.header .widget { text-align:center;} .header img {margin:0 auto;}

30 abr. 2018

Jordi Sierra i Fabra: "Diez días de junio", 9ª entrega de la Serie del 'Inspector Mascarell'

Jordi Sierra i Fabra me ha acompañado mucho a lo largo de mis años de profesor. De sus libros juveniles extraño era el curso que no recomendaba algún título como posible lectura veraniega a mis alumnos; y eso si es que desde el departamento no habíamos puesto como lectura obligatoria para alguno de los niveles escolares una o varias de sus narraciones. Últimamente "El extraordinario ingenio parlante del Profesor Palermo" tenía entre mis alumnos una buena acogida, y años atrás era éxito asegurado "El asesinato de la profesora de lengua" o "El asesinato del profesor de matemáticas" por eso de que los chicos gustan de fantasear sobre proyectos, afortunadamente -¡glups!-, irrealizables. Pero muchos otros títulos había que mis compañeros y yo escogimos de entre los más de 400 que el autor catalán ha dado a la luz. Citaré solo cinco que sabíamos eran éxito asegurado: "En una esquina del corazón" (2004), "Lágrimas de sangre" (2008), "La música del viento" (2001), "El joven Lennon" (1998) y "Nunca seremos estrellas del rock" (1995) o "Noche de viernes" (2003). El porqué de elegir a Sierra i Fabra era múltiple: primero porque su estilo ágil y coloquial nos parecía adecuado para promover la lectura entre los chicos; la segunda, y muy importante para los educadores, los valores de todo tipo que encierran casi todos esos relatos.

"El asesinato del profesor de matemáticas", "El joven Lennon"
(Tomado del blog "Las cosas de Flori" [http://lascosasdeflori.blogspot.com.es/2015/10/]
Quiero decir con lo anterior que el escritor nacido hace 71 años en Barcelona era muy conocido por mí pero jamás relacioné su nombre con otro tipo de literatura que la destinada sólo a los jóvenes. Craso error pues desde siempre Sierra i Fabra ha escrito libros dirigidos al público en general. Los tiene de tema musical como el exitoso "El regreso de Johnny Pickup" (1995) o "Banda sonora" (2006) porque el novelista fue, antes de dedicarse de lleno a la literatura, fundador y/o director de revistas como El Gran Musical, Disco Exprés, Popular 1 y Top Magazine. Pero también dentro del ámbito puramente literario este autor tan prolífico ha tocado asuntos y géneros novelescos considerados propios de lectores adultos; en especial ha recalado en la novela negra en muchas ocasiones aunque quizás sea últimamente cuando más haya escrito. Pienso cuando digo esto en las sagas protagonizadas por diferentes detectives y/o investigadores:
  • La jovencísima Berta Mir que aparece en "El caso del falso accidente" (2003) y se prolonga hasta por ahora 2014 con otras cuatro historias más.
  • El periodista y escritor Daniel Ros a quien ya en 1986 hizo protagonista de "Doble imagen", llegando sus historias -seis por ahora- hasta el año 2010. 
  • Hilario Soler, su creación literaria más reciente, dado a conocer en 2013 con "El hijo del censor”, un homenaje a los novelistas populares o de kiosko de los años 60 (Francisco González Ledesma ‘Silver Kane’, Juan Gallardo Muñoz ‘Donald Curtis’, César Mallorquí, Marcial Lafuente Estefanía…), y que por ahora cuenta con otros dos relatos más.
  • Miquel Mascarell, el protagonista de la novela que acabo de leer, "Diez días de junio" forma parte de este elenco de personajes propios de la novela detectivesca y/o negra. 
Antes de entrar en la reseña propiamente dicha de la novela citada anteriormente quiero señalar que también Jordi Sierra i Fabra ha escrito libros de no-ficción sobre Música pop actual de la que es gran conocedor y también otros sobre Historia especialmente referida a la peripecia vivida y sufrida por esos exiliados republicanos españoles que al final de la guerra civil tuvieron que dejar España para salvar su vida; es importantísima en este grupo su trilogía "El tiempo del exilio" publicada en 2002 y 2003.



