29 nov. 2016

John Grisham: "Un abogado rebelde"

Es la primera novela que leo de este prolífico autor de novela negra norteamericana. John Grisham es un auténtico fenómeno editorial dentro y fuera de su país. Varias veces sus títulos han sido los más vendidos en USA. “Un abogado rebelde” no es una novela excelente, pero sí que es una novela entretenida, que hilvana de manera adecuada varias historias (los distintos casos que lleva el abogado en su despacho) generando entre todas ellas un thriller que en lugar de por las calles y tugurios habituales se mueve por los entresijos del sistema legal. Como ocurre tantas veces la traducción con la que la novela llega a nosotros, “Un abogado rebelde”, traiciona el calificativo que el autor dio a su personaje: “Un abogado canalla”.

"Rogue lawyer", "Un abogado rebelde", John Grisham, thriller legal

El autor
John Grisham nació en Jonesboro (Arkansas) en 1955. Tras graduarse en Derecho, ejerció como abogado especializado en temas de Derecho Civil y Penal. Sus conocimientos legales son los que pone sobre el tablero en los thrillers que son sus novelas
En 1989 se inició en el mundo literario con la obra 'Tiempo de matar ' pero fue con su segunda novela, 'La tapadera', con la que alcanzó la popularidad. Desde entonces, la aparición de todas sus obras siguientes tales como: 'El informe Pelicano', 'El cliente', 'El jurado', 'Causa justa' entre otras, han sido recibidas con enorme entusiamo, no sólo por parte de los lectores y críticos, sino también por la industria cinematográfica, que las ha convertido en auténticas superproducciones:
  • La tapadera (The Firm, 1993, dirigida por Sydney Pollack)
  • El informe Pelícano (The Pelican Brief, 1993, dirigida por Alan J. Pakula)
  • El cliente (The Client, 1994, dirigida por Joel Schumacher)
  • Tiempo de matar (A Time to Kill, 1996, dirigida por Joel Schumacher)
  • Cámara sellada (The Chamber, 1996, dirigida por James Foley)
  • Legítima defensa (The Rainmaker, 1997, dirigida por Francis Ford Coppola)
  • Conflicto de intereses (The Gingerbread Man, 1998, dirigida por Robert Altman). Basada en un relato corto.
  • La granja (A Painted House, 2003, dirigida por Alfonso Aráu). Adaptación para televisión.
  • El jurado (Runaway Jury, 2003, dirigida por Gary Fleder)
  • Una Navidad de locos (Christmas with the Kranks, 2004, dirigida por Joe Roth). Adaptación de la obra Una Navidad diferente (Skipping Christmas).
Y ahora que las series de televisión se han alzado con el cetro del entretenimiento audiovisual, también algunas de sus novelas han pasado a ser base de exitosos seriales:
  • El cliente (The Client, 1995-1996)
  • The Firm (The Firm, 2011, creadores: John Grisham y Lukas Reiter)
En total el novelista lleva hasta el momento escritos treinta libros de ficción legal,seis de ficción no legal y dos de no ficción novelada. Un autor prolífico, sin lugar a dudas.

Como curiosidad sólo decir que en 2013 las autoridades militares de Guantánamo prohibieron que se entregaran libros de este autor (en los que se repasan muchos de los principios básicos del derecho estadounidense) a los presos retenidos en esta instalación militar, por ser "problemáticos".

