.header .widget { text-align:center;} .header img {margin:0 auto;}

5 nov. 2018

"Los que van a morir te saludan". Novela de Fred Vargas

Desde que fuera distinguida con el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2018, ardía en deseos de leer algo de Fred Vargas. Antes de nada diré que mi desconocimiento sobre ella era de tal calibre que cada vez que oía nombrarla pensaba en un rostro masculino por lo que cuál no sería mi sorpresa al enterarme de que era francesa y mujer. Esto no hizo más que aumentar mis deseos de leer algo suyo.


Al indagar en su biografía me entero de que es hija de un escritor surrealista de la órbita de André Breton, que tiene un hermano especializado en la Primera Guerra Mundial en quien se ha inspirado para algún  personaje de alguna de sus novelas y, lo más sorprendente para mí, que es arqueozoóloga e historiadora de formación teniendo en su haber obras científicas escritas utilizando su auténtico nombre: Frédérique Audoin-Rouzeau.

Premios Princesa de Asturias
Fotografía de Frederic Souloy / Getty en @lavanguardia-web, 24/5/2018
Fred Vargas, seudónimo que utiliza para sus libros de ficción, nació en París en 1957, y comenzó a escribir por mera afición y divertimento. De 1986 data su primera novela, "Les jeux de l'amour et de la mort" no traducida aún al español, con la que ganó el premio literario del Festival de Cognac. Tras esta obra vendrían 16 obras de ficción más, quince de las cuales se agrupan en dos series: una de tres títulos correspondientes  a la serie "Los tres evangelistas"; la segunda, mucho más nutrida de títulos, es la referida a narraciones protagonizadas por el Comisario Adamsberg. La novela que queda suelta sin adscripción a serie alguna es precisamente la que acabo de leer y que me ha servido para iniciarme en esta autora que tomó su seudónimo 'Vargas', el  mismo que tiene su hermana gemela pintora Joel, del personaje 'María Vargas' interpretado por Ava Gardner en el film "La condesa descalza". Esta novela, segunda dentro de su producción, la publicó en 1994 y ha salido en España en traducción de Blanca Riestra en 2009. La editorial Siruela la ha vuelto a sacarla en bolsillo aprovechando el revuelo mediático ocasionado por la concesión del Princesa de Asturias. Y yo entré en mi librería salmantina favorita, Santos Ochoa, la vi, llamó mucho mi  atención su título, "Los que va a morir te saludan", y la adquirí.


Mi comentario
Desde luego la novela que he leído es sorprendente. Como en la mayoría de novelas policíacas al poco de comenzar se produce un crimen: Henri Valhubert, marchante francés del mundo del arte aparece muerto en una fiesta pública desarrollada ante el Palacio Farnesio de Roma. Ha sido envenenado con cicuta. Su hijo Claudio Valhubert se encuentra en esa ciudad estudiando en la Academia Francesa al haber sido seleccionado entre otros artistas y dotado con una beca para formarse en arte y arquitectura. Le acompañan en la formación, aunque sin beca, sus íntimos amigos Thibault Lescale y David Larmier. Larmier de 29 años es el mayor de los tres, el más inteligente y juerguista. Es él quien ha ideado los apodos derivados del nombre bajo cuya ala se acogen, Valhubert. Si éste es Claudio, ellos dos serán Tiberio (Thibault) y él Nerón para completar el nombre de quien fuera el emperador romano Tiberio Claudio Nerón

Este juego de nombres está en la base del título de la obra y de no pocas referencias internas en el propio texto: la cicuta, la propensión al crimen de los emperadores, el gusto por el fuego, la vida disoluta y depravada de los jóvenes... Al clasicismo imperial se viene a sumar en un elegante juego de espejos histórico las referencias vaticanistas como si en la época del Renacimiento nos encontráramos. Así en el personaje  de Monseñor Lorenzo Vitelli resuenan ecos de los personajes y de los manejos que el Vaticano practicaba fundamentalmente en épocas más oscuras: sexo, permisividad, delincuencia...

Lo anterior son elementos exóticos en una novela más policíaca que negra. Y digo más de investigación policial que negra porque la crítica social característica en la así denominada aparece pero no de modo central. Aquí es más importante la investigación del crimen desarrollada por el investigador especial, Richard Valence, enviado desde Francia por el mismísimo Ministro del Interior Edouard Valhubert hermano del asesinado, que los deseos de éste de que los problemas dinerarios, familiares y afectivos de su hermano Henri lleguen a transcender y a enfangar la política francesa.

Junto a Richard Valence aparece el policía italiano encargado del asunto, el inspector Ruggieri. Y luego ya toda otra serie de seres importantes en la trama como Laura, mujer de Henri, cuya relación con Tiberio es cuando menos ambigua en el terreno afectivo pese a la edad que separa a ambos; Paul, secretario del Ministro del Interior, cuya orientación sexual apunta más hacia los hombres que hacia las mujeres; María Verdi, encargada de la biblioteca del Vaticano que sólo vive para su trabajo; Gabriella, protegida de monseñor Lorenzo Vitelli; etc.

