.header .widget { text-align:center;} .header img {margin:0 auto;}

17 ene. 2019

'El libro de los Baltimore' de Jöel Dicker. ¿2ª entrega de la serie Marcus Goldman?

18 comentarios:
Antes de esta novela de Jöel Dicker, ya hace años, leí su exitosa "La verdad sobre el caso Harry Quebert", convertida hace muy poco en triunfal serie televisiva; y el año pasado tuve ocasión de leer la última de sus novelas publicada hasta ahora, "La desaparición de Stephanie Mailer", asimismo muy bien recibida por los lectores.

Jöel Dicker, El libro de los Baltimore, La verdad sobre el caso Harry Quebert
fotocomposición tomada del blog La Copela

Sinopsis (tomada de www.megustaleer.com)
«Si encontráis este libro, por favor, leedlo. Querría que alguien supiera la historia de los Goldman-de-Baltimore.» 

Hasta que tuvo lugar el Drama existían dos ramas de la familia Goldman: los Goldman de Baltimore y los Goldman de Montclair. Los Montclair, de los que forma parte Marcus Goldman, autor de La verdad sobre el caso Harry Quebert, es una familia de clase media que vive en una pequeña casa en el estado de Nueva Jersey. Los Baltimore, prósperos y a los que la suerte siempre ha sonreído, habitan una lujosa mansión en un barrio de la alta sociedad de Baltimore. Ocho años después del Drama, Marcus Goldman pone el pasado bajo la lupa en busca de la verdad sobre el ocaso de la familia. Entre los recuerdos de su juventud revive la fascinación que sintió desde niño por los Baltimore, que encarnaban la América patricia con sus vacaciones en Miami y en los Hamptons y sus colegios elitistas. Con el paso de los años la brillante pátina de los Baltimore se desvanece al tiempo que el Drama se va perfilando. Hasta el día en el que todo cambia para siempre.

Mi comentario
Diré para comenzar que esta novela me ha entretenido y ha venido a ratificarme en lo que afirmaba en mi reseña sobre "La verdad sobre el caso Harry Quebert" [leerla aquí]: Jöel Dicker domina los resortes del best seller y aquí lo demuestra una vez más. En verdad, esta segunda novela sigue muy de cerca la estructura de la anterior; de mano es el mismo personaje, Marcus Goldman, el narrador de la misma. Pareciera, pues, que tras "La verdad..." y ésta, el autor estuviese en la idea de realizar una serie Marcus Goldman. Pero, por ahora y tras leer la siguiente entrega, "La desaparición de Stephanie Mailer" [leer la reseña aquí], se ve que lo que parecía iba en esa dirección se ha interrumpido. Naturalmente, siempre cabe la posibilidad de que en futuros títulos el autor retome el personaje y prosiga la serie.

En cierto sentido podría afirmarse que la estructura es la misma en los tres títulos: un puzle con constantes idas hacia adelante (flash forward) y hacia atrás (flash back) debidamente anunciadas en los epígrafes de los distintos capítulos, si bien he de decir que la complejidad cronológica es en "El libro de los Baltimore" menor que en "La desaparición..." pero mayor que la que realizó en "La verdad...". Concretamente, en la novela que estoy reseñando nos movemos en varias ubicaciones temporales: 2012: el momento actual en que Marcus está en Boca Ratón [Florida] escribiendo, precisamente, la novela que tenemos ahora en nuestras manos; 2004, el año en que sucede el Drama que desde el principio se nombra y que sirve para crear y mantener en el lector un cierto suspense al no saber con exactitud qué es ello; 1989-1997, tiempo en que se forja lo que en el relato los personajes protagonistas llaman 'la banda de los Goldman'; y la época anterior a los años 90, concretamente 1960-1989, en que se relata la historia de los abuelos de la familia Goldman y cómo lograron levantar  casi de la nada una exitosa empresa.

