11 oct. 2015

En Moguer con Juan Ramón Jiménez

Juan Ramón Jiménez, Platero y yo
Aprovechando el Puente del Pilar me he acercado hasta la provincia más colombina que hay en España: Huelva. No la conocía y he de reconocer que aunque la ciudad no tiene mucho que ver su provincia esconde rincones, pueblos y paisajes increíbles. Dejo para otro lugar hablar del placer que me ha producido el Parque de Doñana (¡increíble, precioso!) al coincidir con el momento de la berrea del ciervo y la ronca del gamo; lástima que las lluvias apenas si habían comenzado y los humedales se hallaban en el estado en que se encuentran al final de la estación seca, o sea, ávidos de agua. Tampoco me referiré aquí al sorpresivo paisaje que ha generado la continuada y milenaria explotación a cielo abierto de las Minas de Rio Tinto. Sólo voy a hablar de un pueblo hermosísimo, Moguer.

Me acerqué a Moguer movido por dos impulsos: el primero fue comprobar si era verdad la retahíla aprendida en mi niñez de que Colón en su gesta del Descubrimiento partió desde Palos de Moguer tras haber orado en el Monasterio de la Rábida. ¿Palos de Moguer? Por más que buscaba una localidad con este exacto nombre no la encontraba por ninguna parte. La segunda razón, naturalmente, era Juan Ramón. Ya años atrás quise pasear por la localidad que le vio nacer y no me fue posible, así que en esta ocasión, y como se dice ahora, lo haría sí o sí.

Descubrimiento de América, Cristóbal Colón, La Rábida
Monasterio de la Rábida (Huelva)
A no más de 10 ó 12 kilómetros de Huelva, donde me alojaba, se encuentra el Monasterio de La Rábida donde Colón se alojó, pidió la intermediación de los frailes franciscanos Antonio de Marchena y Juan Pérez ante los Reyes Católicos, allí dejó a su hijo Diego a cargo de los frailes y desde el embarcadero, hoy llamado de las Carabelas, se lanzó a lo desconocido. ¡Ah!, ¿pero no había partido de Palos de Moguer? La realidad es que "Palos de Moguer" es un falso topónimo creado por el desconocimiento que algunos de los primeros cronistas del Descubrimiento (Gonzalo Fernández de Oviedo y Francisco López de Gómara, ambos de la primera mitad del XVI) tenían de la zona y que creyeron que Palos era tan sólo el puerto de Moguer, localidad antigua de la que ya Ptolomeo habla, próspera y muy cercana a éste (la verdad es que Palos no aparece citado hasta el s.XIV y sólo como una zona despoblada y con una torre de vigilancia).

Pero si Moguer se quedó sin el mérito del Descubrimiento alberga en él otro no menos importante, el de ser la cuna del mayor poeta español del siglo XX, Juan Ramón Jiménez, que vio la luz el 23 de diciembre de 1881 en la calle de la Ribera, hoy llamada Calle de Juan Ramón Jiménez y sede de la Casa-Museo Zenobia - Juan Ramón Jiménez. Los moguereños se han esforzado en dar lustre a su hermoso pueblo mediante la ubicación en los lugares adecuados de unas placas de azulejo en las que aparecen textos juanramonianos referidos a la localidad. Pasear por el encalado Moguer, por sus estrechas calles que sirven para alcanzar los portales de las casas que se extienden hacia adentro en espaciosos zaguanes, traspasar las cancelas de herrería y descubrir esos patios típicos andaluces, morunos en su origen, es una auténtica gozada para la vista. Y si a este sentido le añadimos el disfrute proporcionado por los oportunos textos entresacados de la obra de JRJ, de su "Platero y yo" el placer se eleva sinestésicamente al infinito.

Palos de Moguer, Moguer, Palos de la Frontera

Son muchos los  textos esparcidos por la localidad con motivo especialmente de haberse celebrado en 2014 el "Año Platero" al cumplirse el centenario de la aparición de esta obra que por tratar sobre un pollino amable, blando, peludo y como de algodón se clasifica para niños, pero que quienes la hemos leído -y hasta el mismo Juan Ramón lo decía- no la consideramos así dada su dificultad:
 Este breve libro, en donde la alegría y la pena son gemelas, cual las orejas de Platero, está escrito para... ¡Qué sé yo para quién!..., para quien escribimos los poetas líricos... Ahora que va a los niños, no le quito ni le pongo una coma. ¡Qué bien!
"Dondequiera que haya niños- dice Novalis-, existe una edad de oro". Pues por esa edad de oro que es como una isla espiritual caída del cielo, anda el corazón del poeta, y se encuentra allí tan a su gusto, que su mejor deseo sería no tener que abandonarla nunca.
¡Isla de gracia, de frescura y de dicha, edad de oro de los niños; siempre te halle yo en mi vida, mar de duelo; y que tu brisa me dé su lira, alta y, a veces, sin sentido, igual que el trino de la alondra en el sol blanco del amanecer!
 ('Advertencia a los hombres que lean este libro para niños', Madrid, 1914)
Este estar donde anduvo el poeta, pasear por las plazas de su pueblo, tocar en su casa alguno de los objetos que quizás él también tocara, hizo que continuamente su poema "El viaje definitivo" rondase por mi cabeza mientras estuve donde Juan Ramón en un pasado ya algo lejano e ido vivió
… Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros
cantando;
y se quedará mi huerto, con su verde árbol,
y con su pozo blanco.
Todas las tardes, el cielo será azul y plácido;
y tocarán, como esta tarde están tocando,
las campanas del campanario.
Se morirán aquellos que me amaron;
y el pueblo se hará nuevo cada año;
y en el rincón aquel de mi huerto florido y encalado,
mi espíritu errará nostáljico…
Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sin árbol
verde, sin pozo blanco,
sin cielo azul y plácido…
Y se quedarán los pájaros cantando.(Tomado de «Corazón en el viento», en Poemas agrestes, 1910-1911.)
 He aquí algunas de las placas de azulejos que adornan la localidad e ilustran al visitante

La casa Museo Zenobia - Juan Ramón









5 comentarios:

  1. Interesante que un pueblo se identifique con su poeta y le rinda este tributo. "Platero y yo" es una obra maestra de la prosa poética y aunque admite esa lectura infantil, es una lectura adulta en todos los sentidos. "El viaje definitivo" es una tremenda reflexión sobre la muerte, uno de mis poemas favoritos.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces, Gerardo, estoy convencido de que si pasearas por Moguer te emocionarías como a mí me ha sucedido este pasado fin de semana.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Entonces, Gerardo, estoy convencido de que si pasearas por Moguer te emocionarías como a mí me ha sucedido este pasado fin de semana.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Yo ire un dia de estos, a mi me emociona todo lo andaluz porque soy andaluza, gracias Juan Carlos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no soy andaluz, pero reconozco que los andaluces tienen una especial sensibilidad para la cuestión artística, y en el caso de la literatura destacan especialmente en poesía. Juan Ramón es un buen ejemplo.
      Un abrazo, Carmen

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...