9 ago. 2013

POESÍA NECESARIA





Frente a la por muchos repetida idea de la ‘inutilidad del arte’, y en especial de la literatura, se levanta el verso de Gabriel Celaya que da título a esta entrada. 
No es la primera vez que me ronda la idea de hacer algo en el blog a propósito de la poesía, y creo que éste es el momento.
Que la poesía es necesaria lo han dicho a lo largo de los siglos los muchos maestros que en el mundo han sido, pero de entre éstos quisiera destacar a unos cuantos:

Al primero que recuerdo es al ya nombrado Gabriel Celaya defendiendo la necesidad de la poesía como arma de combate frente a la opresión ideológica y de clase. Son unos pocos versos de   La poesía es un arma cargada de futuro, poema contenido en su libro “Cantos iberos” del año 1955 que dicen lo siguiente:

 [. ..]
Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.
[…]
Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.
[...]
  (en la pág. 'música que me gusta escuchar' está la versión musicada de este poema)

Tras Celaya recuerdo al personaje de Héctor, el viejo profesor de Historia que prepara a una élite de alumnos para ingresar en las prestigiosas universidades de Oxford y Cambridge. Este personaje pertenece a la obra “Los chicos de Historia” escrita el año 2004 por el dramaturgo inglés Alan Bennett. En España la obra fue traducida, dirigida, puesta en escena y también representada por José María Pou el año 2010. Desde entonces han sido numerosas las ocasiones en que ha venido a mi memoria la frase contundente que este viejo y desengañado profesor arroja a las tiernas, y por eso mismo impertinentes, mentes de sus alumnos cuando –como le sucede de ordinario a cualquier profesor de literatura- uno de ellos le lanza la pregunta de para qué sirve la poesía: 
Para que os acompañe al menos en algún momento de vuestra existencia -les dice-; ahora no lo entendéis porque estáis llenos de vida, pero los poemas  –muchos de ellos hablan de amor, otros de muerte- entrarán de lleno en vuestra existencia en el momento oportuno. 
Quizás algo fuerte y drástico, pero sin duda muy cierto, ¿no?

Y últimamente, de otro autor contemporáneo, el premio nobel de literatura 1976, Saúl Bellow, en su novela corta “La verdadera” (1997) he leído, puesta en boca de un personaje que criticaba el mal estado por el que pasaba Norteamérica, una frase que toca muy directamente a mi profesión. El tal personaje decía que:
 "la educación secundaria se había ido al garete porque los chicos ya no memorizaban poesía".
 Es cierto que quizás sea coger el rábano por las hojas, pero a mí me dio que pensar y me hizo darme cuenta en primer lugar, ¡ay!, de que en todos los sitios cuecen habas, y a continuación que la poesía alcanza a tener utilidades en ocasiones inesperadas.

Sean estas tres citas  la puerta de entrada a una nueva sección del blog que etiquetaré con esta frase: POESÍA NECESARIA.





4 comentarios:

  1. Pues te acabo de comentar en el post de las entradas menos leídas sobre crear una sección específica. Veo que ya existe, sin embargo, sigue en pie mi recomendación de que la añadas al menú principal bajo tu cabecera. Pocas veces los visitantes nos leemos las etiquetas, en cambio el menú, invita a curosiar más (he escritor curosear y también me subraya rojo)... en fin, me agrada también la poesía con crítica social. En su momento Neruda también presentó posturas ideológicas a través de su trabajo y creo que estaremos de acuerdo que, sea romántica o sea coyuntural, la poesía siempre está inspirada en el amor, incluso hasta cuando habla de odio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo haré como dices Leslie. Muchísimas gracias por tu consejo. En cuanto a si la poesía trate de lo que trate siempre se inspira en el amor..., pues creo que así es en efecto dado que, por activa o por pasiva, siempre se dirige a mejorar al ser humano, a buscar su felicidad.
      Besos

      Eliminar
  2. Pues mira, me acabas de descubrir con esta entrada a Gabriel Celaya. No es que no conociera al poeta, pero creo que nunca he leído nada de él (quizás algo en el instituto). En cambio el poema que has puesto me ha encantado, quizás, y gracias a ti, sea el protagonista en la próxima edición de mis Poemas y Cantares.
    Un beso, profesor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría que así fuera, Kirke. Celaya hoy día está algo olvidado (toda la poesía lo está, basta con leer Babelia, por ejemplo, y ver que la poesía ocupa una pequeña columna que no ocupa ni media página del suplemento que puede tener 14 ó 15) y la verdad es que su poesía de combate es de lo más actual.
      Un beso

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...