Estamos, como en el caso de "La verdad...", ante una obra que encierra dentro de sí toda una serie de distintos tipos de novela:
  • Por la historia de los personajes principales -Marcus, Hillel y Woody- y la conformación de sus personalidades desde adolescentes bien podríamos calificar la novela de bildungsroman o novela de aprendizaje; 
  • La entrada en escena de la chica, Alexandra Neville, y la conmoción que causa en el grupo adolescente con la evolución y desarrollo de los episodios de amor y celos hace que la novela ingrese o toque los terrenos de la novela romántica o rosa:
    •  "Al cabo de unos minutos, la lluvia redobló. El agua que chorreaba por el parabrisas y las ventanillas los volvía invisibles. Saúl le rozó la mano, Anita se la cogió y se besaron. Desde ese día, se besaron al menos una vez al día todos los días durante treinta y cinco años", pág. 367 
  • El suspense que desde el principio provoca la alusión al Drama, la visualización en su momento del mismo y la investigación o esclarecimiento de lo que allí hubiera sucedido, introduce el relato, si bien en menor proporción que en "La verdad..." en el thriller propiamente dicho:
    • "Corría el año 1993. Once años antes del Drama, cuya cuenta atrás ya había comenzado", pág. 121. 
    • "Después del Drama que aconteció en 2004 la víspera de Acción de Gracias, Tío Saul no volvió más a Oak Park", pág. 323. 
    • "Falta un mes para el Drama, pero aún no lo sabemos", pág. 405. 
    • "Déjate del Drama, Marcus. No existe ningún Drama sino varios dramas", pág. 454.
  •  Y para finalizar, la evolución de las finanzas de los Goldman, sus ascensos, sus caídas, sus decisiones económicas, etc., crean una sensación de novela política o, mejor, de crónica socioeconómica, especialmente cuando se interna en los años de la crisis de las subprime que en USA estalló definitivamente en 2008. 
    • "El año 1972 fue el punto culminante de su activismo. Hicieron suyas todas las causas: el Watergate, la igualdad de las mujeres, el Proyecto Honeywell contra las minas antipersona…", pág.370. 
    • "Como les sucedió a tantos otros, la estabilidad económica de mi tío finalizó repentinamente en octubre de 2008, cuando la economía mundial se tambaleó con la llamada crisis de las hipotecas subprime", pág. 439. 
Alexandra Neville, Woody, Hillel, Scott Neville
Al haber leído anteriormente dos novelas del escritor ginebrino nacido en 1985 he de decir que en ésta pocas cosas me han sorprendido. Es más, incluso hay aspectos que llevan demasiado a su novela anterior pareciéndome incluso repetitivos: la casa donde se refugia el exitoso escritor Marcus Goldman, los espacios geográficos (los Hamptons, Florida, Baltimore, New Jersey...), ciertas reflexiones hechas sobre cómo se construye un thriller me han recordado  excesivamente a "La verdad..." si bien en cada novela el papel de Pepito Grillo del escritor recae en distintos personajes: en el editor en "La verdad..." y en Leo, el vecino de Marcus en Boca Ratón aquí. 
"—Pero ¿cuándo se va a poner en serio con ese dichoso libro?
—Muy pronto, Leo. Se lo prometo.
—Marcus, me da la sensación de que me está tomando el pelo. ¿No será que se siente angustiado o tiene una crisis de la página en blanco?
", pág. 332
En la relación Leo - Marcus Goldman reside mucho del humor que hay en este relato. El humor es uno de los elementos que, en cantidades variables, Dicker suele incluir en sus narraciones. Así, aquí, para mostrar la impertinente insistencia del vecino Leo sobre la novela que debiera de estar escribiendo Marcus se desarrolla el siguiente diálogo:
"-¿Va progresando su novela?:
—No va mal. Me estoy planteando escribir la historia de un viejo que observa cómo un vecino joven ama a una mujer a través de un perro
", pág. 104
La cuestión parecería quedarse sólo en mera demostración de ingenio, pero si nos fijamos veremos que el autor está dando en este breve cruce de palabras una de las claves de la novela. Como ya se deduce de las primeras líneas del texto («Si encontráis este libro, por favor, leedlo. Querría que alguien supiera la historia de los Goldman-de-Baltimore.», pág. 2), estamos ante el relato de la construcción de otro relato, o sea, literatura dentro de la literatura. Asistimos en esta novela a los trabajos de investigación, recopilación de materiales y organización de los mismos para la ejecución de un libro, precisamente el que tenemos en nuestras manos: "El libro de los Baltimore". O sea, prácticamente lo mismo que Joël Dicker había hecho en su obra anterior.

Lo que menos me ha agradado de esta novela que se lee con gusto y que entretiene muchísimo es la previsibilidad que en algunos momentos tiene la historia. Afortunadamente, el autor sigue fiel a uno de los 31 principios dados en "La verdad..." sobre cómo se construye un buen best seller e introduce giros argumentales muy curiosos e inesperados que nos congracian con la novela y hacen que perdonemos al autor las caídas en lo muy trillado que también tiene. 

De toda la serie de elementos que se suelen utilizar en la construcción de best sellers (en las dos reseñas ["La verdad..." y "La desaparición..."] que he dedicado en este blog a las novelas de Joël Dicker los he señalado repetidamente) me gustaría destacar el de la reiteración de los acontecimientos vistos desde los ángulos respectivos de diversos personajes (perspectivismo). Esta técnica que en otros autores contribuye a mejorar el nivel del relato y a comprender mejor la psicología de cada personajes, sin embargo aquí, en "El libro de los Baltimore", sólo sirve para que la narración detenga su desarrollo de la trama y a base de repetirla vaya asentándola y consolidándola en los lectores que, de este modo, no deben realizar esfuerzos excesivos para entenderla y comprenderla. Es por ello que los best sellers -¡"El libro de los Baltimore" lo es innegablemente!- son las lecturas favoritas de lectores no muy exigentes. 

Serie de Netflix "La verdad sobre el caso Harry Quebert"
Buscando la sinopsis argumental que he colocado al principio de esta reseña me he topado con diversas opiniones críticas que Alfaguara, la editorial que ha publicado el libro en España, adjunta en su publicidad para estimular a los posibles lectores. Entre ellas hay algunas que me han impactado especialmente y que confirman claramente la idea que ya expresé en el título de la reseña que dediqué a "La verdad sobre el caso Harry Quebert" y que subtitulé "¿Cómo se fabrica un best seller?". Véase lo que entre otras cosas se argumenta para promover la venta de esta entretenidísima y adictiva novela:
  • «El Libro de los Baltimore, ha logrado recuperar todos y cada uno de los ingredientes de la obra anterior (comenzando por su narrador, el escritor Marcus Goldman) Milo J. KrmpoticLibrújula («Joël Dicker: prodigioso y melancólico», portada)
  •  «Una estructuración digna de serie televisiva que consigue que cada capítulo presente, por sí solo, un elevado arco de tensión que motiva a seguir devorando páginas... Todo lo que pasa es emocionante, cautivador y, por momentos, hasta conmovedor.» Matías StuberBellver (suplemento cultural del Diario de Mallorca
  • «A través de señas características de su escritura, como los continuos saltos en el tiempo, los bruscos e inesperados giros argumentales y el mantenimiento de una tensión narrativa más que palpable, Dicker monta una historia cuyo punto central (el Drama) desconocemos en importancia y contenido, pero sobre el que gravita todo el peso del relato, que se convierte en una búsqueda de la verdad de impresionante ritmo narrativo.» Andrés Seoane, El Cultural de El Mundo)
En definitiva, si analizamos las opiniones de estos tres críticos literarios, "El libro de los Baltimore" es una obra que continúa lo ya probado con éxito por Jöel Dicker en "La verdad sobre el caso Harry Quebert" (personaje protagonista, señas características de su escritura, y también preparada o, si se es benévolo, predestinada como la que le antecede cronológicamente a convertirse en serie televisiva. Es más, mientras veía la serie realizada por Netflix de "La verdad..." que, televisivamente hablando, me ha gustado bastante, muchos aspectos y elementos de "El libro..." me parecía reconocerlos allí.