Mi comentario
editorial Plaza&Janés, Plaza y Janés, novela negra, literatura norteamericana
El abogado Sebastian Rudd se desplaza en una furgoneta que utiliza como despacho desde que alguien le voló el despacho donde recibía a sus clientes. Le acompaña Partner, un antiguo cliente al que sacó inocente de la acusación de haber matado a un agente de narcóticos infiltrado y que desde entonces es su asistente personal: amigo, chófer, guardaespaldas, investigador... 
Sebastian Rudd es un abogado que se nutre de aquellos asuntos espinosos que surgen por abusos policiales o negligencias del Estado.  Ejerce la abogacía en Milo, un pequeño pueblo de apenas 3000 habitantes ubicado en el condado de Piscataquis en el estado estadounidense de Maine.
Sus defendidos son casos perdidos, los que no quiere nadie: Gardy, un drogadicto acusado de violar, secuestrar y matar a dos niñas; Link Slanlon, un delincuente capo de una organización mafiosa, que se encuentra en el corredor de la muerte por haber mandado asesinar a un juez; o Doug Renfro, un hombre de 70 años que vio cómo ocho policías de asalto entraban por la fuerza en su casa, mataban a su mujer y él respondía a la agresión matando a uno de los asaltantes. También defiende voluntariamente y gratis a un luchador que representa, Tadeo Zapate; y hasta hay ocasiones en que el cliente no es elegido por él sino que le viene dado forzado por la situación. Es lo que le sucede con Arch Swanger, un delincuente que conocedor de los éxitos de Rudd se pone en sus manos aunque Rudd no lo desea y le cueste librarse de él.

¿Por qué elige estos clientes? Pues simplemente porque cree que todo el mundo tiene derecho a un juicio justo, incluso aunque él tenga que hacer trampa para conseguirlo. Odia la injusticia, no le gustan las aseguradoras, los bancos o las grandes empresas, desconfía de cualquier persona que tenga que ver con el Gobierno y se ríe de las nociones del sistema judicial sobre comportamiento ético.El abogado Rudd utiliza todas las estratagemas habidas y por haber para resolver sus difíciles casos:
"Lucho por mis clientes con uñas y dientes y quebrantaría la mayoría de las leyes para protegerlos, pero nunca íntimo demasiado con ellos."
En esta lucha por sus clientes llega a veces a colaborar con la policía en la resolución de asuntos encallados en sus Departamentos, pero siempre a cambio de provocar determinados comportamientos del alcalde de la localidad Woody, del fiscal Max Mancini o del Jefe de Policía; comportamientos que allanan sus casos y sirven también para resolver otros que los agentes tienen entre manos. El único límite que se pone Sebastian Rudd es evitar incurrir en conductas que le puedan suponer la expulsión del Colegio de Abogados y su inhabilitación. Está siempre en el filo de la navaja.

Radiografía de la sociedad americana
En la novela afloran infinidad de asuntos que existen en la sociedad norteamericana [la mayoría de ellos son trasplantables a las nuestras europeas]:

➤ Inmundicia de los polítcos que prefieren condenar a inocentes antes que reconocer un error policial en especial si éste puede salpicar su carrera. Al tiempo estos políticos (el alcalde Woody, el fiscal Mancini, etc.) con tal de no caer destituirán a personas de su supuesta confianza, harán declaraciones públicas impactantes, sacarán dinero de fondos opacos para untar a delincuentes que van a favorecerles.... Todo esto lo conoce Rudd, se aprovecha de ello y a veces lo estimula.  

➤ Represión en la sociedad norteamericanaJohn Grisham reflexiona dura y con gran clarividencia sobre este asunto:
  •  "En nuestro sistema quien pasa un año en prisión por un crimen no cometido puede considerarse afortunado. Hay miles de personas a las que encierran durante décadas, aunque eso ya es otra historia."
  • "Vivimos en un estado policial y el aparato represivo cuenta con todos los apoyos"
  • "Es triste pero en nuestros tiempos disentir se considera antipatriótico y el 11S ha creado una atmósfera en la que se reprimen las críticas a los de uniforme, sin importar cuál de ellos lleven". 
➤ Puritanismo hipócrita de la sociedad americana. Al abogado Rudd si hay algo que le molesta es que se procese a un inocente por detalles tan peregrinos como sus gustos musicales: 
"En palabras de Mugre, Gardy se encontraba bajo los efectos de las drogas y había escuchado heavy metal
Donald Trump, hipocresía de la sociedad norteamericana, basto➤ Reflexión sobre la lucha contra la droga que lleva a la cárcel sobre todo a jóvenes negros que tras una media de estancia de 7 años volverán a la calle, pero ya estigmatizados como exconvictos, y que volverán a la celda en el plazo de unos tres años. "Hemos perdido el norte"