Muy interesante me ha parecido la manera como Fred Vargas prescinde de largas descripciones decantándose por un estilo más conversacional, fluido y rápido que sirve para presentar a los personajes más en su hacer que en su ser. Según leía esta novela escrita de esta manera ágil, viva y directa recordé lo que Miguel de Unamuno decía sobre las novelas de su época a las que tildaba de pesadas y de perder lectores por culpa de demorarse en un exceso de descripciones. Creo que como don Miguel, Vargas tiene el propósito de no perderse en tediosas descripciones de personajes y objetos cuando lo mismo se puede hacer de una manera más narrativa, más de acción.

Como digo es mi primera aproximación a la autora, razón por la que no puedo sacar grandes conclusiones, aunque sí que puedo decir que estoy plenamente de acuerdo con las frases que dio el Jurado de los Premios Princesa de Asturias para justificar habérselo concedido:
 [la escritora] “combina la intriga, la acción y la reflexión con un ritmo que recuerda la musicalidad característica de la buena prosa en francés”, y también cuando afirmaron: “El vaivén del tiempo, la revelación del Mal se conjugan en una sólida arquitectura literaria, con un fondo inquietante que, para goce del lector, siempre se resuelve como un desafío a la lógica”.
Yo humildemente añadiría una más y es que en los personajes me ha parecido ver como muy importante su psicología, algo que está en la base de los giros sorprendentes que a veces toma la historia.

Para finalizar
Por último quisiera dejar constancia de que el ritmo de la narración me sorprendió al inicio de la lectura. Es una especie de ritmo sincopado al que conviene tomarle el pulso porque si no, no se encuentra la exigida fluidez y parece como si al leer avanzásemos tropezando y no con la suavidad y naturalidad exigibles. Por ello querría destacar la importancia que en literatura tiene la mano del traductor, auténtico co-autor. En esta novela, pienso que Blanca Riestra seguramente es muy respetuosa con la autora y por ello, como no podría ser de otro modo, respeta su peculiar ritmo sintáctico, y hace uso de términos jurídico-policiales poco habituales en nuestra lengua y que sí deben de serlo en la del país vecino. He aquí dos ejemplos: Uno es 'perquisición' palabra que no figura en el diccionario de la RAE: "A las cinco, procederemos a la perquisición del domicilio de María Verdi" (pág. 174); el segundo, la expresión 'deposición' con el sentido de 'declaración' más frecuente entre nosotros.

Por todo lo anterior y para hacerme una idea más completa de la novelística de esta escritora me impongo la tarea de leerme dos o tres novelas más de ella a fin de corroborar o eliminar alguna de las sensaciones que "Los que van a morir te saludan" me ha producido.

Datos del libro
Autora: FRED VARGAS
Título: “Los que van a morir te saludan”
Nº de páginas: 240 págs (en papel).
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: Siruela. DEBOLSILLO; Edición: 001 (12 de noviembre de 2015)
Lengua: CASTELLANO
ISBN-13: 978-8466331111
Precio:
En papel: 8,50€


23 comentarios:

  1. He leído algún libro de la autora, de su personaje el comisario Adamsberg, pero hace ya algún tiempo. Este que nos trae tiene muy buena pinta, me lo apunto, me apetece volver a leer algo de ella.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo haré yo pero a la inversa, o sea, quiero leer algo del comisario Adamsberg. Ya intercambiaremos opiniones, Aylavella.
      Un beso

      Eliminar
  2. El que vuelve por estos lares te saluda Juan Carlos.
    Mi ignorancia sobre la autora es supina, pero habré de corregirlo, ya que tu reseña me ha abierto una expectativa de lectura al parecer muy apetecible.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido seas, Francisco Javier. ¿Dónde te has metido? Buscaba yo tus escritos por tu blog o tus opiniones por los que frecuentas y no te hallaba. Bienvenido de nuevo, amigo.
      Ya te digo, Fred Vargas es una autora de novela negra o/y policíaca que se lee bien y con gusto, pero que se diferencia algo del grueso de cultivadores del género.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Yo la conozco por "El hombre de los círculos azules" y "Que se levanten los muertos", y me fascinó por completo su prosa, pero luego ya no he vuelto a leer nada más 🙄 Hay que ponerle remedio.