14 ene. 2019

Ana Bolox nos invita a leer este 2019 12 libros pendientes

9 comentarios:
Me gusta la propuesta de Ana Bolox de dar un empujoncito a los libros que siempre se van quedando postergados en los anaqueles de nuestra biblioteca. Creo que si decido leer aquellos que no sean demasiado voluminosos, quizás pueda completarlo. No sé, en fin, ya se verá a final de año. Lo que está decidido es que me apunto al Reto.


Si queréis apuntaros pasad por aquí

Reto 12 libros pendientes en 2019

Estos son mis libros (ya no) pendientes:

1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.

12 ene. 2019

Reto "Serendipia Recomienda 2019"

12 comentarios:

Completé el Reto de 2018 convocado por "Serendipia"Mónica Gutiérrez Artero- y este año quiero volver a hacerlo. Desde aquí os invito a participar en él. Os explico en pocas palabras su mecánica. El reto consta de dos fases:

Primera fase: Recomendar tres libros que hayas leído. Preferiblemente que no sean conocidísimos pues de lo que se trata es de descubrir a los demás buenas lecturas que por lo que sea no son muy populares.

Segunda fase: Del listado resultado de las recomendaciones de todos elegir tres, leerlas y reseñarlas a lo largo de 2019.

Pero, bueno, casi mejor que leáis vosotros directamente las Bases (aquí)


Los 3 libros, -novelas los tres-, que yo recomiendo son los siguientes:

1. “Reikiavik” de Pablo Sebastiá Tirado. Novela policíaca y de anticipación científica. Entretenida [leer Reseña]

2. “La uruguaya” de Pedro Mairal. Novela divertida, nada larga y situada en Argentina-Uruguay. A mí me gustó bastante. [leer Reseña]

3. “Un artista del mundo flotante” de Kazúo Ishiguro. Se desarrolla en Japón y entre otras cosas viene a marcar el choque que el país vivió en dos momentos de su historia, el último tras la derrota en la II Guerra Mundial. Sutil y delicada. Una preciosidad. [leer Reseña]

Y los tres libros que voy a leer para cumplimentar debidamente la Segunda Fase del Reto son:



10 ene. 2019

Los poetas homenajean a Francisco Caro

15 comentarios:
poetas españoles actuales, Poesía contemporánea, Ezequías Blanco
El pasado 8 de enero, me acerqué al Café Comercial en la madrileña Glorieta de Bilbao. Ezequías Blanco, amigo poeta, me había comentado que allí iba a homenajearse a Francisco Caro,  profesor de Historia dado a conocer tardiamente como poeta, el cual, a partir de haber colgado los trastos de enseñar, ha irrumpido en el panorama poético español con una exitosa e inusitada fuerza.


Al llegar al espacio que para eventos tiene habilitado este establecimiento me sorprendió el ambiente amigable y distendido que allí se respiraba, atentos todos a que Francisco Caro, ignorante del homenaje que se le iba a dispensar, llegase al acto que él creía mera presentación de un libro, algo que también fue así.

Por fin a eso de las 19:30 apareció Paco Caro que mostró su sorpresa por la presencia de tantos amigos, venidos muchos de ellos de fuera de Madrid para arropar al maestro en este homenaje que se le rendía justamente la víspera de su 72 cumpleaños.

El muñidor del acto fue fundamentalmente Rafael Soler, poeta y novelista exitoso, quien explicó el desarrollo que el Acto seguiría, y que efectivamente fue el siguiente:

En primer lugar José Luis Morales presentó al protagonista del acto y dio paso a la cantante Ana Bella López-Biedma quien, con su magnífica voz y acompañada sólo por la guitarra, deleitó al respetable con una canción musicada por ella y confeccionada con mezcla de versos de varios poemas de Paco Caro.

Tras Ana subieron a la tarima una serie de poetas amigos del homenajeado que recitaron diversos  poemas entre los que se contaron algunos de los siete centones contenidos en el opúsculo "A ti, poeta, con quien fuiste". Estos siete poemas están construidos con versos extraídos de poemas de una decena de autores incluido el mismo Francisco Caro. La editorial Lastura acompañó este opúsculo de otro bajo el título "Di breve" en el que figuran versos del homenajeado escogidos por lectores y amigos del mismo. Ambos libritos están bellamente editados.
Paco Caro, poetas tardíos, "Casa, cuerpo partido"

Cuando le tocó hablar, Paco Caro dijo cosas muy hermosas sobre el ejercicio de la poesía. De todas ellas la que más me impactó fue la que, afirmó, había encontrado leyendo a Giovanni Boccaccio quien ya en el siglo XIV hablaba de la necesidad de no expresarlo todo en el poema a fin de que fuese el propio lector quien completase el escrito. Reveló Paco que la lectura de Boccaccio estaba en la base de su poemario "Cuaderno de Boccaccio". Precisamente los versos que el propio poeta escogió de su obra cuando los amigos se lo pidieron, sin saberlo él, para este acto muestran su poética, lo que él entiende que debe ser y conseguir la poesía. Los versos dicen así:
dí breve, deja / que busque quien te lea / que adultos seguidores / de tus escritos hallen / placer en el hallazgo / que añadan a la tuya / también su vanidad. 
Pero sin lugar a dudas el momento culmen de todo el acto fue cuando los amigos allí congregados le hicieron entrega de un libro titulado "Este nueve de enero", antología poética realizada por Davina Pazos, Francisco García Marquina, José Luis Morales, Manuel Cortijo Rodríguez, Pedro Antonio González Moreno y Rafael Soler de los doce poemarios publicados por Paco hasta el momento.

Paco agradeció, emocionado, el regalo y a su vez nos regaló a todos con la lectura de "Son blancas aves" perteneciente a su libro "Casa, cuerpo partido" e incluído, lógicamente, en la antología.