➤ Mucha culpa de la prensa amarilla en todo lo que sucede pues sus profesionales, siempre tan pegados a los juzgados, desean en muchas ocasiones materializar  el viejo adagio de que la realidad no les estropee una buena noticia:
 "El directo se traslada al exterior del Tribunal Superior de Justicia de Washington, donde el reportero de la CNN prácticamente reza por que se produzca algún tipo de explosión"
➤ Reflexión sobre la emigración latina. El protagonista-narrador Sebatian Rudd, al ver a la madre de su cliente Tadeo Zapate en la sala del juicio, no puede por menos que hacerse la siguiente reflexión: 
 "Ella emigró desde El Salvador hace veinticinco años, tiene su tarjeta de residencia legal en regla, trabaja en una cafetería en horario nocturno y se encarga de criar a una manada de hijos, nietos y toda clase de allegados.  Tadeo y sus aptitudes como luchador de jaula eran su billete hacia una vida mejor."

Custodia legal de los hijos de padres divorciados. Buena parte de la novela se ocupa de las peleas mantenidas entre el narrador-protagonista y su ex-esposa Judith. Ambos son padres de un niño de 7 años, Starcher. Rudd se separó de Judith, la madre, al poco de nacer el chico. Ella vive con Ava, abogada también; Judith utiliza todo tipo de añagazas jurídicas para intentar arrebatarle las míseras 36 horas semanales a las que tiene derecho para estar con su hijo. Pero Rudd se defiende bravamente pues no quiere perder el contacto con el chico y logra, siempre con sus métodos algo discutibles, que Starcher le quiera como padre y desee estar con él y salir así del estricto control de las dos madres que le han tocado en suerte. 

Final
En el género de la novela negra, los protagonistas suelen ser normalmente detectives privados y/o policías. A veces sube el rango del investigador y es un juez o jueza quien dirige la indagación; también en ocasiones es el fiscal quien se convierte en el sabueso y perseguidor de la verdad. Los abogados, como sucede en esta y en otras novelas de Grisham, también han protagonizado algunas grandes novelas y series de novelas; basta recordar al abogado Wilfrid Robarts, que luego encarnó en la gran pantalla Charles Laughton, de la novela de Agatha Christie "Testigo de cargo". Aunque el abogado literario más famoso haya sido sin duda Perry Mason que protagonizó 80 novelas de  Erle Stanley Gardner y conoció un gran éxito en los albores de la televisión allá por los años 60 en una serie  con el mismo título. 

Erle Stanley Gardner, Agatha Christie, Billy Wilder, Charles Laughton, Raymond Burr

La gran diferencia entre Sebastian Rudd y los abogados de Erle Stanley Gardner y Agatha Christie es que el letrado de John Grisham no es un ejemplo de conducta. Más bien al contrario como ya he dicho antes su sentido de la ética es casi inexistente moviéndose siempre por los aledaños de las alcantarillas aunque milagrosamente no llegando a caer en ellas. Es un abogado que domina el corpus legislativo en vigor y que sabe encontrar las lagunas que hay en él. Y ahí es a donde acude a abrevar, intentando ordeñar cuanto le sea posible la teta del Estado en forma de indemnizaciones por mala praxis de sus funcionarios. Es un buitre, un carroñero que hurga en la podredumbre del Sistema para extraer de él cuanto le sea posible. Eso sí, como ya he dicho antes, procurando no perder su propia independencia personal aunque eso le haga merecedor del odio de unos y de otros, policías y ladrones. En definitiva como reza el título original, "Un abogado canalla".
____________
Datos del libro
Nº de páginas: 496 págs.
Encuadernación: Tapa dura
Editorial: PLAZA &JANES EDITORES
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788401017599
Precio:
En papel: 22'90€
Ebook: 12'99€


28 comentarios:

  1. A mi es que los libros de este autor me parecen todos iguales. Tengo en casa unas cuantas de sus publicaciones y contienen tramas muy parecidas y eso me aburre. Gracias por tu recomendación de hoy. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el único que he leído. Me ha entretenido y poco más. Me ha interesado por el hecho de que el personaje sea un abogado. Pero te diré una cosa, Marina, tardaré tiempo en volver al autor, pues estos asuntos de jueces, fiscales y demás se me hacen algo tediosos si los frecuentó mucho.
      Un beso

      Eliminar
  2. No había leído nada de él, pero me llamaba mucho la atención este libro. Me gusta el tema de juicios, abogados, etc. El tema es que me he leído los tres primeros casos de la novela y ya he tenido suficiente. No soy de terminar un libro si no me gusta, una vez confirmo que no me resulta interesante lo dejo. ¿Para que perder el tiempo? Que conste que es el primer libro que dejo de leer este año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da,EO, que te has dado por vencido prematuramente. Yo también pensé en dejarlo pensando que los casos no tenían ninguna relación entre ellos. Si hubieras sido algo más paciente habrías visto que a partir de la cuarta parte todas las historias se entrelazan entre sí. Es entonces cuando la novela toma algo de vuelo.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
    2. ¿De veras me has hacer volver a cogerlo??? Ainnnnssssss Jajajajajajajajajaja. Gracias por el consejo.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Algunas de sus obras archiconocidas por haber sido llevadas al cine, pero me pasa como a ti, que los argumentos con tramas judiciales no me atraen mucho. Lo dejo pasar.
    Gracias por tu aportación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en el caso de Grisham se hace verdad el dicho de que novelas no excelentes hacen muy buenas películas.
      Grisham te puede servir, Francisco, para cuando no quieras pensar mucho y pasar un rato entretenido. Es lo que a mí me ha aportado y salgo satisfecho. No esperaba más.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. He leído dos libros de Grisham. Ambos se los he cogido a mi padre en momentos en que no tenía otra cosa y requería algo liviano y entretenido. Eso lo cumple, pero no me han quedado ganas de más.
    Todo lo que dices que trata acerca de la sociedad norteamericana lo cuentan mejor otros escritores, con mucha más profundidad y que me entretienen tanto o más, aunque sean más duros y requieran más reflexión y poner algo de tu parte como lector.
    No descarto volver a leer más libros del autor, pero sabiendo que es pura evasión. Películas basadas en sus novelas he visto varias y me han gustado más. Algunas son bastante buenas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las películas basadas en sus novelas son muchas muy buenas. Yo me he quedado a cuadros cuando he leído los directores de las mismas: Coppola, Sidney Pollack, Pakula..., ¡bufff, qué barbaridad, qué cantidad de monstruos!
      Creo como tú que sus historias van mejor en versión cinematográfiica que escrita. Y también como en tu caso dejo la puerta abierta para leer otros títulos suyos, pero que no tengan tantas páginas, por Dios.
      Besos

      Eliminar
  5. Lo tomo tal y como cuentas Juan Carlos es un autor que te hace pasar un rato entretenida, sin más misterio, a mi no me desagrada, cumple perfectamente ese cometido y los intríngulis legales me parecen entretenidos.
    Apuntado queda.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí que son ectretenidos estos intrígulis legales y además al verlos funcionando en una historia te das cuenta de lo difícil que es enjuiciar y lo fácil que es condenar desde el primer día al que sea y por lo que sea. ¡Cómo somos, madre mía!
      Un beso

      Eliminar
  6. A mi me gustan estos temas en películas, en los libros me parecen muy lentos para asumir la historia. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mª del Carmen:
      Escribiendo la entrada pensaba lo mismo que tú: lo mucho que he disfrutado con series televisivas de abogados (ahora algo menos `porque hay tantas que al final me resultan repetitivas) y lo pesados que resultan los argumentos legales cuando están sobre el papel.
      Besos

