.header .widget { text-align:center;} .header img {margin:0 auto;}

21 mar. 2018

21 de marzo. Día Mundial de la Poesía

Marzo es un mes maravilloso. Si, como este año, además viene acompañado de nieve y agua necesarias mucho más. En el orden de las dedicatorias, Marzo contiene algunas hermosísimas. De ellas dos me parecen especialmente importantes e interesantes: El 8 de marzo, Día de la Mujer; y el día de hoy, 21 de marzo, dedicado a la Poesía.


Todos los años intento homenajear al género literario menos consumido con un post en el que dejo algún poema de algún poeta que me es especialmente querido. Anteayer me adelanté al Día Mundial con una entrada dedicada a una jovencísima poeta del Amor, Elvira Sastre [quien quiera leer el post y escuchar los poemas de Elvira que allí aparecen puede hacerlo pinchando aquí]. Hoy quiero festejar a la Lírica dejando aquí un poema de un poeta aragonés muy diferente a Elvira pero con una fuerza que arrastra. Este poeta es Manuel Vilas de quien literariamente estoy prendado desde que he leído hace nada su novela "Ordesa" [leer reseña pinchando en el nombre]. Este libro me ha hecho recalar en su poesía y en ella he encontrado bellos poemas. Hay uno que me parece muy adecuado para este mes de marzo. Es un poema que, pienso, me sirve para mostrar mi respeto y admiración por aquello que se celebra los días 8 y 21 del mes en curso: la Mujer y la Poesía.

El poema, que espero que os agrade, es el siguiente:

MUJERES

No las ves que están agotadas, que no se tienen en pie, que son ellas las que sostienen cualquier ciudad, todas las ciudades. Con el matrimonio, con la maternidad, con la viudedad, con los golpes, ellas cargan con este mundo, con este sábado por la noche donde ríen un poco frente a un vaso de vino blanco y unas olivas. Cargan con maridos infumables, con novios intratables, con padres en coma, con hijos suspendidos. Fuman más que los hombres. Tienen cánceres de pulmón, enferman, y tienen que estar guapas. Se ponen cremas, son una tiranía las cremas. Perfumes y medias y bragas finas y peinados y maquillaje y zapatos que torturan. Pero envejecen. No dejan las mujeres tras de sí nada, hijos, como mucho, hijos que no se acuerdan de sus madres. Nadie se acuerda de las mujeres. La verdad es que no sabemos nada de ellas. Las veo a veces en las calles, en las tiendas, sonriendo. Esperan a sus hijos a la salida del colegio. Trabajan en todas partes. Amas de casa encerradas en cocinas que dan a patios de luces. Sonríen las mujeres, como si la vida fuese buena. En muchos países las lapidan. En otros las violan. En el nuestro las maltratan hasta morir. Trabajan fuera de casa, y trabajan en casa, y trabajan en las pescaderías o en las fábricas o en las panaderías o en los bares o en los bingos. No sabemos en qué piensan cuando mueren a manos de los hombres.


¡¡Os deseo a todos un muy feliz Día Mundial de la Poesía!!

17 comentarios:

  1. Feliz día de la poesía...
    Este poema que dejas no me ha dejado indiferente.
    Te doy la gracias.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente este poema y la poesía en general de Manuel Vilas no deja indiferente a nadie.
      Un beso

      Eliminar
  2. Hola, nueva seguidora; felicitaciones por blogs y publicaciones; este es el último publicado por mí:http://ioamoilibrieleserietv.blogspot.com/2018/03/www-wednesday-31.html

    Si quieres, te espero como un lector permanente/a

    ResponderEliminar
  3. Precioso ese post a la mujer. Es duro, sin duda, pero cierto. Hoy un hombre ha matado a sus propios hijos, quemándoles, para vengarse, porque su mujer había pedido el divorcio. Si me deja, se habrá dicho, que sufra como sufriré yo, Y qué mejor manera que dejarla viva, pero huérfana de lo más sagrado, los hijos. Luego se ha tirado a las vías de un tren. No puedo imaginar qué mente enferma es capaz de vengarse de esa manera. Pero creo que una madre jamás haría algo similar en caso de que su marido quisiera el divorcio.