Son blancas aves

Sin ninguna
urgencia caen, como losas
ingraves caen, son blancas
aves tristes,
pedazos de la piel que me creciera
en los días de espuma

y caen,
calmada como está
al fin su rebeldía

son el vuelo,
son lo ceremonioso, caen
y en su liturgia fingen
la verticalidad
o la desidia fingen.
Quiero decir que nievo
desordenadamente

que desde una habitada
leprosería, nieva
este nueve de enero.

Hay un pecado inmóvil,
una mujer oculta tras columnas,
y una casa de vientos junto a un río
que lo contemplan todo,
todo

todo lo que creció ya roto,
todo lo que vivió ya roto,
y que sólo al caer, en el suelo posado,
busca recomponerse.
Quiero decir que nieva
solamente de mí, de cuanto fui inocencia

que nievo
desde este cuerpo azul
que todavía escribe.

Desde mi tiempo hoy,
sobre un tiempo que busca o que persigo,
nieva:
verdad que me deshace.

Copos, copos, copos, copos,…

Francisco Caro, Este nueve de eneroEscuchar este bellísimo poema en la voz de Francisco Caro fue para mí una experiencia literaria como pocas. A punto de publicar este post leo en su blog "Mientras la luz", en la crónica que del acto del día 8 de enero publica "Ícaro", que el homenajeado "en cierta ocasión oyó decir a sus mayores que cuando nació el cielo estaba nevando"

Al acabar el acto, Paco Caro tuvo la gentileza, a petición mía, de dedicarme la Antología al tiempo que intercambiamos unas breves palabras. Descubrí ayer a un poeta excelente, un maestro de poetas. Descubrí a Francisco Caro,  para mí ya poeta imprescindible.


José Luis Morales, Homenaje al poeta Francisco Caro
Foto: José L. Torrego
editorial Lastura, "Este nueve de enero", "Di breve"
Portadas de los opúsculos










____________
Breve nota biobibliográfica sobre Francisco Caro
Profesor de Geografía e Historia en institutos de Madrid, natural de Piedrabuena (Ciudad Real, 1947). Poeta de edición tardía es autor de los poemarios: Salvo de ti (Ediciones Vitruvio, 2006), premio de la Asociación de Escritores de Castilla-La Mancha 2004; Mientras la luz (Ciudad Real, 2007) colección Ojo de Pez BAM; Las sílabas de noche (Valdepeñas, 2008) Premio “Juan Alcaide” 2007; Lecciones de cosas (Zaragoza 2008) Premio “Ciudad de Zaragoza” 2008; Calygrafías (Gijón 2009) Premio “Ateneo Jovellanos” 2008; Desnudo de pronombre (Las Palmas 2009) Accésit premio “Tomás Morales” 2008; Cuaderno de Boccaccio (Alcalá 2010) Premio Ciudad de Alcalá 2009; Paisaje (en tercera persona) (San Sebastián de los Reyes 2010) Premio José Hierro 2010; Cuerpo, casa partida (Diputación de Soria, 2015) Premio Leonor de Poesía 2015; Plural de sed (Lastura, 2015); Locus poetarum (Polibea SL, col. El Levitador, 2017); y El oficio del hombre que respira (Eolas Ediciones, 2017).

7 ene. 2019

"Atrapando la luz" de Sara Mañero

19 comentarios:
Los años pasan despacio mientras se suceden los días, Inés, y sin embargo, no son más que un soplo cuando se mira atrás, casi espiando, desde un recodo del camino, ¿verdad? A mí al menos se me fueron en un suspiro, como una exhalación. Parí mis hijos mientras seguía trabajando, a Ascensión, a Dolores, a Matías, a José. En poco más de 5 años, cuatro criaturas. (pág. 309)

Conozco a Sara Mañero por haber intercambiado con ella en las redes sociales opiniones sobre libros en particular y literatura en general, pero hasta ahora no había leído ninguna de sus obras. Agradezco desde aquí la inciativa de Rosa Berrós, administradora del blog "Cuéntame una historia", de celebrar su cuarto cumpleblog con una Tertulia Literaria sobre esta novela de Sara. Y se lo agradezco porque en verdad he disfrutado mucho con su lectura por muchas razones que a continuación pretendo exponer. Pero antes de nada os diré algo sobre la autora de "Atrapando la luz".
editoriales pequeñas, editorial Verbum
Sara Mañero Rodicio es Licenciada en Filología anglogermánica y Doctora en Filología Hipánica por la Universitat de València, doctorado que alcanzó con una tesis titulada "El Arcipreste de Talavera Alfonso Martínez de Toledo". Ha realizado traducciones de obras literarias importantes ("La comedia de las equivocaciones" de Shakespeare; "Dos leyendas" de Ted Hughes; "Cuatro cuartetos" de T.S.Eliot...) así como adaptaciones teatrales. 

Su obra de creación está formada por ahora por varios relatos publicados y tres novelas: "Mientras sorprendan los días" (ed. Hades, 2015), "El sueño del árbol" (ed. Verbum, 2015) y "Atrapando la luz" (ed. Verbum, 2018).  

Además de lo anterior, que he extraído de la contraportada de la novela que acabo de leer, es evidente que Sara tiene un gran conocimiento de la historia de España, en especial del período que va de 1880 a 1940. Se evidencia este conocimiento en su segunda novela, que trata sobre la guerra de Filipinas; y también se ve con mucha claridad  en "Atrapando la luz" donde el repaso memorialista que realiza Elvira, la protagonista, comprende un amplísimo período que se extiende desde varias décadas anteriores a su nacimiento en 1889 hasta la primera década de este siglo XXI. 

