.header .widget { text-align:center;} .header img {margin:0 auto;}

8 sept. 2019

"Punto de partida", poemario de Eldan Gardy

Es evidente que Getafe (Madrid) es una localidad literaria por demás. A su conocidísimo "Getafe negro" se une el festival "Cultura Inquieta" y también el ser la localidad donde la Poesía es celebradísima: allí durante treinta años se publicó la revista de Poesía "Cuadernos del Matemático" dirigida siempre con acierto por Ezequías Blanco, poeta y narrador; y allí tiene su sede la muy activa "Fundación Centro de Poesía 'José Hierro'".  Pues bien, resulta que Eldan Gardy, amigo a quien he conocido a través de las Redes Sociales, es también getafense.


"Punto de partida"

Eldan Gardy
De sí mismo dice el autor en su blog lo siguiente:

Eldan Gardy es el pseudónimo con el que escribe y publica Elías García, director de Lector Cero, empresa de servicios para escritores y de la web de difusión de la literatura Escaparate Literario.
Comencé a escribir hace no tanto. En primer lugar con los relatos cortos donde me encontraba cómodo contando lo que veía alrededor y lo que no, historias que quizás pudieron ocurrir, ocurren u ocurrirán. Historias, en cualquier caso.
De un tiempo a esta parte descubrí el poema como soporte lingüístico para plasmar situaciones y sentimientos que, aunque creo que nos son comunes a todos, al menos yo no les había prestado la suficiente atención. Lugares personales y universales, lugares comunes e individuales. Quizás me veo en la necesidad de abrir una ventana y mostrar todo esto para que los lectores se puedan reconocer.
EL tiempo dirá si lo logré. Por si acaso, no albergo ninguna pretensión en este sentido. Por el camino voy descubriéndome poco a poco.

Yo desde que me topé con él leo con agrado los poemas que en las RR SS Elías va publicando. Me enganché a su poesía sobre todo por la sinceridad con que declara -se lo he leído en más de una ocasión- la importancia de la 'formación en' e 'información sobre' la poesía clásica. Los sonetos escritos por él, y que ha ido dejándonos ver en esas redes (Twitter, Facebook e Instagram), son fruto de ese afán por dominar ese formato poético y a mí me han ido mostrando post tras post a un poeta cada vez más hecho. Por eso cuando amablemente -quizás irresponsablemente por su parte- me ofreció la posibilidad de leer "Punto de partida", su primer poemario publicado, acepté encantado pues en mi fuero interno deseaba conocer más en profundidad su quehacer poético.

Poetas jóvenes españoles
Hará cosa de un mes que llegó a mis manos su libro. 100 poemas aparecen en él; la mayoría de una extensión ajustada a la de una página, y algunos otros como "La vida" (pp.38-39), "Naufragio" (pp. 33-34) o el  titulado "Siete horas" saltan levemente el límite autoimpuesto por el autor. También "Siete horas" es el único poema en el que aparece una aclaración, la de haber sido publicado en una Revista literaria, concretamente en el número 16 de la publicación palentina "El silencio es miedo" aparecida en noviembre de 2018 en su versión digital. Otro poema más de entre los 100 que componen la obra aparece datado; es el que cierra el poemario titulado 'Una amenaza a modo de diffhanger' en el que al final del mismo podemos leer "Aquí, 7 de agosto de 2018". Seguramente esta fecha viene a indicarnos el momento en que Elias dio por culminada la selección de poemas que compondrían esta primera publicación suya en formato libro. O sea el momento de entregar la obra a su editor quien la sacó de las prensas ofreciéndola al público el 11 de enero de 2019.

He leído con muchísimo gusto estos 100 poemas, los he disfrutado, los he degustado con lentitud, he vuelto sobre ellos con cierta morosidad, me han producido placer, me han parecido muy auténticos, llenos de sinceridad y de una serie de motivos que se ve son los que a Eldan Gardy le mueven en el mundo:

➤ La Naturaleza: nieve, lluvia, niebla, viento, árboles mar... Sobre todo es la lluvia un motivo sobre el que el poeta vuelve una y otra vez.  
La Naturaleza con sus fenómenos y su discurrir cíclico le lleva al Tiempo que es la dimensión en la que la Vida se produce. Este discurrir temporal lo marca a través de otros motivos o asuntos que toca en sus poesías: el amanecer, la noche, el insomnio ("pasan las horas y no pasa el tiempo"), los veranos, el otoño...
La Vida es otro de sus motivos, si no, me atrevería a decir, el Motivo. Porque de eso trata este poemario de Eldan Gardy, de mostrarse vivo, de reivindicarse a sí mismo como persona, como poeta y sobre todo como hombre, como ser vivo. En esta reivindicación vital hay subtemas:
  • Negativos:
    • el pesimismo
    • la nostalgia ("Ya no", 37) y la engañosa memoria ("Miradas de mentira", 43)
    • la muerte ("Tánatos", 36; "Sin hacer ruido", 85, "Tierra", 68)
    • la impotencia ("Mañanas irresolubles", 96)
    • los temores ("Miedo", 98)
… pero también los hay aunque muchísimos menos algunos
  • Positivos:
    • Alegría, el calor, la risa ("La vida", 38)
    • Humanización de las cosas ("Amanecer", 74)
Quizás presentan sus poemas un choque campo-ciudad del que la naturaleza sale más airosa ("Los campos desconocidos", 67). Es la ciudad otro motivo importante en su obra. Pero siempre avistando el campo ("Surcos", 55), la naturaleza...; de aquí que la "ventana" ('ventanilla del coche' en alguna ocasión) sea un término recurrente para enlazar ambos mundos o más bien para lograr escapar de la cárcel urbana a través de ella, para salir de uno mismo y mezclarse con los demás ("Noche en la calle", 40) o para asimilar interiormente lo vivido.