Mi comentario sobre "Diez días de junio"

Sinopsis (dada por la propia editorial)
Junio de 1951, durante los días de la verbena de San Juan. Miquel Mascarell descubre por sorpresa que un viejo enemigo está vivo y libre. Es Laureano Andrada, el único hombre al que apuntó con una pistola y deseó matar antes de la guerra, un viejo pederasta irredento, desafiante, que con la dictadura ha salido de la cárcel y, más aún, sigue trabajando con niños.

En los diez días siguientes, acusado de asesinato, perseguido por la policía, y salvado por David Fortuny, un antiguo agente ahora reconvertido en detective privado, Mascarell vivirá escondido, lejos de Patro y de su pequeña hija Raquel, disfrazado y colaborando con el detective privado Fortuny para demostrar su inocencia. Un Fortuny ex combatiente, falso héroe de guerra, seguidor del Régimen y, por lo tanto, en las antípodas de lo que piensa y cree él. Un auténtico choque de trenes en medio de la vorágine de los días más decisivos en la vida del ex inspector.

  • La serie 'Inspector Mascarell'
Posguerra española, Barcelona durante el franquismo
Como digo al inicio de esta entrada, no conocía esta saga del inspector Miquel Mascarell. Para quienes como yo antes aún estén en la ignorancia sobre quién es este personaje les diré que el mismo nace a la literatura con la novela "Cuatro días de enero" publicada en 2008 y situada en los días 23 a 26 de enero de 1939 cuando la capital catalana ha sido abandonada por los funcionarios del Gobierno de la República y dejada a su suerte ante la inminente entrada de las tropas franquistas en ella. Mascarell  "es" -y a punto está de pasar a "fue"- inspector de la policía en Barcelona durante la república. Está casado con Quimeta a quien conoció con quince años, a los 19 se hicieron novios, y a los 28 se casaron. Viven en la calle Córcega. Su hijo, Roger, murió en la batalla del Ebro.  En esta primera entrega de la serie el inspector Mascarell no puede hacer como el resto de compañeros suyos que han huido hacia Valencia o la frontera francesa porque su mujer está muy enferma. Por ello permanece en su puesto de la comisaría barcelonesa investigando el caso que tiene entre manos: la desaparición de una muchacha, hija de una ex-prostituta.

Las siguientes novelas de la serie llevan los siguientes títulos: "Siete días de junio" (2010) situada en la Barcelona franquista de 1948 con Mascarell ya fuera de la cárcel y viudo de Quimeta; "Cinco días de octubre" (2010) situada también en 1948 año en que mientras el inspector investiga un caso conoce a Patro, de la que se enamora; "Dos días de mayo" (2013); "Seis días de septiembre" (2014); "Nueve días de abril" (2015); "Tres días de agosto" (2016); "Ocho días de marzo" (2017); y la que acabo de leer, "Diez días de junio" (abril de 2018)

  • Mi impresión sobre "Diez días de junio"
Me lo he pasado divinamente leyendo esta novela de Sierra i Fabra. Tiene el estilo ágil característico del autor, con unos diálogos muy vivos, escasas descripciones y cuando las hay éstas nunca son prolijas. Conocemos a los personajes en sus acciones, los vemos siempre haciendo, no estamos ante una novela de pensamiento en la que el autor reflexione a través de lass divagaciones de sus personajes. No, aquí estamos ante personajes de acción.

¿Quiénes son estos personajes?
En primer lugar tenemos al inspector Miquel Mascarell de quien no es preciso haber leído las novelas anteriores de la serie pues el autor da suficientes detalles de su vida pasada que sirven para conformarlo en nuestra imaginación: afamado inspector de policía durante la República, ha pasado nueve años en las cárceles franquistas a las que entró con una condena a muerte que pronto le fue conmutada por la de trabajos forzados en la construcción del Valle de los Caídos; en 1948 fue puesto en libertad y desde entonces subsiste en Barcelona como puede. En esta ocasión casualmente ha visto a un tal Laureano Andrada a quien él durante la República persiguió y encarceló por un caso de pederastia. La guerra se interpuso en el caso que no pudo Mascarell culminar y a punto estuvo de matar a este falangista que ante el inspector se pavoneaba diciéndole a la cara que cuando acabase el conflicto se verían de nuevo las caras y entonces  las cosas serían de otra manera.

