.header .widget { text-align:center;} .header img {margin:0 auto;}

27 jun. 2019

Nick Hornby: "Juliet, desnuda"

La novela de Nick Hornby, “Juliet, desnuda”, objeto de esta reseña, es el libro que en junio hemos comentado en la Tertulia “más que palabras...” en la que desde hace 10 años –justo los que tiene la misma desde su fundación- participo junto a un grupo de amigos y compañeros de profesión. Desde ya, inicio de este post sobre la novela, os invito a pasar por el blog de la Tertulia y leer la Crónica del pasado 24 de junio, día en que además de comentar la obra de Hornby homenajeamos a García Lorca en el 100º aniversario de su llegada a la Residencia de Estudiantes y nos homenajeamos a nosotros mismos por estos 10 años de amigables encuentros tertulianos.

Feelgood, literatura de humor, frikismo, mitos musicales

A mí esta novela del escritor británico Nick Hornby (17 de abril de 1957, Redhill, Surrey, Gran Bretaña) me ha entretenido mucho. Tiene un humor típicamente inglés: ese humor fino, que parece que no dice nada pero que disecciona la sociedad críticamente con precisión de cirujano. Es la primera novela que he leído del novelista aunque creo que no será la última. Es una novela amable que considero podría incluirse dentro del subgrupo de las novelas feelgood [sobre esta subclase narrativa consultar esta reseña] por el buen rollito que transmite.

En esta narración entramos en el interior de una pareja sin hijos -él, Duncan Mitchell, profesor de Lengua en un instituto; ella, Annie, trabajadora en el Museo de la pequeña localidad de Gooleness, a unos 70 kms de Londres, donde viven- con 10 años o poco más de convivencia que ha entrado en una rutina de confort cuyas mayores expectativas se cifran en las visitas que hacen a los lugares por donde anduvo un mítico cantante de los 70 y 80, Tucker Crowe, desaparecido como por ensalmo de la escena musical en 1986, tras salir de los urinarios de un club donde se encontraba. Este hecho y un álbum mítico publicado pocos años antes de su retirada ha fabricado en torno a su figura una leyenda que se mantiene viva gracias a una página web que funciona en internet. Creador o  sostenedor principal de la misma es Duncan. Su pareja, Annie, ya está un poquito harta de esto que es lo único que ilusiona a Duncan. Annie nota que le falta algo, Annie desearía tener un hijo. La crisis, pues, está servida.

Andy Warhol, The Velvet Underground, Nico
En contrapunto, la novela nos revela también la vida de Tucker Crowe en USA. La leyenda habla del genio escondido tipo Salinger, que continúa escribiendo canciones y que cualquier día hará una salida sorpresiva para dejar otra genialidad como su álbum 'Juliet'. En ese disco de leyenda que a mí me ha recordado mucho a otro mítico -real en este caso-, el interpretado por la huidiza cantante Nico junto a la banda Velvet Underground creada por Lou Reed y John Cale [leer la reseña en este mismo blog sobre una obra teatral que trata la relación entre Lou Reed y Nico], Tucker Crowe habría poetizado al estilo de Leonard Cohen o Dylan la atracción que sobre él ejerció una bella mujer, Juliet Beatty. Sin embargo, ahora, veinte años más tarde, lo que en realidad existe es un hombre que atiende con amor a su hijo de siete años, Jackson, fruto de su relación con Cat, la mujer que sobrelleva con su trabajo los gastos de ambos. También conocemos retrospectivamente la movidita vida que llevó Tucker hasta que ocurrió el suceso de los urinarios del 86. Contando  a Jackson el músico retirado tiene cinco hijos habidos con cuatro mujeres distintas: Lisa, la madre de Grace; Cat, la de Jackson; Natalie, de Lizzie;  y luego estaría Carrie, madre de los gemelos Jesse y Cooper. Por otra parte sabemos que frente a la imagen de persona desgreñada y antipática que se difunde de él en el chat en el que Duncan participa, Tucker es una persona atildada, padre amantísimo de Jackson, y con esfuerzo ha dejado las drogas y el alcoholismo. Sólo le falta para estar a gusto consigo mismo entablar relación con sus propios hijos, en especial con Grace, a la que en sus 20 años de vida sólo ha visto en dos o tres ocasiones.

La aparición de unas grabaciones desconocidas de Tucker Crowe anteriores a la publicación del álbum mítico de "Juliet" será el movilizador de todo cuánto va a ocurrir. Duncan considera que al ser anteriores muestran al desnudo la gestación del álbum y lo denomina por ello 'Juliet, naked' haciendo en la página web un canto laudatorio de las mismas. Por contra Annie que suele corroborar las apreciaciones de Duncan considera que son malas canciones y mala música la ahí contenida, razón por la que su relación con Duncan se tambalea aún más. Ella quiere ser ella misma y no puede por menos que colocar su opinión crítica en el chat de la página. Contra todo pronóstico, y desde el otro lado del Atlántico, Tucker Crowe le contesta ratificando sus opiniones. Comienza así una relación epistolar entre ambos que ocasionará la crisis definitiva de la pareja Duncan-Annie que venía languideciendo desde hacía tiempo y más cuando el tonto de Duncan le dice a Annie que ha conocido a otra mujer, Gina, una profe de su centro.