Poetas autopublicados, Elías García, Eldan Gardy, Getafe literario
Si algo ha llamado vivamente mi atención en este poemario de Eldan Gardy es cómo resuenan en sus poemas la tradición poética española: el Quevedo de "Soy un fue, un es y será cansado" lo he querido ver en ese "Soy lo que queda de lo que fui, soy lo que no seré" ("Sus ojos", 30); el Ángel Gonzalez de "Para que yo me llame Ángel González" aunque con mucha menos carga existencial y mayor carga de irónica y paradójica autoestima y autoafirmación me parece que sobrevuela en los poemas que abren y cierran el poemario: "Justifico yo estos versos" (pág. 19) y el último "Una amenaza a modo de diffhanger" (pág. 118). A Antonio Machado me ha parecido escuchar tras esas reflexiones metafísicas que abundan en varios de los poemas de Eldan; al Miguel Hernández de 'Elegía a Ramón Sijé' en "Como si fuera una elegía"; e incluso me parece ver al magnífico Juan de Yepes y Álvarez cuando leemos en el poema "Sueños" "La música, ahora callada, espera / mientras sueña". Todas estas resonancias, algunas, ¡seguro!, sólo imaginadas por mí, muestran a un poeta que está empapado de lecturas, que ama nuestra tradición, la cual se desborda como sin querer por su poesía inundándola y ennobleciéndola. En verdad que no puede haber mejor "Punto de partida" como reza el título de la obra. 


De la forma no diré mucho pues lo que cumple ahora es ir directo a la obra y degustarla por uno mismo. Sólo señalaré la sorpresa que a través del oxímoron muestran algunos de los poemas, que nos fuerza a recomponer nuestro pensamiento. También me ha agradado el uso frecuente de la sinestesia ("me gusta la luz que quema y da vida"), el encabalgamiento abrupto para destacar algún elemento crucial, la constancia en el empleo de la paradoja ("estamos donde no queremos / porque hicimos lo que había / que hacer"), la simbología alegórica presente en algunos términos ('lluvia', 'ventana', 'farolas', 'cristal'...), la hermosa y abundante metaforización en cuya intelección radica uno de los placeres al leer estos poemas: "Se cae el verano de los árboles" (p. 90), "la mañana / colocando todo / con su fresca sorna" (p. 102), etc.

En cuanto a la composición estrófica y versal el poeta hace uso de la libertad métrica, del verso libre y de la brevedad estrófica. A veces forma un poema por la agregación de varios más breves ("Condenados", pág. 59). Y otras juega, disfruta haciéndolo, con el lenguaje, la tipografía o la disposición de los versos en la página: doble interlineado ("Hojas secas", 60), juego con las letras ("Resignación", 63), la disposición escalonada de algunos versos ("Confianza", 95), etc.

Su poética, su consideración de qué sea la Poesía la expresa con claridad en el poema del mismo nombre que cerca del cierre de esta reseña coloco a continuación:
El poeta
lucha por salir de los silencios;
retuerce la belleza serena y tierna.

La poesía
crece lenta, late suave,
mira lejos y habla poco.

Descansa y escucha porque sabe que
el hecho de buscar un oasis no calma la sed.
Eldan Gardy, Elías García, Getafe poético


Por último me gustaría destacar el tono. Aunque la mayoría de sus poemas rezuman cierto nihilismo y pesimismo existencial también apunta en ocasiones el desenfado e incluso el humor en esos giros inesperados que a veces da el poema (ejemplo la bisemia de "surcos" en el poema del mismo nombre); es en el poema final donde me ha parecido detectar mayor hilaridad, gracia, frescura, al ver cómo Elías nos amenaza con volver. Eso esperamos, que Eldan Gardy vuelva a "jugar una partida de ajedrez en la nieve", que no abandone porque como afirmas, amigo Elías, participamos de tu opinión cuando dices 
"no quiero olvidar jugar al ajedrez mientras olvido el / resto de las cosas"

8 comentarios:

  1. No puedo resistirme a un buen poemario y tras leerte no cabe duda de que lo es.
    Se viene conmigo.

    Muy buena reseña, Juan Carlos.
    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se lee con gusto, eso es evidente, Yolanda. Gracias por tus palabras, amiga.
      Besos

      Eliminar
  2. Ya sabes que la poesía no me provoca en exceso. En otra época leí bastante. También leí mucho teatro y ensayo, pero ahora prefiero la novela y algún ensayo de vez en cuando.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, lo sé, Rosa. Para animarte te propongo leer no todo un poemario como este que reseño aquí. Prueba a hacerlo sólo con algún poema. En Instagram tiene publicados varios y en su página web (https://eldangardy.com) aparecen algunos de este libro. Con uno o dos basta. Verás cómo poco a poco vas recobrando el gusto por ella.
      Un beso

      Eliminar
  3. Tuve la suerte de que fuese a verme en la última Feria del Libro y allí conocí su poemario; coincido contigo en muchas de tus apreciaciones. También disfruté mucho su lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta coincidir contigo respecto a Eldan Gardy. Sus poemas, desde luego, no dejan indiferente.
      Un beso

      Eliminar
  4. Yo la verdad es que con la poesía no me animo, Juan Carlos. Me da muchísima pereza y no suelo disfrutarla plenamente.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tiene su momento, Manuela. La poesía es una lectura más lenta, reposada, sin ánimo de resolver suspense alguno... Es cierto que hay momentos a lo largo de la vida en que se buscan emociones más fuertes. La poesía produce emoción, pero no por acción sino por introspección. Todo llega, seguro que en algún momento de tu vida te interesarás por ella. Y si no lo haces, pues tampoco pasa nada.
      Un beso

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...