1 mar. 2015

"Pudor" de Santiago Roncagliolo

Pudor, literatura peruana, Santiago Roncagliolo, editorial AlfaguaraEstamos ante una breve novela (184 páginas en la edición de Alfaguara) que distribuye su contenido de manera lineal en secuencias narrativasdedicadas a cada uno de los miembros de la familia formada por Alfredo y Lucy: Alfredo padece una enfermedad terminal que le llevará a la tumba en no más de 6 meses; Lucy recibe sorprendentes anónimos de corte pornográfico que la inquietan al tiempo que la seducen;Mariana, la hija de 13 años, se enfrenta a su pubertad; su hermano pequeño, Sergio, vive en un ingenuo mundo de fantasía que roza tangencialmente con la realidad más sórdida; el abuelo, Papapa, se encuentra perdido dentro de su mente y cuando contacta con la realidad lo hace de manera irracional; por último Rocky, el gato de la casa, también vive en la habitual soledad gatuna su problemática consistente en hacer compatible su instinto felino con la domesticidad. Todos están solos, pero al tiempo juntos; o sea cada uno ha de resolver sus conflictos pero gracias al círculo familiar, tantas veces opresivo, no sucumbirán.

La acción, que se desarrolla en la actualidad de la ciudad de Lima, tiene una duración de unos cuatro o cinco días.

El narrador es un narrador externo y omnisciente que por conocer conoce hasta lo que piensa el gato. El autor distribuye el contenido en secuencias narrativas para lograr transmitir la sensación de simultaneidad temporal en que los personajes realizan sus acciones. Las secuencias llevan siempre el mismo orden: Sergio, Lucy, Alfredo, Mariana, Papapa, gato Rocky.

Los personajes. Todos ellos, de una u otra forma, se hallan concernidos por el Pudor que da título al relato, bien sea en el primer sentido del término (“honestidad, modestia, recato”) como le sucede a Lucy, Mariana, Alfredo, y de manera pasiva a Sergio; bien sea en la acepción que figura como en desuso en la entrada de la palabra que el autor coloca en el frontispicio del relato (“mal olor, hedor”) y que aquí le sucede al gato, en cierto modo a Papapa y desde luego al Sr. Braun.

“Pudor” es claramente una novela de personajes. Los protagonistas son 
los miembros de esta familia normal que sobrelleva una existencia normal en la que cada uno arrostra una situación normal para su momento de edad:

Sergio. Representa la niñez en estado puro: inocencia, fantasía desbordante, tentación para alguno, ser sobre el que Alfredo y Lucy vierten a chorros su amor de padres, etc.

Lucy. Es la típica mujer que se percibe a sí misma algo desubicada pues sus hijos ya no la necesitan tanto (Mariana, como es lógico en un adolescente, la rechaza en ocasiones) y con Alfredo, su marido, se encuentra en un momento de rutina que les lleva casi a la incomunicación. Ella intenta evadirse de esta penosa situación mediante esos mensajes que recibe y que revelan un claro desorden mental.

Alfredo. Para mí es el personaje más creíble. El mazazo que le ha propiciado conocer su próximo final le lleva a reacciones poco usuales en él: vuelve a fumar y a beber, es incapaz de transmitir su problemática a Lucy y a Gloria… Está perdido…, pero yo creo que es muy verosímil su comportamiento

Mariana. La típica adolescente insegura que no sabe qué es ni cómo definirse. No sabe todavía que vive en un mundo de mentira; por eso se entrega al estúpido de Javier porque cree a Katy cuando le dice que ella sí lo ha hecho.

Papapa. Se siente perdido desde la desaparición de la abuela; tiene alzheimer o senilidad. Su comportamiento en la Residencia de ancianos me parece poco verosímil.

El gato. Desde su soberbia indiferencia observa a la familia y defiende su integridad escapando una mañana de la castración a la que Lucy le conducía. Huye de la familia, pero luego con la ayuda de Mariana regresa a la jaula dorada en la que vive. Quizás él sea la metáfora de todos nosotros que nos quejamos de nuestra confortable situación , hacemos amago de escapar de ella, pero al fin y a la postre retornamos a la comodidad de la rutinaria servidumbre.

El resto de personajes son secundarios y sirven de complemento para entender a los anteriores; así Mari Pili sirve para entender mejor a Alfredo al tiempo que le sirve al autor para dirigir una mirada crítica hacia el consumismo de medicina estética practicado fundamentalmente por algunas mujeres; la hija de ésta, Katy, sirve para presentarnos mejor la indefinición sexual propia de la pubertad de Mariana; el Sr. Braun es una sombra que pulula por la narración y que acecha a los inocentes de la misma, o sea, a los niños; Gloria, la secretaria de Alfredo, sirve para presentar más a las claras la patética situación en que Alfredo se halla inmerso a su pesar; la Doris que Papapa lleva dentro de su perdida cabeza y que le hace cometer ese acto de insurrección frente a todos para estar junto a ella en la Residencia de Mayores donde está internada; Jasmín, la hermana de Katy y amiga enfadosa de Sergio, sirve para presentarnos el mundo contradictorio de los niños que como el perro del hortelano no hacen pero tampoco dejan hacer, y cuyo comportamiento visto desde una mirada adulta nos parece encantador.