    Buenísima reseña.
    Besitos cielo 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira tú por dónde, Yolanda. No sabía qué título o títulos leer de ella ahopra y tú me ,los acabas de dar. Sabiendo de tu buen gusto y atinado criterio tomo nota de los dos y los pongo en lista de espera. A ver cuándo les llega el turno.
      Un beso, Yolanda

      Eliminar
  4. ¡Hola Juan Carlos! ¿Sabes? A mí me pasó lo mismo con lo del nombre. No sabía nada de ella y mi mente imaginaba a un hombre. Me pasa a menudo con autores que desconozco...
    Veo que a pesar de lo que comentas sobre el ritmo de la narración, la novela te ha gustado. Yo llevo tiempo (desde el premio) pensando en leer algo suyo y me da una pereza... Pero seguramente acabaré haciéndolo, no se cuando, pero la leeré
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le digo a Yolanda tomo nota de los dos títulos que da. Quizás sean una lectura más conforme a los motivos por los que le hayan dado el Princesa de Asturias. lo digo porque pertenecen a sus series de novelas y quizás eso haya pesado en la concesión. Pero esto no quiere decir que la que yo reseño sea mala. Al menos a mí no me lo ha parecido. me ha sorprendido algo por el ritmo, pero eso también sirve para diostinguir a la autora de la marabunta de cultivadores de Negra, ¿no?
      Un beso

      Eliminar
  5. Empecé un libro de esta autora, concretamente el primero de la serie Adamsberg, "El hoimbre de los círculos azules", y no pude con él. No lo he vuelto a intentar. Creo que esa especie de ritmo sincopado de que hablas, me impidió tomarle el pulso y no llegué a encontrar fluidez suficiente.
    Difícil será que cambie de opinión.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Rosa, que hay autores que se nos cruzan y por más que otras personas digan no logra uno cambiar de criterio. Ya te digo, a mí su manera de escribir me obligó a cambiar mi ritmo de lectura para acompasarlo al de escritura suyo. No es la primera vez que me pasa. Cuando tal cosa me sucede es importante que el esfuerzo que realizo se vea compensado por el interés del o de los asunto/s. Y creo que en esta ocasión tal cosa ha sucedido. Como digo en otro comentario quiero leer algo de sus series para tener de la autora una opinión más fundamentada.
      Un beso

      Eliminar
  6. Habrá que retomar a esa autora. Gracias por compartir

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Albada, por comentar. Si la retomas y la reseñas me gustaría conocer tu opinión.
      Un beso

      Eliminar
  7. Sólo he leído uno de esta autora, y me gustó bastante. Ya es hora de volver a ella. Y no me importaría hacerlo con esta novela que nos traes hoy.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Margari:

      Prueba con esta novela a ver qué te parece. Al ser seguramente anterior a la que hayas leído podrás comprobar la evolución de la autora.
      Un besazo

      Eliminar
  8. Hola!
    Una sorpresa que es mujer por el nombre. ¿Supongo que Fred puede usarse tanto para hombres como para mujeres?
    No conocía libros de la autora, pero de seguro es porque no me atraen los policiales para nada. Me cuesta engancharme y la intriga me hace cometer el delito de adelantarme para saber quien es el culpable. No puedo evitarlo T.T
    De todos modos, gracias por la reseña :D
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Luu, por pasarte por aquí y dedicarme unos minutos. Me ha hecho gracia leerte cuando dices que no puedes evitar adelantarte para conocer quién es el culpable en una novela de policías (ja, ja...).
      En cuanto a Fred, lo digo por encima en la entrada, es apócope de su nombre Frédérique jugando con la ambigüedad masculino-femenino, y Vargas lo toma del personaje que en "La condesa descalza" hacía Ava Gardner.
      Un fuerte abrazo, amiga

      Eliminar
  9. Por lo visto, en esta novela casi todo mueve a confusión. El nombre Fred que hace creer que que es un hombre y resulta que es una mujer, y el propio título que a mí me hizo pensar que la novela iría de gladiadores.
    Tu reseña me hace atractiva la novela aunque el género policíaco/negro no es de mis preferidos. Aunque ese leer "a trompicones" me echa un poco para atrás. Me la apunto de todas formas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Paloma:
      Lo de "a trompicones" fue una impresión inicial que rápidamente desapareció en cuanto le cogí el ritmo a la escritora. Quiero leer otras obras suyas para ver si mi opinión sobre ella mejora, se mantiene o empeora.
      Un beso

      Eliminar
  10. HE de reconocer que no he leído nada de la autora (por el momento). Me atrae todo lo que has contado. El género me encanta y ya es que el título es 100% sugerente.
    Lo anoto ;) Al menos para indagarlo en un paseíto a la librería.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que reconocer que el título tiene su aquel, es un puntazo. Desde luego a los que nos gusta el Noir Fred Vargas resulta algo distinta, diferente, peculiar. Por eso yo creoq ue merece una visita.
      Besos

      Eliminar
  11. Fantástica autora has elegido para reseñar.nos llevamos los títulos mencionados y dejamos dos a cambio del trueque.uno es cuando sale la reclusa.que lo reseñamos también y otro es la tercera virgen.te los invitamos a leer y nos cuentes que tal.saludosbuhos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigas. Tomo debida nota de los dos títulos que dejáis en el comentario. Sois maravillosas. A ver si leo al menos alguno y os cuento.
      Besos

      Eliminar
  12. Hola Juan Carlos desconocía que la autora era una mujer y la anécdota me ha parecido muy interesante, me gustan estas curiosidades de los autores.
    No he leído nada de ella y eso que en el ebook tengo Cuando sale la reclusa pero otros libros han ido pasando por delante. Lo apunto aunque con alguna duda porque no sé si te ha acabado de convencer.

    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...