Marta Sanz merece ser leída.

      Un beso

      Eliminar
  12. Hola Juan Carlos:

    Gracias a nuestro común amigo José Antonio, volvemos a encontrarnos, aunque sea en este marco. Soy Mª Jesús Monedero. Ya que entro, aunque sea tarde, quiero hacer algún comentario sobre esta novela.
    Asistí a la presentación de FARÁNDULA en Córdoba, con la autora. Me pareció sugerente todo lo que dijo y, por mi vinculación con el mundo del teatro, atractivo el tema y el título. No había leído nada de la autora.
    La novela más bien me ha aburrido y el título no me parece adecuado. Sigo en contacto con la "farándula" (ayer encontré a un amigo actor trabajando de camarero) y esta historia decadente, con el trasfondo de los ensayos de "Eva al desnudo", la encuentro más psicoloǵica que sociopolítica. Efectivamente se echa en falta el sentido crítico social de un Rafael Chirbes.
    No me extiendo. Solo quería hacerme presente -como los espíritus :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mª Jesús,

      Bienvenida al blog. Me encanta leer un comentario tuyo.
      Es normal que antes de leerla te sintieras atraída por esta novela pues su título toca muy de cerca tu afición al teatro. Y me alegra ver que coincidimos en gran manera en el juicio sobre esta novela de Marta Sanz. Hay quien dice que surge de 'arreglos' y 'deudas' que la editorial Anagrama tenía con ella. Pero eso no quita para que fuese buena, ¿no crees? Y no, no lo es.

      Espero que te corporices con más frecuencia pues me encanta leer la opinión de personas conocidas cuyo criterio respeto.
      Un beso

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...