Mi opinión
Diré por qué me ha satisfecho mucho la lectura de "Atrapando la luz". Todo en ella ha sido de mi agrado, desde la historia que presenta, la de una mujer que se rebela contra las imposiciones que la sociedad de su tiempo imponía a las mujeres y que desde bien joven luchó por realizarse plenamente tanto en lo personal, como madre, sin dejar de lado lo profesional, como fotógrafa reconocida; pero junto a esto lo que más me ha gustado es la forma que Sara Mañero da a su historia, utilizando una estructura no lineal, con saltos hacia atrás y hacia adelante en el tiempo, desordenada, como es normal en una anciana de 95 años que languidece en la cama aguardando la próxima y segura llegada de la marcha definitiva. Pero vayamos por partes, primero el asunto, que tal como figura en la contraportada del  mismo libro es el siguiente:

Una mujer adelantada a su tiempo, la fotografía como pasión insoslayable, las guerras del Rif como tan sólo uno de sus contrapuntos históricos… Elvira, desde la lejanía de una existencia vivida con intensidad, nos permite acompañarla en su viaje a través de un mundo cambiante. El mapa de su vida —de Dueñas a Madrid, de Madrid a Melilla, y de vuelta a Madrid— estará marcado por la rebeldía, la independencia, el dolor, la duda… y un deseo perpetuo de atrapar la luz con su cámara. “Porque no recuerdo la realidad, sino su retrato, como si la fotografía no solo fuese razón de vida, sino vida misma”, afirma la protagonista, que enfoca con su objetivo tanto los conflictos de la historia de España en que se ve inmersa, como un espacio íntimo tensionado por ilusiones y decepciones. (Sinopsis ofrecida por la propia editorial)

La historia
Nada más comenzar vemos a Inés, nieta de Elvira, interesándose por los recuerdos que esta mujer de 95 años postrada en cama pueda darle. Inés es una profesional que pasa unos días en casa de Marisa, su madre, donde languidece la abuela Elvira. A Inés le interesa todo lo que Elvira pueda contarle porque en ella ha descubierto a una mujer liberada en un contexto sociocultural difícil y bien distinto al actual. Elvira recuerda en un discontinuo ir y venir en el tiempo su lucha en casa de sus padres por poder estudiar y no quedar relegada, como les sucedía a las niñas, al exclusivo papel de cuidar de los hermanos varones, casarse y atender a los padres cuando estos llegasen a mayores. No, Elvira quiere estudiar y para ello se las ingenia como puede primero comprometiéndose a enseñar a Alfonso, su hermano pequeño, y luego inventando argucias y patrañas para poder justificar su estancia en Madrid sin resultar gravosa a la familia. Hará de la necesidad virtud y entrará a trabajar en el estudio de un fotógrafo que la contrata sólo para que la clientela  sea atendida por una cara bonita; sin embargo pronto demostrará tener iniciativa y dotes artísticas para la fotografía y empezará en ese estudio a realizar labores más profesionales.
Guerra de Melilla, Desastre del Annual, Ab del Krin, ejército español

En Madrid conoce a Gonzalo, su primer amor, que es quien la ayuda a encontrar un alojamiento y también la introduce en el mundo de la fotografía. A través de él conoce las mieles y los sinsabores del amor; a consecuencia de estos últimos y rotos definitivamente los lazos con sus padres, disgustados por la deriva de Elvira en Madrid de la que ellos eran ignorantes, opta por ir a Melilla para cubrir como fotógrafa la guerra que España en 1909 está teniendo en Marruecos por las revueltas de las tribus del Rif.

En la pensión de estudiantes donde vive en Madrid y a la que retorna a la vuelta de Marruecos es  atendida como una hija por la dueña de la pensión. Allí conoce a Juantxo, a cuyo través y por una serie de circunstancias que no es cosa de desvelar aquí, conocerá a Mateo"el Rubio" con quien se casará y tendrá seis hijos. En Madrid la vemos evolucionar como profesional reconocida codeándose  con otras mujeres liberadas, profesionales como ella: Carmen de Burgos, Concha Espina, Sofía Casanova... Las conoce y las trata en las tertulias literarias de Gómez de la Serna, de Valle Inclán, de Baroja o Azorín... en esa España viva, culta, activa, de la Edad de Plata anterior a la Guerra Civil.
Y finalmente la Guerra y el franquismo. Aquí, en este período ominoso, Elvira, que nunca ha abandonado del todo su profesión de fotógrafa pese a las enormes dificultades que el contexto sociopolítico imponía a las mujeres para su desarrollo profesional, siente temor por sus hijos que, educados en la libertad que se respiraba en el hogar, luchan contra la dictadura.