Rose Byrne, Ethan Hawke, Chris O'dowd
No conviene decir nada más, pues la idea de este blog, o sea, la mía propia, es fundamentalmente animar a la lectura, y no tanto mostrar el armazón estilístico y/o constructivo del relato. En esta línea de animar a leer la novela he de poner el acento en el indudable humor que circula por la misma. Son muchos los momentos en que se visibiliza provocando una sonrisa casi siempre de tipo crítico. Es un humor nada superficial que denuncia situaciones cotidianas: el machismo presente en el seno de muchas parejas que anula la opiniones de la mujer aunque ésta tenga con frecuencia más razón que el hombre; el provincianismo visible en la localidad de Gooleness que ha decidido hacer una exposición sobre los sucesos de 1964 y todos quieren aportar su granito de arena con elementos inutiles e insospechados como, por ejemplo, el ojo de un tiburón que murió varado en sus costas; también son de gran comicidad esos dos personajes, Gav y Barnessy, que bailan break y acuden los sábados a los clubes de Gooleness a ver si logran cazar alguna aventura sexual; el propio director del Museo, Terry, es un personaje patéticamente cómico; igual en patetismo y comicidad es Malcolm, el compañero de trabajo en el museo de Annie.

En el lado americano también el humor tiene claras manifestaciones: el sabihondo niño Jackson; el personaje de Juliet mitificado por los croweólogos de la que en seguida se descubre su penosa autenticidad; el chico que en San Francisco está de guardia ante la casa de Juliet es por su frikismo portador de comicidad; el personaje de Farmer John Tucker -Fucker- es quizás sobre quien el novelista deposita más rasgos de humor; los títulos de los ficticios temas musicales compuestos por Tucker Crowe y el juego que realiza con otros reales del panorama musical busca también provocar hilaridad, sí bien al no estar yo inmerso en ese ámbito gran parte de la misma se me escapa. Y así.

Los personajes están bien diseñados teniendo todos entidad por si mismos. Quizás sean algunas mujeres de Tucker las que queden algo más diluidas o aparezcan algo desvanecidas por su papel secundario en la trama. Pero Annie o su amiga Ros, o Duncan, incluso Gina, el apaño que Duncan se busca para sobrevivir al ser expulsado de la casa de Annie, etc. tienen clara personalidad y desarrollo. El niño Jackson es antológico, la hija de Tucker , Lizzie, también...

Pero si hay algo que me gusta de ésta y otras novelas semejantes es la importancia contextualizadora y caracterizadora que el autor da a la música  citada en ella. Tengo la costumbre de ir tomando nota de los títulos de los temas y de los nombres de los cantantes y grupos que allí se nombran para luego crearme la playlist de la novela leída. La de "Juliet, desnuda" me satisface plenamente. Es esta que coloco a continuación. Disfrutadla como yo la disfruto.


Nick Hornby y el Cine
Pierce Brossnan, Pascal Chaumeil, procrastinar
Antes de finalizar quisiera decir que conocí esta novela publicada en 2009 gracias a la película de mismo título dirigida por Jesse Peretz que a finales de diciembre de 2018 se estrenó en España. Precisamente fue la lectura de la crítica del film que en distintos medios de prensa hizo Carlos Boyero lo que despertó mi interés por la literatura de Hornby. Boyero hablaba con admiración -no es habitual en él elogiar nada ni a nadie con desmesura- del novelista inglés y también de las adaptaciones hechas al cine de sus narraciones. Además de ésta, hay versión cinematográfica de otras obras suyas como "Alta fidelidad", "Un niño grande", "Fuera de juego", o "Mejor otro día" dirigidas respectivamente por Stephen Frears, Chris Weitz y Paul Weitz, Davie Evans, y Pascal Chaumeil

 A raíz de leer la opinión Carlos Boyero me propuse ver la película "Juliet, desnuda" o alguna de las otras adaptaciones, algo que hasta el momento aún no he conseguido realizar. Sí, en cambio, he efectuado la lectura de la novela protagonista de esta reseña. Y como he dejado dicho en el inicio a mí esta novela de Hornby me ha entretenido mucho. Seguro que no es la única suya que lea.

12 comentarios:

  1. ¡Hola Juan Carlos! Leí esta novela no hace demasiado (en Octubre pasado). Como tú la disfruté, disfruté de la prosa tan maravillosa del autor. Me gustó también el argumento y los temas que aborda: la idolatría exagerada y exacerbada a los artistas, la pasión por la música, las relaciones de pareja que con el tiempo se vuelven rutinarias y costumbristas, la infidelidad, etc.
    Tampoco he podido ver la peli, pero seguro que la veré, porque tengo mucha curiosidad por ver de que manera se ha plasmado todo en la gran pantalla.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Creo que los libros que más he disfrutado tienen una gran influencia por el estilo musical que los personajes recomendaban. Por ejemplo en Rayuela, Oliveira era un fan del jazz y recuerdo haber investigado una que otra piezza, haberla escuchado en casa y me ponía como en París de inmediato, con el club de la serpiente.

