27 oct. 2015

"Eden, Lost in Music", la reseña de Markebeats


Hará ya cosa de un mes que junto a  Juan vi en los cines Renoir Princesa, única sala de todo Madrid donde se proyectaba, una película que en muchas revistas de cine venía calificada como de cinco estrellas. Con esas buenas críticas y tratándose de música electrónica pensé -¡y acerté!- que a mi hijo Juan le gustaría acompañarme. Pasó el tiempo y sin saber por qué la entrada que  pensaba hacer en este blog sobre esta producción firmada por Mia Hansen-Løve, joven directora francesa (París, 1981) se fue quedando en el tintero., y fue Juan quien sin yo saberlo se me adelantó y habló primero de ella.

Como de las tendencias de la música electrónica yo sé más bien poco remito a todos los que queráis saber más sobre lo que a este respecto cuenta  "Eden, Lost in Music", a la interesante y bien escrita crítica de Juan publicada en su blog   "Markebeats"



Sólo añadiré a lo dicho por Juan allí que en esta película quasi documental, prácticamente un biopic, Paul (Félix de Givry), el personaje protagonista de la historia, se viene a salvar de su caída y fracaso en el negocio musical gracias al amor representado en el personaje de Yasmin (Golshifteh Farahani) que le pondrá en contacto con la hermosa realidad de la que se había ido evadiendo a través de las fiestas musicales (raves, clubs, discotecas...), sus sesiones de dj y unas adicciones cada vez más peligrosas que no le servían para nada más que para perderse y perderse en una falsa vida. La salvación de la persona individuo que se percibe al final del film le va a venir -es mi opinión, claro está- a través del mundo de la palabra, o sea, de la literatura. Es el poema "Un ritmo" del poeta estadounidense Robert Creeley el que el personaje protagonista lee al final del film al poco de haber escuchado en un portátil la canción "Within" de los Daft Punk, la otra cara de la moneda del fracasado Paul, y que según algunos son los músicos franceses reales cuya aventura músico-vital relatan los hermanos Hansen-Løve (Mia y su hermano Sven, codirector del film y cuya vida de dj aficionado inspiró a la directora).

"Within"
There are so many things that I don't understand  
There's a world within me that I cannot explain
Many rooms to explore, but the doors look the same
I am lost I can't even remember my name

[Hook]
I've been, for some time
Looking for someone
I need to know now
Please tell me who I am

[Verse 2]
There are so many things that I don't understand
There's a world within me that I cannot explain
Many rooms to explore, but the doors look the same
(where are the locks to try the key)
I am lost I can't even remember my name
(and I wonder why)

[Hook x2]


Y esta es la letra de la poesía que cierra la película. Un poema de Robert Creeley, compañero de la generación beat estadounidense (Jack Kerouac y Allen Ginsberg entre otros muchos)

"Un ritmo" 

 Todo es un ritmo,
desde el cerrarse
de una puerta, hasta el abrirse
de una ventana.

 Las estaciones, la luz
del sol, la luna,
los océanos, el crecimiento
de las cosas,

 la mente de los hombres,
íntima, volviendo a ellos
de nuevo,
creyendo que el final

 no es el final, volviendo
atrás el tiempo,
ellos muertos pero
con alguien por llegar.

 Si estoy muerto en la muerte,
en la vida también
me muero, me muero...
Y las mujeres lloran y se mueren.

 Los chicos crecen
hasta ser solo viejos.
El pasto se seca,
la potencia se va.

 Pero se encuentra con otra
que vuelve, oh no la mía,
no la mía, y
a su tiempo muere.

 El ritmo que se proyecta
desde sí mismo continúa
doblegándolo todo con su fuerza
desde la ventana hasta la puerta
desde el techo hasta el piso,
luz al abrirse,
oscuridad al cerrarse.
 It is all a rhythm,
from the shutting 
door, to the window 
opening, 

 The seasons, the sun's 
light, the moon, 
the oceans, the growing 
of things, 

 the mind in men 
personal, recurring
in them again, 
thinking the end 

 is not the end, the 
time returning, 
themselves dead but 
someone else coming. 

 If in death I am dead,
then in life also 
dying, dying... 
And the women cry and die. 

 The little children 
grown only to old men. 
The grass dries,
the force goes. 

 But is met by another 
returning, oh not mine, 
not mine, and
in turn dies. 

 The rhythm which projects 
from itself continuity 
bending all to its force 
from window to door, 
from ceiling to floor, 
light at the opening, 
dark at the closing.





5 comentarios:

  1. Poco cinéfila soy. No me suena de nada, así que gracias por traerla. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! me he abierto un blog hace poquito y estoy empezando a hacer reseñas. Tengo muchas ganas de ir haciéndolo cada vez mejor, así que me seguiré pasando por aquí ¿nos seguimos?
    Un abrazo, la Utah.

    Mi blog es http://loslibrosdeutah.blogspot.com.es ♡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola "La flor de Utah":

      Yo a partir de este momento ya te sigo. Pásate por tu última entrada de tu blog.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Aunque la peli no la he visto y no puedo comentar nada sobre ella, me ha gustado mucho la letra de la poesía final.

    ¡Feliz día Juan Carlos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chelo:

      A mí también me gustó cuando la leí rápidamente en el cine. Tuve la suerte de quedarme con el nombre del poeta y luego ya en casa buscarlo en google y descubrir que era compañero de Ginsberg y Kerouac, o sea, de la época Beat.
      Es algo triste, pero la vida... es.... como es...
      Un abrazo

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...