12 sept. 2013

Poesía de hoy y Poesía de siempre

Poetas de hoy hay muchos, pero populares muy pocos. Joaquín Sabina sin duda es ejemplo de poeta que aúna ambas  características. Según su voz de cantante ha ido menguando, ha crecido su  voz poética. Su libro "Ciento volando de catorce" publicado en 2001 es demostración de que los formatos tradicionales (soneto en este caso) no están reñidos con el éxito y más cuando su autor, convencido ya quizás de que la canción entonada le ha vuelto la espalda, se ha centrado en la declamación de sus textos, en especial los de este libro que va ya por su 16ª edición.
Los poemas tocan la mayoría -si no todos- de los temas característicos de Sabina: el alcohol, la fiesta de los toros, el sexo de urgencia, el amor, la calidad de ciudadano, la política, la amistad sincera, etc., etc. Oírlos recitados por el propio Joaquín es un disfrute tremendo. En You Tube hay muchos vídeos referidos a este poemario. Yo he elegido éste que contiene 36 de los cien sonetos, pero he escogido como poema inicial el que dedica al gran maestro  Antoñete, aunque es recomendable escuchar todos los que le siguen y anteceden.

Y de los poetas de ayer qué voy a decir, populares hay muchísimos y escoger uno por eso de completar el título elegido es costoso. Pero con todo y con eso me lanzo al ruedo y hoy elijo a Manrique, el buen hijo que a la muerte de su padre le compuso esas 40 coplas magníficas que de tanto leerlas y comentarlas me acompañan desde hace muchos años.

Muchos intérpretes han declamado y entonado los 480 versos que las componen. Entre ellos Paco Ibáñez destacó durante años, pero sin duda Amancio Prada le ha dado un tono más cercano a nuestros gustos actuales. Su actuación en el teatro de la Abadía el año 2011 es la que pongo aquí arriba.

Pero la poesía es sobre todo texto. He aquí completo el de las Coplas a la muerte de su padre. De las cuarenta, para los premiosos, recordaré la primera y la última, magníficas ambas:

      COPLA I                                                                      COPLA XL

Recuerde el alma dormida,                                           Así, con tal entender,
avive el seso y despierte,                                              todos sentidos humanos
contemplando                                                             conservados,   
cómo se passa la vida,                                                 cercado de su mujer,    
cómo se viene la muerte                                               y de hijos, y hermanos,  
tan callando;                                                                y criados,
cuán presto se va el plazer,                                          dio el alma a quien gela dio,            
cómo después, de acordado,                                        el cual la puso en el cielo  
da dolor;                                                                    en su gloria.   
cómo, a nuestro parescer,                                           Y aunque la vida perdió,    
cualquiera tiempo passado                                           nos dexó harto consuelo    
fue mejor.                                                                  su memoria.


6 comentarios:

  1. Me gusta que te guste, amigo anónimo

    ResponderEliminar
  2. Bellas coplas, gracias por recordarlas en este blog.
    Tu amiga argentina
    Lydia Raquel Pistagnesi.

    Te dejo mi huella y dos pensamientos de uno de mis siete libros editados libros, "En el nombre del Ángel

    Busco mi alma después de la tormenta
    por escarpados exilios de dolor,
    donde una vez
    quedó olvidada la inocencia................

    Eleva su plegaria la hojarazca.
    Un ruiseñor anuncia
    que desde el vientre de la ausencia
    llegan los recuerdos
    para acariciar mi soledad

    ResponderEliminar
  3. Me parecen dos bellos pensamientos que, seguro, me animarán a leer más poemas tuyos.

    ResponderEliminar
  4. NO tenía ni idea que Joaquín Sabina tenía un libro. Veamos, su música es deliciosa, en facebook soy fan de Radio Saudade que siempre publica sus canciones. Ahora, tampoco me extraña porque sus letras son poesía con música. Dos talentos en perfecta armonía.

    Este libro para mí es un most en mi librero. LO rastrearé por todas partes hasta dar con él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Lesle, búscalo. Está publicado en Visor y el prólogo firmado por Luis Garcia Montero (marido de la novelista Almudena Grandes) no tiene desperdicio.
      Muchas gracias por tus comentarios. Un beso

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...