Cuando en 1951 Miquel ve a Andrada se obsesiona con él y le sigue hasta su casa sospechando que seguirá abusando de niños. Su indignación crece cuando ve que a las puertas de un colegio se acerca a un niño, le toma de la mano y Mascarell escucha que le dice al pequeño algo así como "De esto no le digas nada a tus padres". El antiguo inspector no puede aguantar más y sube corriendo las escaleras del edificio donde el adulto y ese niño han entrado, golpea en la puerta que se cerró tras Andrada y a voz en grito le acusa de su infamia. Toda la vecindad, incluída la hermana de Andrada, madre del niño que llevaba éste de la mano, observa y recrimina el comportamiento de Mascarell.

Al día siguiente Laureano Andrada aparece muerto y salvajemente mutilado. Todas las sospechas, naturalmente, se centran en Miquel que al ver que la policía acude a detenerle a su domicilio logra escapar aprovechando que Patro, la joven mujer con la que ha rehecho su vida y que le ha dado una hija, Raquel, entretiene a los agentes para darle tiempo de huir a su marido. Se inician así diez días frenéticos durante los que Mascarell investigará el entorno profesional y familiar de Laureano Andrada a fin de dar con el auténtico asesino. Le ayuda en esta investigación Fortuny, un antiguo policía que estuvo a sus órdenes durante la República y que, pese a ser actualmente partidario del régimen de Franco, le admira profundamente dado que todo lo que sabe de la profesión lo aprendió de él. 

No se puede decir más de lo que sucede en la novela porque si no me la cargaría. Sólo puedo decir que el asunto que toca, los abusos sexuales a menores, está desgraciadamente de plena actualidad. Muy interesante es ver cómo durante el primer franquismo estos abusos se vieron favorecidos por la engañosa moralidad que vendía el régimen el cual hurtaba los pequeños a los republicanos presos o a las madres solteras y los recluía en orfanatos e instituciones regidas por órdenes religiosas de las que -así rezaba la propaganda franquista- saldrían convertidos en hombres íntegros. Pero muchos de ellos -aquí en este relato la historia se centra en tres chicos adolescentes- no podrán soportarlo y huirán de esos lugares en los que ven y sufren vejaciones y abusos sin límite. Esta denuncia la noveliza Jordi Sierra i Fabra a la perfección dentro de una historia que incluye amoríos, hijos de madres solteras, residencias de ancianos, residencias infantiles, policías franquistas que se dejan ayudar por policías represaliados como Mascarell, personajes amables y personajes deleznables, etc., etc.

Estamos más que ante una novela negra ante una novela detectivesca en la que la pareja Mascarell - Fortuny es remedo de la de Sherlock Holmes - Dr. Watson. Quizás en una próxima entrega de la serie encontremos a estos dos personajes formando tándem profesional como en varias ocasiones a lo largo del relato David Fortuny le pide a Miquel Mascarell, algo a lo que por ahora éste se muestra renuente.

18 comentarios:

  1. Muyinteresante. No había leído novela de misterio, pero desde un par de años me he ido animando, así que le buscaré

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos sus libros se leen con una facilidad pasmosa. Prueba con alguno y lo comprobarás.
      Un beso

      Eliminar
  2. No puedo estar más de acuerdo contigo, es una novela ágil y que se disfruta desde las primeras páginas. Además coml has dicho, no es preciso haber leído las anteriores para poder meterte con esta. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Vero:
      Como verás nuestra opinión sobre esta novela de Sierra i Fabra es muy coincidente. Incluso acabo de ver en tu blog que la tienes calificada con 4 sobre 5, exactamente la misma calificación que yo le he dado en Edición Anticipada.
      Un beso