Los cabos sueltos en la narración de la anciana Elvira los buscará Inés en la localidad natal de su abuela donde encuentra a familiares de esa rama que se distanció de ella a raíz de haber sido expulsada de casa por su propio padre. Y aquí Inés encuentra a Elvira, nieta de Alfonso, su queridísimo tío abuelo, hermano de Elvira. Esta sobrina nieta recobrada irá a visitarla y la anciana Elvira entenderá que su paso por este mundo está más que cumplido pues en la joven Elvira se ve reflejada ella misma, y lo que es más importante,este encuentro le sirve para visualizar a través de sus palabras las vivencias infantiles y juveniles en el pueblo que la acompañaron siempre:
Me ha hablado de sus abuelos y yo, educada, le he preguntado por sus padres, aunque me interesara muy poco la vida de esas personas a las que no conocí. Se lo debía. Por gratitud. Por dejarme acariciar las medallas que limpiaba de niña y traerme imágenes de los dedos regordetes de mi hermano al imitarme, por permitirme recordar con su abuelo el camino hasta el chozo, sintiendo de nuevo el aire fresco en las mejillas, y seguir en el rumor de los álamos del arroyo con Marcial, por hacerme distinguir la cara amiga de Gervasio, por llevarme a pasear por Dueñas, por ayudarme a recuperar mi infancia y mi juventud.” (pág. 390)
Novelistas españolas actuales
Es una historia, en definitiva, de liberación feminista, en la que la equidad masculino-femenina (presencia/ausencia) es bien visible y en la que la protagonista elige desarrollarse profesionalmente sin renunciar a nada proveniente de su condición de mujer, pero también sin ocultar las dudas y los sacrificios que dicha elección conlleva. Así, cuando Elvira decide volver por segunda vez a Melilla y su marido Mateo, que es médico, decide acompañarla a pesar de que ella preferiría que no lo hiciese para que sus hijos quedasen a cargo del padre
No insistí. No pude. Aunque el miedo a que pudiera sucederle algo me atenazaba el pecho como ningún temor había hecho antes. Debía renunciar o aceptar su compañía. Y no quería ir, pero no podía quedarme.” (pág. 320)
 De esta historia han llamado especialmente mi atención tres aspectos:
  •  Uno obedece a cuestiones meramente personales, por ser yo natural de Salamanca y haber tenido durante mi niñez contacto con la localidad Matilla de los Caños del mismo modo que la protagonista de este relato: a través de muchachas, naturales de este pueblo muy próximo a la ciudad, que ayudaban en casa de mis abuelos y también en la mía. Este mundo hoy ya desaparecido que Sara Mañero evoca en su relato me ha interesado vivamente. 
  • Otro es la inmensa información, desconocida en gran parte por mí, que aparece en la novela sobre ese conflicto de la Guerra de Melilla que culminó en el desastre de Annual y que marcaría el futuro de España durante el siglo XX al ser los militares aquí fracasados los que en 1936 quisieron restañar las heridas recibidas en su orgullo con el Golpe Militar de infausto recuerdo. 
  • Y el tercero y más importante es el propio de la Fotografía y su evolución que la escritora presenta de manera natural según discurre la vida de esta mujer y van cambiando sus pertrechos profesionales: la cámara alemana Globus 30×40, la cámara francesa Sonido Gaumont, la Nettel, la Goerz, la Leika, etc.
Fotografía, Historia de la fotografía, fotógrafos españoles

La presentación
Creo que a la calidad indiscutible de la novela contribuye, y no poco, la manera como la escritora la presenta. Constantemente hace uso del monólogo interior y la introspección en los recuerdos de Elvira.

Me ha gustado mucho el empleo de distinta tipografía en general a lo largo de toda la novela que sirve para mostrar los distintos tiempos, el evocado y el presenta actual; pero al respecto lo que más me ha sorprendido es observar que en un mismo párrafo alternen, según sea el personaje que intervenga, las distintas tipografías.

También creo que hay que destacar el punto de humor que en no pocas ocasiones tiene el relato como cuando para revelar la pésima organización del Estado comenta que el fotógrafo Luis Marín,  funcionario durante un tiempo, pese a haberlo dejado por la fotografía seguía cobrando el sueldo.

Asimismo desde el punto de vista formal quisiera resaltar la imbricación en la novela de varios géneros. Así, a la innegable novela histórica que la misma es, se superpone en algunos momentos, por ejemplo en la relación amorosa entre Elvira y Gonzalo, un evidente tono de novela rosa
-¡Elvira! ¿Me oyes? ¡Soy yo! ¿Estás bien?
Cuando le miré supe que sí, que no podía estar mejor, que nada de lo acontecido hasta entonces tiene importancia, que la vida volví a empezar allí, entre sus brazos.
” (pág. 193)
Y como novela histórica que es, la misma incurre en algunos, no sé si intencionados o no, anacronismos. El más flagrante es, estando en 1917,  nombrar como Glorieta de Ruiz Jiménez la plaza que hay al final de la calle de San Bernardo. Tal denomincación es imposible pues no será hasta 1934 que la misma sea denominada así en homenaje al que fuera alcalde de Madrid, Ruiz Jiménez, padre del que luego sería efímero ministro de educación de Franco. Y también considero anacronismo la reflexión de Elvira, más propia de hoy día, sobre dejar a los niños al cuidado de los abuelos en el caserío vasco mientras los padres aprovechaban para solazarse viajando
De todos modos, como yo no ignoraba cuánto habría deseado ejercer en su pueblo, cerca del caserío familiar, los largos veranos llevábamos allí a los niños, con los abuelos, para librarles de los calores estivales, y nosotros acudíamos siempre que podíamos, aunque también aprovechábamos esos días de libertad para viajar sin rumbo, para capturar otras luces.” (pág. 310)
Y sobre todo me ha gustado cómo la autora a través de las palabra, cual si de una cámara fotográfica se tratase, consigue hacernos "ver" lo que esta mujer, verdadera precursora de un tiempo por venir, vivió, conoció y vio.

Para finalizar
Educación conservadora, feminismo, Sociedad patriarcal, Parravicini
La novela me ha parecido un muy buen documento sociológico de una época de España, aquella en la que las mujeres estaban sólo destinadas a casarse y atender al marido a cuya férula pasaban directamente desde la del padre. Eran seres considerados inferiores, imperfectos, indefensos si no estaban a cargo de un hombre que las protegería y atendería para en lo posible salvar la idiocia en que, se consideraba, el género femenino vivía inmersa.

Mucha información relevante y novedosa, al menos para mí, contiene este relato de Sara Mañero. No es el menor, junto al de la Guerra de Melilla, el de la educación que se impartía en España a principios del siglo XX cuando el personaje protagonista está intentado formarse. El libro que establecía las normas de conducta y de comportamiento de uno y otro género, de chicos y chicas, era el "Juanito" de Parravicini, vigente en muchos países de Europa desde 1837 en que se editó en Italia. En España se utilizó durante para enseñar a leer a los escolares al tiempo que se les inoculaban las normas de conducta que por sexos interesaba perpetuar.

Pero lo mejor sin duda ninguna es lo bien que utiliza el idioma esta novelista valenciana, lo bien que distribuye los materiales narrativos, lo bien que construye personajes dotados todos ellos de personalidad propia bien reconocible, y, en definitiva, lo que se disfruta leyendo esta historia por la autenticidad que destila y lo bien escrita que está.