Los temas

Sexo. Santiago Roncagliolo ha escrito una narración en la que toca muchos asuntos, pero sin lugar a dudas el que está en el centro vital de la mayoría de las personas de esta familia es el sexo. Un sexo no amable, sino feo aunque motivador (los anónimos pornográficos que recibe Lucy), que se hace de manera desagradable (Mariana), se busca por desviación (Sr. Braun) o desorientación (Alfredo con Gloria); hasta llegar al no-sexo de Sergio y Jasmín, o incluso del abuelo y Doris que sin aflorar subyace en el fondo de las reacciones de estos personajes.

Muerte. En nuestra sociedad parece que no tiene cabida. Alfredo no puede comunicar su proximidad a los
"Pudor", Santiago Roncagliolo, literatura peruana
Santiago Roncagliolo, autor del relato
demás porque vivimos ignorándola y parece de mal gusto hacerla patente. Sin embargo desde el inicio de la novela la Muerte preside la historia: la abuela muere, Alfredo ya tiene fecha y el olor nauseabundo que sale del 4º B, y que hace pensar en fantasmas a Sergio y Jasmín, se resolverá también en muerte. Pero como al final del relato le sucede a Rocky, el gato, se darán cuenta de que “no es bueno creer en ellos”

Consumismo. Roncagliolo presenta a Mari Pili y a Lucy como consumidoras compulsivas. Lucy se pone cosméticos de marcas caras que el autor destaca en el relato; Mari Pili le pide a Alfredo que le toque bien el culo porque su arreglo le ha costado una pasta. Es la sociedad material que nos ha tocado vivir y que todo lo cifra en lo que se ve, una sociedad poco espiritual, desde luego.

La familia.
 Importantísimo este asunto. En mi opinión Santiago la salva pues pese a que como individuos que somos hemos de vivir en soledad nuestra vida y superar las dificultades que ella presenta, el apoyo familiar es fundamental. Así Lucy apoya a su padre que se ve como un trasto, Alfredo quiere salvar su matrimonio (algo peliculera me parece esta frase cuando se la dice a su secretaria Gloria), Mariana se va a encontrar a sí misma gracias a su familia, y hasta el gato quiere estar ahí.

El azar. Creo que es importante en la narración igual que lo es en nuestra vida. Así Sergio o Mariana se libran de las garras del pedófilo por puro azar, como tantas veces sucede en la realidad con otras cosas.



Otros aspectos destacables de Pudor

Ritmo cinematográfico. Destacaría la agilidad del relato que lo acerca al ritmo del guión de cine, tipo de escrito que el autor domina. Por ello no resulta nada extraño que la novela conociera versión cinematográfica en 2007, film que no he visto y del que no puedo dar opinión.

Levísima alusión crítica a la realidad histórica reciente del Perú. La he querido ver en la caracterización de la viuda Doris, la mujer que atrae la atención de Papapa, de quien se dice en el relato que “Vivía de la cómoda pensión de un militar que había participado en cuatro golpes de Estado y dos guerras para acabar muriendo en la bañera”

Humor. La narración está entreverada de momentos de humor que sobre todo recaen en la pareja infantil de Jasmin y Sergio, y en el gato Rocky que salió escaldado de su aventura sexual con una gatita que le destrozó el rostro. Con todo a veces los comportamientos de estos dos niños, sobre todo de Jasmín, me han parecido fuera de lugar, algo inverosímiles.

Algunos términos. El origen peruano de Santiago Roncagliolo queda patente en muchas expresiones y/o términos utilizados en la novela: chucha, cachar, jugo de guanábana, Invitar un café, y otros por el estilo.


Conclusión Final
Novela sencilla, fácil de leer, cotidiana, que no busca abstrusas profundidades filosóficas sino que sólo pretende entretener mostrando una imagen cierta de nuestra realidad habitual. Nada más y nada menos.



(Nota: Escribí reseña sobre "Pudor" para el "Club de Lectores 1001" al haber sido esta obra la lectura comentada por los miembros del Club durante el mes de febrero pasado.)

8 comentarios:

  1. Había oído hablar de este título y agradezco tu sinopsis para saber algo más sobre esta obra. Creo que de momento no la apunto como posible lectura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego si no la lees no te pierdes nada. Si la lees, te entretiene lo que dura su lectura, y acto seguido puedes empezar a olvidarla (je, je).
      Un saludo, amigo

      Eliminar
  2. Alfaguara, como siempre apostando por los buenos escritores hispanos. Suena muy bien; cuando acabe con Gunter Grass, me pondré a leer esto. Un abrazo, Juan Carlos. Siempre un placer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roncagliolo no aguanta, ni por asomo, la comparación con Günter Grass. ¿Qué estás leyendo del alemán?

      Eliminar
  3. Este libro no lo conocía, tengo pendiente "La pena máxima" del mismo autor, que me lo recomendaron como una novela negra muy buena!! Así que pienso hacer mi debut con el autor con el libro mencionado, si me gusta, quizas le de una posibilidad a este!!
    Abrazo Juan Carlos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído "La pena máxima". A mí ésta me ha entretenido pero no entusiasmado.
      saludos, , Walter

      Eliminar
  4. Para que edad está recomendado el libro puede ser 16 años?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen:
      Muy difícil es hacer la recomendación por edad que me pides. Si conoces bien a tus adolescentes (imagino que eres enseñante) creo que las advertencias que se desprenden sobre la práctica del sexo sin absoluta certeza y tal pueden venirles bien a chic@s de 16 años para arriba; la figura de la familia como Pilar protector sí que es muy indicada para estas edades; advertirles de la soledad de los mayores también... En fin, en general yo diría que su lectura y comentario colectivo es una buena opción.
      Ya me dirás qué decisión tomaste y si se la ofreciste a los chic@s cómo fue la experiencia.
      Saludos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...