      Eliminar
  7. He leído alguno del autor, y me parecen entretenido y poco más.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  8. He leído un par de obras de este autor y me pasó como a algunos de los comentaristas y a ti, que las películas me parecieron mejor. Normalmente es al revés, pero con este hombre no.
    Me temo que con esta novela que nos traes voy a hacer algo que no es habitual en mí: esperaré a que salga la peli. Mientras espero ya tengo tu fantástica reseña que seguro está mejor escrita que el propio libro.
    Un beso, Juan Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las pelis son buenas, en efecto. Haces bien es esperar que salga la de esta novela.
      Mira que eres exagerada, Kirke. ¿Cómo va a estar mejor escrita mi reseña que el libro de Grisham? Me ha hecho gracia tu afirmación y te la agradezco porque sé que es una frase amable y amistosa.
      Un beso

      Eliminar
  9. hola! magnifica entrada, no dejas nada en el tintero. he leido solo dos de este autor. saludosbuhos y te tendre en mente siempre que me tope con uno de sus libros. saludosbuhos aun maravilladas con la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Búho Evanescente:

      ¡Uy qué lío! Estoy algo confuso contigo -¿o debiera de decir con vosotras?-. El motivo es simple, pues resulta que al pinchar en el nick para ver tu blog me he encontrado con el titulado "mis lecturas de retos" de Marina Córdoba, quien ya me había dejado un comentario a esta misma reseña.
      Mi pregunta es simple: ¿Una sola persona on dos identidades? o ¿Dos personas distintas que participan en un mismo blog? Ja, ja... es divertida mi confusión. ¿Me la aclararéis?
      Besos

      Eliminar
  10. ¡Hola! Acabo de descubrir tu blog y me quedo por aquí ^^ Espero que puedas pasarte por mi blog y quedarte ^^ Un beso (-:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola 'Perdida...':

      Me agrada que empieces a seguir mi blog. Espero que encuentres en él cosas que sean de tu interés. Yo, ahora mismito, me paso por tu blog y también me quedaré por allí.

      Besos

      Eliminar
  11. Me pasa como a tí, aunque tengo algún que otro libro en casa del autor hasta ahora yo no he leído nada porque he visto las peliculas y creo que con ciertas variantes y algunos detalles interesantes no me desviven sus historias.

    ResponderEliminar
  12. Hola te encontré en el blog de David Rubio y acabo de llegar, voy a dar una vuelta y creo que me quedaré. Tiene mucho que leer, por eso lo visitaré con calma.
    En cuanto a esta recomendación sobre este libro , yo nunca leí nada de este autor, aunque a decir verdad los autores americanos no son precisamente mis favoritos.
    Bueno voy a pasear por aquí un rato, si te apetece pasar por el mi blog, no te puedo ofrecer café pero si algo para leer.
    Un saludo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, Puri, por la tardanza en contestar tu amable comentario. Ya sabes que en Internet entras para hacer algo y al cabo de dos horas sales sin haber hecho lo que te motivó a entrar y con otras cien mil cosas distintas hechas que no pensabas.
      Ahora mismito me doy un paseíto por tu blog. Y también iré a ver el de David Rubio por eso de que fue ahí donde me encontraste.
      Un saludo

      Eliminar
  13. No he leído nunca a John Grisham, pero con esta reseña tan completa dan ganas de leerse alguno de sus libros. Desde luego el personaje, tal como lo describes, parece bastante rico en matices y bien perfilado. También la disección que hace de la sociedad americana, en la que estoy de acuerdo en varias cosas. Una reseña muy completa. Un saludo Juan Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jorge:
      Antes de nada quiero pedirte discul`pas por la tardanza en contestar tu comentario. Muchas gracias, lo primero. Luego ya, respecto al autor y novela te diré que es una lectura entretenida siempre que te gusten las historias que tienen asuntos jurídicos por medio: abogados, polis, jueces, delincuentes... Ya te digo, una novela que te distraerá bastante.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. Hola,

    Los felicito por el trabajo de subir información legal y hacer mas amable la profesión de abogado.

    Sinceramente les deseo que sigan adelante.

    Sdls. Fran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Francisca, por tu comentario y a John Grisham por sus libros

      Un abrazo

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...