6 ene. 2019

Stefan Zweig: "Ardiente secreto"

20 comentarios:
Mi primera reseña de este 2019 va sobre un valor seguro: Stefan Zweig. Tras seis años de blog aún no había hecho ninguna de este grandísimo autor del siglo pasado. Ya era hora, pues. La literatura de este judío austriaco, muerto en 1942 por su propia mano y su inmenso sentido ético en Petrópolis (Brasil), reconcilia con el arte de la palabra si es que alguna duda sobre el mismo despiertan algunas producciones actuales.

El escritor
Es un escritor de obra abundante y variada. Escribió biografías, entre las que destacan la de "María Estuardo", "Fouché" o "María Antonieta". En teatro hizo sus pinitos con menos fortuna, si bien hay que destacar su autoría del libreto de la ópera de Richard Strauss, "La mujer silenciosa", escrita en pleno ascenso del nazismo en Alemania y Austria cuando él ya había sido señalado como 'no ario', pese a lo cual el compositor se negó a eliminar su nombre del programa de mano. Pero es la novela, con veintidós títulos, el género más cultivado por el escritor. Además, hoy son reconocidísimas su autobiografía titulada "El mundo de ayer" y sus obras de no ficción "Momentos estelares de la Humanidad" y "Brasil: Un país de futuro". Esta última obra, aparecida en 1941, está muy presente en el biopic cinematográfico que en 2016 dirigió Maria Schrader titulado "Stefan Zweig: 'Adiós a Europa'" ('Stefan Zweig: Farewell to Europe') en el que se muestran las dificultades que el escritor pasó en Europa por ser judío y el cobijo hospitalario que le dio Brasil, país en el que, paradójicamente, puso fin a sus días al estimar que el ascenso y triunfo del nazismo en el mundo era imparable.


La novela "Ardiente secreto"
Sinopsis
Como resumen del contenido de la narración, la editorial Acantilado que la publica coloca en la contraportada del libro una cita extraída de la propia novela que resume con nitidez el asunto que en ella se presenta:
 «Se encontraba en esa edad decisiva en la que una mujer empieza a lamentar el hecho de haberse mantenido fiel a un marido al que al fin y al cabo nunca ha querido, y en la que el purpúreo crepúsculo de su belleza le concede una última y apremiante elección entre lo maternal y lo femenino. La vida, a la que hace tiempo parece que se le han dado ya todas las respuestas, se convierte una vez más en pregunta, por última vez tiembla la mágica aguja del deseo, oscilando entre la esperanza de una experiencia erótica y la resignación definitiva. Una mujer tiene entonces que decidir entre vivir su propio destino o el de sus hijos, entre comportarse como una mujer o como una madre. Y el barón, perspicaz en esas cuestiones, creyó notar en ella aquella peligrosa vacilación entre la pasión de vivir y el sacrificio.»
Mi opinión sobre la novela
Stefan Zweig, noela eurpoea de entreguerras, novelistas alemanes
Me ha encantado. Es un fantástico relato en el que un niño, que desea ser visto como mayor, al intentar penetrar en los secretos de los adultos provoca un seísmo en la relación con su madre. El choque con Mathilde, la madre, cuando Edgard, que así se llama el adolescente de doce años, quiere impedir que ella culmine una aventura amorosa con un depredador, un 'cazador de mujeres', es muy grande. Lo mejor de esta breve novela de prácticamente sólo tres personajes es observar la magnífica y profunda evolución psicológica de cada uno de ello: Edgard, Mathilde y el cazador de mujeres. Cada uno de ellos presenta una personalidad propia, cada uno de ellos en su relación con los otros dos actúa conforme a sus principios: Mathilde, como la mujer a la que su marido no atiende lo suficiente y que fantasea con posibles escapadas amorosas; el niño Edgard que busca en el hombre adulto que se hace pasar por su amigo lo que éste no es y vierte sobre él el desamparo y soledad que vive dentro de su acomodada familia; y el joven barón, cuya única finalidad en esta vida es divertirse, flirtear y conquistar mujeres. Todo contado con la prosa exquisita, magnífica, de Stefan Zweig.

Contribuye a la inmensa satisfacción que me ha procurado esta lectura la traducción que presenta Acantilado debida a la mano de Berta Vías Mahou, novelista y ensayista además de traductora del alemán. Su don para la escritura que le ha merecido ya varios premios y el manejo del idioma que tiene esta madrileña nacida en 1961 hace que la lectura de la prosa de Stefan Zweig sea un auténtico placer. 

novela española última, traductoras españolas,
En definitiva, una joyita, una preciosidad de novela que apareció en 1911 en plena eclosión de la teoría del psicoanálisis freudiano y que fue recibida con entusiasmo siendo reeditada en cuantos recopilatorios de lo mejor de la obra del escritor se hicieron desde entonces. Al respecto es inevitable relacionar el asunto que se plantea en el relato, el de la aventura extramatrimonial de la madre, con el que se desarrolla en otra interesantísima novela de Zweig, "Veinticuatro horas en la vida de una mujer", publicada dieciocho años más tarde, en 1929, lo que quiere decir que el tema de la infidelidad y su resolución le atraía mucho al autor.

 La literatura actual -y nosotros, los lectores, claro- debería/-mos mirar con más frecuencia hacia atrás y encontrar en estos centroeuropeos del período de entreguerras el ejemplo a imitar. Stefan Zweig, como Joseph Roth, Robert Walser, Thomas Mann, Frank Kafka, Robert Musil… y tantos y tantos otros son la piedra de toque a la que hay que acudir para dar el valor debido a los escritos de hoy día.

Para finalizar
En estos días primeros de año en que todos nos ponemos objetivos y metas a alcanzar, por mi parte me propongo leer varios de los libros de este escritor dado que todos los suyos que hasta ahora he leído siempre me han proporcionado un inmenso placer. O sea que obligaciones así son las que yo desearía tener siempre.

2 ene. 2019

Resumen del año que se fue. ¡¡Bienvenidos a 2019!!