    YO me la apuntaría, aunque la verdad es la primera vez que la escucho. Ni siquiera he visto la película y eso que soy muy fan de las comedias donde protagoniza Rose Byrne. Una lectura divertida siempre cae bien !

    ResponderEliminar
  3. No he leído nada de este autor y, aunque me suena el título, creo que tampoco he visto la película.
    Lo que sí he visto es el blog de la tertulia y por la foto veo que, al igual que en mi tertulia, las mujeres ganamos por goleada. ¿Qué les pasa a los hombres que no se animan a las tertulias o a la lectura o no sé a qué no se animan?
    En nuestra tertulia también se empezó a hacer un blog hace mucho, antes de que yo empezara con el mío, pero la chica que lo llevaba dejó de aparecer y el blog murió.
    Veo que vosotros lo lleváis entre varios y en esta ocasión tú has hecho algo de lo más completo. Y en la misma Residencia.
    Por cierto, para darte envidia, nuestra tertulia tiene como quince años, ja ja.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Tengo muchas ganas de leer al autor, aunque empezaré por Alta fidelidad, apunto este.

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Leí Alta fidelidad hace bastantes años, me gustó muchísimo y luego continué con Funny girl, pero ahí me quedé, no he vuelto a retomar la lectura con el autor 🙄 ahora una entra te lee y piensa ¿A qué esperas? 😁

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  6. Pues es un autor con el que aún no me he animado. Y si me paro a pensar... Creo que no he visto ninguna de las adaptaciones de sus libros. Tendré que estrenarme en ambos sentidos.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Juan Carlos felicidades por esos diez años de tertulia y que sean muchos más disfrutando. Ahora me paso a echar una ojeada al blog.
    Al autor no lo conozco aunque sí me suenan sus títulos no sé si por las novelas o las adaptaciones al cine.
    He comentado otras veces que el humor en literatura me parece de lo más complicado y me encanta cuando encuentro una lectura que lo lleva bien.
    Me encanta esta idea tuya de dejarnos disfrutar también de la playlist del libro.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hace poco leí la reseña de "Alta fifelidad" en otro blog y ahora me topo con otra reseña de este auto ¿El destino? Pues quizás, porque puedo concluir que las novelas de este autor puede gustarme y mucho, es más, cuando vi el tráiler de la película que adapta la novela que hoy reseñas la puse en mi (eterna) lista de pendientes... Así que tomo nota: debo darle una oportunidad a este autor. Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Hola! Una especial sugerencia que tomaremos para este domingo.gracias!!Saludosbuhos

    ResponderEliminar
  10. Hola a todos:
    Os debo una disculpa a todos y cada uno de vosotros por no haber respondido vusestros comentarios como debiera y como suelo hacer habitualmente. El motivo no ha sido otro sino que no sé por qué Blogger se me rebeló y no me dejaba comentar ni responder. Por fin, hoy, tampoco sé cómo ni por qué me ha vuelto a funcionar. Es evidente que el culpable del desastre he sido yo y creo que todo se debe a algo relacionado con las cookies o algo así. En fin , estoy contento porque todo me ha vuelto a funcionar y disgustado por no haberos respondido uno a uno. Otra vez será.
    Lo que sí es cierto es que Hornby es de los pocos autores con los que últimamente me he reído. Me ha recordado en muchos momentos a su compatriota Tom Sharpe pero con mayor profundidad que éste, lo que ya no es decir poco, ¿no os parece?
    Un muy fuerte abrazo a todos. Espero que las cosas del PC no se me vuelvan a torcer (lo mismo es que me está dando un aviso y pidiéndome, ¡quizás!, que lo cambie)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Juan Carlos! No te preocupes, por mi parte me considero respondida. Blogger a veces te juega malas pasadas, a mí me hecho varias trastadas más de una vez y la verdad siempre dan ganas de cambiarse a wordpress, pero bueno, ahí seguimos...
      Además,tú eres de los que siempre respondes, pero son muy frecuentes los blogs y l@s bloguer@s que nunca lo hacen. Yo suelo pasarme por los blogs donde comento un tiempo después a ver si hay respuesta (me hace ilusión) y de hecho en los que nunca obtienes contestación se te quitan hasta las ganas de comentar, ¿no te pasa a ti también?
      Me alegra que ya lo hayas solucionado
      Besos

      Eliminar
  11. La verdad es que sí, Marian, muchas veces al ver que no te contestan se te quitan las ganas de volver por allí. Pero bueno, en la viña del Señor tiene que haber de todo. Sobre lo de pasarse a wordpress no creas, yo también me lo pienso cada vez que blogger se pone pesadito, y últimamente me está sucediendo más veces de lo normal.
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...