    Somos diferentes. No digo que mejores. Gracias por este post. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Albada, por tan interesante reflexión sobre esta terrible problemática que no sé cómo ni por qué conseguimos erradicar.
      La poesía es una manera magnífica de profundizar en asuntos de calado como el que Vilas nos muestra en su poema.
      Pese a todo, amiga mía, ¡¡Feliz Día Mundial de la Poesía!!
      Un beso

      Eliminar
  4. Lo bello y lo triste...un post fantástico, duro y real...😢

    Besitos carinyet 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un post breve y rotundo. Y qué bien escribe este señor, ¿verdad?
      Un beso

      Eliminar
  5. Precioso homenaje a las mujeres y a la poesía. Ya sabes que no es mi género favorito, pero hay, como al leer este poema que nos traes, veces que me pregunto por qué.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosa:
      Me alegro de que te haya gustado el poema. Es de Manuel Vilas y su prosa (este es un poema en prosa) se asemeja mucho. Cuando leas "Ordesa" lo verás.
      Un beso

      Eliminar
  6. Poesía y mujeres, qué maravilla! Cada vez me gusta más la poesía, un género que muchas veces dejamos de lado por miedo a no entender lo escrito. Tengo más que anotado Ordesa.
    Besos
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola; Marga Ramon:
      Sí, eso de Poesía y mujeres es como muy becqueriano: Belleza, Poesía, Mujer. En fin, desde luego, este poema en prosa de Manuel Vilas se aparta un poco de esa idealización romántica que tanto sufrimiento ha propiciado a muchas de ellas. Es algo duro el mismo porque toca la cruda realidad de la existencia; pero precisamente por ello emociona y conmueve.
      Un beso

      Eliminar
  7. Feliz día de la poesía (ya sé que fue ayer, pero no me dio tiempo a leerte).
    Aunque reconozco que no soy una lectora de poesía, me alegra haber leído el poema que nos traes, no deja indiferente.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La poesía es intemporal siempre, Aylavella, así que no te preocupes por haber leído el post un día después. Y cuando un poema como este de Manuel Vilas no deja indiferente al lector, entonces es que el poeta ha hecho muy bien su trabajo, ¿no crees?
      Un beso y Feliz Año poético que un Día es muy poco. Ja, ja...

      Eliminar
  8. Me ha emocionado el poema, Juan Carlos. En él creo que nos vemos reflejadas todas las mujeres y en más de alguna frase.

    En especial, destaco lo de "sonríen las mujeres como si la vida fuese buena".

    Un beso muy fuerte y GRACIAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Chelo:
      La verdad es que este bronco oscense (Manuel Vilas) no deja en este poema ningún aspecto de la condición femenina por tocar, así que es normal que las mujeres os veáis reflejadas en varias de las frases. Fíjate que te diría que también los hombres, compañeros vuestros durante este viaje que es la vida, también nos vemos reflejados en varias, aunque lo que aparece sobre nosotros en algunas nos avergüenza por formar parte del grupo genérico. El poema escrito por un hombre yo diría que casi es un recordatorio a los hombres de aquello que no deben hacer en su relación con las mujeres. es un mensaje bien duro.
      El verso que destacas es hermoso aunque bastante nihilista. En general todo el poema lo es.
      Gracias a ti, majetona, por estar ahí. Que conste que te leo en tu blog y en El tintero de Oro. Lo que me sucede a veces es que se me pasa comentarte algo con lo que yo sé que eso gusta.
      Un besazo para ti

      Eliminar
  9. Fantástico regalo nos has hecho! gracias, gracias, saludosbuhos y feliz día de la poesia!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...