24 comentarios:
Ciertamente 2018 ha sido satisfactorio en cuanto a lecturas. Leí una media de cinco libros por mes, o sea, algo más de 60 a lo largo del año, concretamente 62. Con esta cifra doy por más que cumplido el objetivo que me había marcado, que era de 60 como mínimo. Reseñas en el blog realicé 68, que a su vez fueron objeto de más de 1500 comentarios. 

Además de este blog que para mí es el principal, decidí reanimar otro que tengo en WordPress titulado "Reflexiones". Pretendía llevar ambos a la par y de la mano pero pronto me di cuenta de que era objetivo difícil por no decir imposible. Pese a todo ahí está para acoger esas entradas que no tienen cabida en "El blog de Juan Carlos" especialmente dedicado a reseñar Literatura, Cine y Teatro.

He participado en dos Retos, el de "Serendipia recomienda 2018", convocado por Mónica Gutiérrez Artero en su blog "Serendipia",  y el de "Nos gustan los clásicos", convocado por Francisco en su blog "Un lector indiscreto" por segunda vez. Ambos los completé a entera satisfacción mía.

También he estado por segundo año en la iniciativa de Tarro-Libro promovida por Carmen Forjan en Facebook. Los más de 70€ ahorrados por mí con esta iniciativa los dedicaré como el año pasado a aumentar mi biblioteca de libros digitales y en papel. Ya estoy escribiendo la carta que pienso enviar a sus Majestades los RRMM con mis peticiones. 

Libros leídos durante 2018
  1. -"Eva", Arturo Pérez Reverte
  2. -“Celia en la Revolución”, Elena Fortún
  3. -“Memento mori”, César Pérez Gellida
  4. -“Media vida”, Care Santos
  5. -“Los hermanos Rico”, Georges Simenon 
  6. -“La autora de las meninas”, Ernesto Caballero
  7. -“Negro como el mar”, Mary Higgins Clarck
  8. -“El expreso de Tokio”, Seicho Matsumoto
  9. -“Pastoral americana”, Philip Roth
  10. -“El club de los martes”, Mario Escobar
  11. -“La muerte visita al dentistaAgatha Christie
  12. -“Apegos feroces”, Vivian Gornick
  13. -“La chica de Kyushu”, Seicho Matsumoto
  14. -“No fotografíes soldados llorando”, Jordi Sierra i Fabra
  15. -“Ordesa”, Manuel Vilas
  16. -“El tren de la última noche”, Dacia Maraini  [en el Blog "más que palabras..."]
  17. -“La soledad de un cuerpo acostumbrado a la herida”, Elvira Sastre
  18. -“Los chicos del parque”, J. Domínguez-Macizo 
  19. -"El lugar donde rezan las putas", de José Sanchís Sinisterra.
  20. -“Amor”, Manuel Vilas 
  21. -“Niños sin ojos”, Enrique Laso
  22. -“SPQR”, Mary Beard
  23. -“Diez días de junio”, Jordi Sierra i Fabra 
  24. -"El perro del hortelano", de Félix Lope de Vega
  25. -"El corazón de las tinieblas", de Joseph Conrad [en Rev. MoonMagazine]
  26. -“Morir no es lo que más duele”, Inés Plana
  27. -“La hora violeta”, Sergio del Molino
  28. -“La uruguaya”, Pedro Mairal
  29. -“Entre ellos”, Richard Ford
  30. -“Los perros duros no bailan”, Arturo Pérez Reverte
  31. -“Las tres bodas de Manolita”, Almudena Grandes
  32. -“Un mundo deslumbrante”, Siri Hustvedt
  33. -“Tigres de cristal”, Toni Hill
  34. -“Los Thibault 1: 'El cuaderno gris'”, Martin du Gard

https://elblogdejcgc.blogspot.com/2018/04/libros-para-el-dia-del-libro.html
  1. -“Caronte”, Juan Maíllo
  2. -“Los Thibault 2: 'El Reformatorio'”, Martin du Gard
  3. -“¡Absalón, Absalón!”, William Faulkner
  4. -“Puerto escondido”, María Oruña
  5. -“Las hijas del capitán”, María Dueñas
  6. -“Las vacas de Stalin”, Sofi Oksanen
  7. -“El sable de la dinastía”, Jon Lauko [en Rev. MoonMagazine]
  8. -“Los Thibault 3: 'Verano 1914'”, Martin du Gard
  9. -“Hombres buenos”, Arturo Pérez Reverte
  10. -“La desaparición de Stephanie Mailer”, Joel Dicker
  11. -“Una noche con Sabrina Love”, Pedro Mairal
  12. -“Los que va a morir te saludan”, Fred Vargas
  13. -"Obabakoak", de Bernardo Atxaga
  14. -“No te sientes de espaldas a la puerta”, David Verdejo
  15. -“Asimetría”, Lisa Halliday
  16. -“Alma de cobre”, David Verdejo
  17. -“El rey de Andorra”, Miguel Izu [en Rev. MoonMagazine]
  18. -“La liebre con los ojos de ámbar”, Edmund de Waal
  19. -“El corazón es un cazador solitario”, Carson McCullers
  20. -“La librería del Sr. Livingstone”, Mónica Gutiérrez Artero
  21. -“Los pacientes del doctor García”, Almudena Grandes
  22. -“La familia”, Pedro Carbonell
  23. -“Ya no es tarde”, Benjamín Prado
  24. -“Atrapando la luz”, Sara Mañero
  25. -“Reikiavic”, Pablo Sebastiá Tirado
  26. -“El paseo”, Robert Walser
  27. -“Oculto sendero”, Elena Fortún
  28. -“Ardiente secreto”, Stefan Zweig
Libros recomendados, Mejores novelas de 2018, Buenos libros


Ya estoy escribiendo la carta a los Reyes Magos. Me gustaría pedirles..., pero creo que esto mejor os lo digo en otro momento. Valga por ahora con desearos un más que muy

¡¡Feliz Año Nuevo Lector 2019!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...