      Eliminar
  3. Hola cielo! ¿novena entrega ya? pues chico, me dormido en los laureles, yo me he quedado muy atrás... ¿como es posible? me tengo que poner al día 🙄

    Besitos carinyet 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que, amiga mía, el tiempo no corre... ¡vuela!
      Un beso

      Eliminar
  4. Recuerdo leer Campo de fresas en mi adolescencia pero nunca he vuelto a leer nada del autor.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A quienes me preguntan sobre qué libros poner en manos de hijos poco o nada lectores yo suelo recomendarles a Jordi Sierra i Fabra. A lo mejor tú podrías corroborar mi opinión: ¿te sirvió este escritor para aficionarte a la lectura?
      Pues además de libros juveniles tiene otros con otras temáticas que conservan el ritmo típico de su narrativa.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Aún tengo pendiente "Ocho días de marzo". A ver si le doy salida para leer esta.
    Me encanta Miquel Mascarell. Es curioso porque cuando vine a vivir a esta casa de León en la que ahora me encuentro (estoy de vacaciones bimestrales, ya sabes, calendario escolar de Cantabria), tenía cuatro años y en el piso de enfrente vivía una familia que eran los Mascarell y él se llamaba Miguel (no daba la España de la época para Miquel, ni Mikel, ni nada parecido)
    Veo que la nueva entrega te ha gustado mucho. A ver si, en breve, me pongo al día.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosa:
      ¡Felices vacaciones bimestrales! Hay que ver lo variada que es esta España nuestra.
      Es la primera de esta serie y me ha gustado porque se lee sin sentir. Además tiene ese punto de humor tan característico de Sierra i Fabra. ¡Madre mía, lo que ha escrito este hombre! Luego decimos que si Lope de Vega era un autor prolífico, pues vengan a ver a éste.
      Besos

      Eliminar
  6. Leer como hablas de esta "saga" me ha abierto el apetito por leerla. Ya conocía su existencia pero la tenía vista desde lejos. Espero contarte pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo, Fesaro. Estaré atento al momento en que hagas reseña.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Hola, Juan Carlos. Tengo ya el libro en digital para leer, no sé cuando lo podré hacer, pero me ha encantando encontrar tu reseña.

    Un abrazo y feliz noche.

    ResponderEliminar
  8. hola! el que vuelas eres tu, Juan Carlos, eres como Rosa no termino de comentaros una reseña y ya viene otra maravilla en camino, de esto acabo de desayunarme unos buenos títulos que solo tengo de oidas! a ver si entre tanto vuelo aterrizas por la Morada, todo un lujazo para nosotras! gracias por la excelencia de tu trabajo, saludosbuhos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto de las reseñas, vosotras bien lo sabéis, no tiene normas fijas. Hay épocas en que se te acumulan las reseñas y otras en que la distancia entre unas y otras es grande. No pasa nada, no hay que estresarse. Lo importante es disfrutar con la literatura: lectura y escritura, bien sea de reseñas o de relatos.
      Acabo de pasarme por vuestra Morada y he leído vuestra última reseña sobre "Ritos funerarios" de Hanna Kent. Al lado de Sierra i Fabra esta autora australiana es un gigante. No todos los escritores son iguales, evidentemente.
      Besos, amigas

      Eliminar
  9. Imagino que ha de ser muy difícil elegir lecturas para los chicos y encontrar algo que les interese.
    Desde luego dan ganas de apuntarlo, lo único que me frena un poco es lo de las sagas que ya tengo una lista inmensa de pendientes de lectura.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Conxita:
      Elegir lecturas para adolescentes después de años y años de práctica no es muy complicado. Lo que sí que hay que procurar es evitar las influencias puramente mercantilistas de las editoriales e ir sobre seguro. Y un valor seguro, como digo en el post, es Sierra i Fabra. Los títulos que cito al inicio del post son francamente muy recomendables para padres y educadores de cara a procurar a los chicos lecturas veraniegas. Es mi opinión, claro, luego ya están los chicos para echarlas por tierra. A veces lo he comprobado en mi propia casa. La vida es así, lo sabemos.
      Un beso

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...